Sahara. 
 Marruecos deseaba la transferencia de soberanía, que España condicionaba a la resolución de las Naciones Unidas     
 
 Informaciones.    03/11/1975.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

MARRUECOS DESEABA LA TRANSFERENCIA DE SOBERANÍA QUE ESPAÑA

CONDICIONABA A LA RESOLUCIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS

MADRID, 3. (Resumen de EUROPA PRESS.)

EN medios diplomáticos se cree que esta semana visitarán de nuevo Madrid enviados especiales de

Marruecos y Mauritania, para proseguir con el Gobierno español las conversaciones sobre el

proceso de descolonización del Sahara occidental.

La postura marroquí, que parte, como único principio de negociación, de la «retrocesión» pura y simple

del Sabara a su país y a Mauritania por España, al entender que ambos son titulares del territorio, le lleva

a considerar inaceptable la intervención de las Naciones Unidas en la descolonización y, desde luego, la

de Argelia.

Añaden fuentes informadas que esta es la misma postura mantenida por Marruecos en las negociaciones

con España, lo que ha impedido llegar a resultadas prácticos en los días pasados. Las dos únicas

condiciones del Gobierno español en la descolonización son que se tenga en cuenta la voluntad de la

población nativa y que el proceso descolonizador esté garantizado internacionalmente por las Naciones

Unidas.

PROPUESTA MARROQUÍ En el curso de las negociaciones con España, el representante marroquí,

señor Laraki, propuso hacer abstracción de las cuestiones de principio y tratar los aspectos económicos,

militares y político-administrativos de una supuesta cesión del territorio por España, para lo que se

formaron tres comisiones de expertos. Marruecos propuso finalmente la firma de un acuerdo sobre estos

detalles (o varios sobre aspectos parciales), cuya redacción equivalía a la mera transferencia de soberanía

y en el que, respecto de los saharauis, tan sólo se afirmaba que «se tendrá en cuenta el interés de la

población».

La parte marroquí sugirió a los negociadores españoles, en cuanto al respaldo internacional de la

operación, la defensa común, junto con Mauritania, de este acuerdo, que consideraba de fácil aceptación

por la Asamblea General de las Naciones Unidas en aras de salvaguardar la paz en la región.

SUSPENSIÓN

Los representantes españoles en la negociación condicionaron la firma de cualquier acuerdo, total o

parcial, a la adición de una cláusula suspensiva que lo haría depender de la resolución que sobre el caso

adopte la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Manifestaron asimismo a los representantes de Marruecos y Mauritania su voluntad firme de abandonar el

territorio en el mínimo plazo de tiempo posible, sin dejar de entender por ello que la llamada «marcha

verde» constituye una invasión y que, en ese supuesto, no podría garantizar la estabilidad del territorio, de

lo que Marruecos, sin embargo, le responsabiliza en cualquier caso.

Ante la irreductibilidad de las posturas (Marruecos sugería a toda costa la firma de algún tipo de acuerdo

sobre los mecanismos de descolonización, lo que equivalía a comprometer cuestiones, de principio

defendidas por España), se han suspendido las negociaciones para evacuación de consultas.

3 de noviembre de 1975

INFORMACIONES

 

< Volver