Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
 Sahara. 
 Marruecos multiplica sus acciones diplomáticas     
 
 Informaciones.    04/11/1975.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

Marruecos multiplica sus acciones diplomáticas

Por Abel HERNÁNDEZ. (Enviado especial de INFORMACIONES.)

RABAT, 4.

MIENTRAS la diplomacia marroquí trabaja contra reloj en todos los frentes —Madrid, Argel, Moscú.,.—

, la noticia que ha producido aquí más satisfacción, y hasta jolgorio, ha sido la llegada del presidente de la

Yemáa (asamblea local del Sahara), procurador en Cortes y principal interlocutor de las autoridades

españolas en el Sahara, Jatri Uld Said Uld Yumani, que hace unos días declaraba en la capital de España

su apoyo incondicional a la autodeterminación del territorio. Ha debido cambiar de idea de la noche a la

mañana, porque ayer mismo, por la tarde, acudía al palacio real de Agadir —la capital del reino va

bajando hacia el Sur— y rendía juramento de vasallaje «en nombre de la Yemaa y del pueblo saharaui al

Rey Hassan II. Naturalmente, el señor Jatri Uld Yumani ha sido recibido con los brazos abiertos. Anoche

pudimos ver repetidamente la ceremonia en la televisión marroquí. También han llegado a Marrakech tres

estudiantes saharauis, dos de los cuales cursan Derecho y otro Ciencias Políticas en Madrid, y se piensa

que la desbandada puede continuar.

DECISIÓN HISTÓRICA

Vuelve a recobrar fuerza la impresión de que un amplio sector de la población saharaui apoyaría con

entusiasmo la anexión del territorio a Marruecos, sobre todo, si presiente que soplan los vientos del Norte

o que el Frente Polisario va a ser el dueño y señor de la situación, como es previsible en caso de que

prosperara la tesis de la autonomía. La opción, se insiste aquí en fuentes solventes, es diáfana: o un

Sáhara proargelino en manos del Polisario o un Sahara marroquí. España deberá adoptar con rapidez una

decisión histórica, que tenga en cuenta, entre otras cosas, el futuro de las islas Canarias.

La agencia oficial de noticias Map ha distribuido un despacho en el que tras subrayar el alto significado

de este gesto de Jatri Uld Joumani, «jefe de un gran número de tribus y familias del Sahara», indica: «La

O.N.U., que quiere encontrar la manera de que los saharauis puedan expresar libre y claramente su deseo,

debe tener en cuenta la significación de este gesto espontáneo del presidente de la Yemaá saharaui, que ha

venido a renovar el juramento de vasallaje al Rey Hassan II en nombre de todos los saharauis».

TODO A PUNTO

Marruecos multiplica mientras tanto, como decimos, sus acciones diplomáticas en torno al Sahara, al

mismo tiempo que se ultiman tas preparativos para dar la señal de partida a la «marcha verde»,

concentrada ya con sus 350.000 voluntarios en Tarfa-ya. A la hora de escribir esta crónica no hay ningún

síntoma de que la marcha vaya a dispersarse. Al contrario. A toda prisa se está construyendo en Tarfaya,

por ejemplo, una pista de emergencia para el aterrizaje de aviones con avituallamiento.

Los frentes de actuación de la diplomacia marroquí en las últimas veinticuatro horas han sido Madrid,

Moscú y Argel simultáneamente. Aquí se tiene una gran confianza en la gestión del primer ministro,

señor Ahmed Osman, en la capital española; «e espera que su largo encuentro con el Príncipe de España y

Jefe de Estado en funciones, para quien ha llevado un mensaje personal del Rey Hassan II, y con el

presidente Arias, sirva al menos para suavizar la tensión que se percibía en el ambiente por la inminencia

de la «marcha verde» y la durísima declaración del señor Arias Salgado ante el Consejo de Seguridad de

las Naciones Unidas. La Prensa marroquí ha ignorado esta declaración española ante la O.N.U. y

mantiene una actitud conciliadora con nuestro país. Tanto la opinión pública como el Gobierno de su

Majestad han acogido positivamente la presencia del Príncipe don Juan Carlos en El Aaiún y las palabras

que allí pronunció.

EL PRINCIPE

«El Príncipe don Juan Carlos —ha declarado a este propósito el portavoz del Gobierno y ministro de

Estado para la información, señor Benhima— ha demostrado con esta decisión una muy gran conciencia

de su responsabilidad. El sabe que el problema del Sahara es probablemente la ecuación prioritario del

futuro español, y en tanto que futuro Rey ha querido conocer directamente el "dossier´, estar en el lugar,

informarse y volver sobre sus propias ideas, con una evaluación de la situación. En este país rendimos

homenaje a esta iniciativa porque pensamos que es el primer gesto del futuro soberano y que traduce su

agudo sentido de las responsabilidades de su país.»

Al señor Benhimale fue preguntado: «El Príncipe Juan Carlos llegó a El Aaiún en el momento en que en

Madrid se decía que las tropas españolas harían frente militarmente a la marcha. ¿Puede decirnos su punto

de vista sobre esto?» Y esta fue su respuesta: «El Príncipe no ha hecho mención alguna a la actitud que el

Ejército español podría adoptar ante la marcha pacífica. Por consiguiente, no hay ninguna relación entre

lo que se atribuye al Ejército español y la actitud del Príncipe Juan Carlos.»

La Prensa, que ha recogido íntegra y en primera página la declaración del Príncipe de España, ha

destacado su alusión a que no se derrame una sola gota de sangre y a que no se debe poner en peligro una

sola vida humana, mientras se buscan soluciones justas y desinteresadas.

Sobre la posibilidad de que Marruecos acepte que el Sahara sea administrado provisionalmente por las

Naciones Unidas, el portavoz del Gobierno marroquí ha declarado. «Nosotros hemos dicho claramente a

las Naciones Unidas, y las Naciones Unidas han convenido con nosotros, que su intervención no seraá

efectiva más que en caso de que fracasaran las negociaciones bilaterales, y este no es el caso».

MENSAJE A HASSAN

Por cierto, un enviado especia del secretario general de las Naciones Unidas, el señor André Lewin, ha

entregado al Rey Hassan II un mensaje personal de Kurt Waldheim. El señor Lewin acudirá después a

Argelia, España y Mauritania, con similar cometido.

Dentro del tema de la trepidación diplomática, aquí se da mucha importancia a la visita, que acaba de

hacer a Argel el ministro de Estado marroquí, señor Hamed Bahnini, uno de los hombres más fuertes e

influyentes del actual Gabinete y personalidad muy cercana al propio Rey. Bahnini ha llevado a

Bumedian un mensaje personal del soberano marroquí, naturalmente relacionado con el Sahara.

Y para completar el panorama diplomático ha estado durante el fin de semana en Moscú el señor Ahmed

Cherkaoui, secretario de Estado para Asuntos Extranjeros de Marruecos, con una misión especial de

Hassan II ante las autoridades soviéticas. No se olvide que el soviético Malik preside este mes el Consejo

de Seguridad.

De todas formas la impresión ahora mismo en Rabat es que los acontecimientos pueden precipitarse y

consumarse imprevisiblemente durante las próximas setenta y dos horas.

 

< Volver