Sahara. 
 No existe acuerdo para la cesión del territorio  :   
 Así lo dicen fuentes de la ONU, mientras la prensa habla de un pacto de caballeros. 
 Informaciones.    08/11/1975.  Página: 8-?. Páginas: 2. Párrafos: 7. 

No existe acuerdo para la cesión del territorio

ASI LO DICEN FUENTES DE LA O.N.U.,MIENTRAS LA PRENSA HABLA DE UN

«PACTO DE CABALLEROS»

NUEVA YORK, 8. (Corresponsal de INFORMACIONES.)

CON la «marcha verde» marroquí detenida, por razones aparentemente tácticas, frente al campo minado

de la «línea de disuasión» española, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se tomó ayer un

respiro, en espera del informe del secretario general sobre sus consultas con las cuatro partes involucradas

en la crisis del Sahara. Del informe, que será hecho público hoy, tras su presentación a los miembros del

Consejo, se sabe que contiene la ronda de consultas realizadas por el señor Lewin, enviado especial del

secretario general, a principios de semana, con relación al plan del señor Waldhein para la

descolonización del territorio.

La detención aparente de la marcha en su contingente central, quizá en espera de nuevos voluntarios o

posiblemente porque la jornada del viernes es festiva para los árabes, originó una ola de optimismo ayer

en las Naciones Unidas que, sin estar basado en hechos comprobados, provocó que los miembros del

Consejo de Seguridad se limitaran a esperar la respuesta del Rey Hassan II a la resolución enviada el día

anterior, en la que se instaba la retirada de los caminantes del territorio saharaui.

Este optimismo, sin embargo, cayó por su propio peso cuando las agencias internacionales de noticias

confirmaron desde la propia marcha que otro contingente de voluntarlos caminaba en el Este de la

frontera saharaui, a más de 200 kilómetros de Tarfaya y del lugar donde se encontraba estacionado el

bloque central de la «marcha verde».Nuevas Informaciones hablaban por la noche de enfrentamientos

violentos y con gran número de víctimas (hasta 200 muertos, según algunas fuentes) entre el Ejército

marroquí y efectivos saharauis del Frente Polisario. Las mismas noticias citaban, por lo menos, tres

helicópteros marroquíes derribados y hasta de captura de prisioneros.

No existe acuerdo para la cesión del territorio.

LA VISITA DEL SEÑOR CARRO

A última hora, la agencia norteamericana Associated Press decía desde Rabat que la intención marroquí

de abrir un nuevo frente de marcha más al Este parecía ser parte de un plan previamente pensado para

bordear los campos de minas existentes entre Tarfaya y El Aaiún. La misma fuente se hacía eco de

informaciones no confirmadas que aseguraban la existencia de un nuevo compromiso entre Madrid y

Rabat para detener la marcha. Este compromiso estaría relacionado con la visita del ministro español de la

Presidencia, don Antonio Carro, a Marruecos para entablar conversaciones con el Rey Hassan II en

Agadir.

Fuentes competentes, sin embargo, desmintieron en la O.N.U. la existencia de un acuerdo que abarcara la

cesión del territorio. Las mismas fuentes relacionaron estas supuestas conversaciones con lo

anteriormente expresado por los delegados españoles de evitar inútiles e inocentes derramamientos de

sangre, así como para mantener una línea de comunicación entre ambos Gobiernos que facilite la

búsqueda de una solución al problema planteado con la «marcha verde». A este respecto, informaciones

desde la frontera del Sahara señalaban que los destacamentos militares españoles, tras la «línea de

disuasión» estaban en comunicación por radio con las autoridades marroquíes que dirigían la marcha con

objeto de evitar «daños irreparables».

En la Prensa norteamericana, mientras tanto, se hablaba ayer de la existencia de un «pacto de caballeros»,

que, según el «Christian Science Monitor», podría permitir al Rey Hassan II la entrada y el paseo por el

desierto saharaui durante unos días, mientras se espera la implantación del plan del secretario general de

la O.N.U. para el territorio. Estas noticias, sin embargo, contrastaban con los extremos de la carta

presentada el Jueves por España al Consejo de Seguridad, que, por primera vez, mencionaba directamente

amenazas bélicas marroquíes si se detenía por la fuerza la marcha.

 

< Volver