Sahara. 
 Waldheim pide a Hassan que suspenda la marcha  :   
 Kissinger piensa cambiar al embajador en Rabat. 
 Informaciones.    04/11/1975.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

WALDHEIM PIDE A HASSAN QUE SUSPENDA LA MARCHA

NUEVA YORK, 4. (Corresponsal de INFORMACIONES.)

SEGÚN ha podido saber este corresponsal, de fuentes bien informadas en Washington, el secretario de

Estado, señor Kissinger, piensa cambiar muy pronto a su embajador en Rabat. Sin conocerse exactamente

los motivos, algunas fuentes señalaron que los actuales representantes norteamericanos en Marruecos no

habrían realizado un buen trabajo a la hora de impedir que el Rey Hassan se lanzara a un «camino sin

retorno» con la celebración de su famosa «marcha». El sustituto sería el embajador Robert Anderson,

actual portavoz del Departamento de Estado.

El propio señor Anderson confirmó ayer en alguna forma la noticia, cuando señaló en su habitual

encuentro con los periodistas: «Mi experiencia me dice que los nombramientos diplomáticos sólo son

realidad cuando a la persona interesada le llegan por escrito.» La sonrisa presente en sus labios sirvió

quizá para confirmar que había algo.

Kissinger piensa cambiar al embajador en Rabat

U.S.A. CAMBIA

El nombramiento tiene trazas de ser cierto en razón al ligero cambio que la posición norteamericana en la

crisis está registrando. Mientras, por ejemplo, en la primera reunión del Consejo de Seguridad, Estados

Unidos se marginó de adoptar una postura clara; en la reunión del pasado domingo habló por vez primera

de autodeterminación y pidió simultáneamente entendimiento a las partes. No obstante, se dan como

ciertas las versiones que hablan que Estados Unidos, lo mismo que Francia, no ha dado a lo largo de la

crisis ninguna respuesta completamente satisfactoria a Madrid en las sucesivas peticiones realizadas

para que actuasen como intermediarios.

REQUERIMIENTO A HASSAN

El Rey Hassan II de Marruecos ha sido urgido por el secretario general de las Naciones Unidas, señor

Waldheim, para que «evite» cualquier acción que, de una forma u otra, agrave la crisis del Sahara. Al

despachar anoche a su emisario especial, el francés André Lewin, a Agadir para entregarle al Rey Hassan

en persona la resolución aprobada el domingo por el Consejo de Seguridad, el señor Waldheim le envió

también un mensaje personal para que, dicho en palabras diplomáticas, suspenda su marcha hacia el

Sahara.

Similares advertencias de «caución» y «moderación» serán llevadas también, en tonos más moderados,

por el emisario Lewin a los Gobiernos de España, Argelia y Mauritania. El representante del secretario

general de la O.N.U. viajará a Madrid, Argel y Nouakchott, una vez haya cumplido su misión en Agadir,

según un portavoz de las Naciones Unidas.

Esta parece ser la única acción formal, y, por parte de la Secretaría de las Naciones Unidas, «la más

fuerte» que puede emprender.

El funcionario internacional continuó ayer hasta bien entrada la noche «la segunda ronda» de consultas

iniciado el domingo por el señor Waldheim, de acuerdo al segundo mandato recibido por el Consejo de

Seguridad- Estas consultas, según medios de la O.N.U., estarían orientadas a la elaboración del plan que

el secretario general tiene en mente para la descolonización del Sahara occidental. Aunque este asunto,

técnicamente, no es de su competencia, la intervención del secretario general ha sido bien acogida

tradicionalmente en otras crisis e incluso se han aceptado en ciertas ocasiones algunas de sus iniciativas.

El plan, si fuera aceptado en principio por las partes involucradas (España, Marruecos y Mauritania) e

interesadas (Argelia), sería presentado la noche del domingo.

 

< Volver