Autor: Zamanillo y González Camino, José Luis. 
 Zamanillo puntualiza a Fernández de la Mora. 
 Es falso que el programa de Alianza Popular esté dentro del espíritu de UNE  :   
 La asamblea que piensa organizar don Gonzalo Fernández de la Mora es absolutamente ilegal. 
 ABC.    04/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

ABC. DOMINGO. 4 DE DICIEMBRE DE 1977.

ZAMANILLO PUNTUALIZA A FERNANDEZ DE LA MORA

«ES FALSO QUE EL PROGRAMA DE ALIANZA POPULAR ESTE DENTRO DEL ESPÍRITU DE

U.N.E.»

«La asamblea que piensa organizar don Gonzalo Fernández de la Mora es absolutamente ilegal»

Ante las declaraciones de don Gonzalo Fernández de la Mora a ABC, publicadas en nuestro número de/

viernes, y relativas a la situación misma de Unión Nacional Española, grupo vinculado a Alianza Popular,

don José Luis Zamanillo, dirigente de U. N. E, da su versión de los hechos, que reflejan públicamente las

divergencias políticas existentes entre ambos.

A continuación recogemos el texto íntegro de la carta que nos remite el señor Zamanillo:

«Con la seguridad de que sin necesidad dde hacer uso al derecho de réplica, por conocer desde hace

muchos años la independencia del diario A B C y el trato justo con que ofrece sus páginas cuando ha

lugar, envío las siguientes puntualizaciones a las declaraciones hechas por don Gonzalo Fernández de la

Mora en el número del viernes, 2 de diciembre, página 13.

1.º La asamblea de U. N. E. se celebró el pasado día 12. La mesa presidencial estaba formada, y cuando el

entonces presidente de U. N. E., señor Fernández de la Mora, observó que la mayoría le era contraria a su

posición de continuar en A. P., abandonó, seguido de seis directivos, el salón de actos, alojándose de la

antecocina o dependencia de servicio del comedor. Conforme a los Estatutos, me hice cargo de la

presidencia de la asamblea, donde se adoptó, por absoluta unanimidad, la separación de U. N. E. de A. P.

La asamblea concluyó aproximadamente a las cuatro veinte de la tarde; según me consta, posteriormente

llegó la orden de suspensión del delegado gubernativo. En ese momento, repito, la asamblea ya se había

celebrado e incluso tanto los asambleístas como la mesa presidencial, en la que se encontraban todos los

delegados provinciales, excepto seis, habían abandonado ya el hotel donde se había celebrado la

asamblea. Es de advertir que el día 10 hicimos una declaración a Europa Press, que fue recogida al día

siguiente por el diario ABC, en la que solicitábamos la presencia de todos los medio de comunicación

social, precisamente para evitar todo tipo de tergiversación de los hechos que está lanzando el señor

Fernández de la Mora. La presencia no fue posible, pues éste prohibió terminantemente la asistencia de

los medios informativos, indicando a la Prensa que la asamblea sería a puerta cerrada. Para nosotros la

prueba de nuestra razón ante la opinión nacional reside, precisamente, en esta hecho: queríamos luz y

taquígrafos, mientras que el señor Fernández de la Mora prefirió el ocultismo.

2.º Las razones que da el señor Fernández de la Mora como motivo de la suspensión carecen,

absolutamente, de fundamento. Todo es absolutamente falso, hasta el punto de que si se hubieran

producido tantas provocaciones y violencias, el propio delegado gubernativo hubiera suspendido

inmediatamente la asamblea, cosa que no solamente no hizo, sino que estuvo presente en la misma hasta

que finalizó. Ante tantas falsedades, hemos tenido que presentar una querella contra el señor Fernández

de la Mora por gravísimas injurias y difamación. Lo cierto es que al día anterior a la asamblea el señor

Fernández de la Mora pidió la protección de la Fuerza Pública con la intención de que no pudieran tener

acceso a la asamblea muchos centenares de afiliados provenientes de toda España y que portaron sus

credenciales para asistir a la asamblea. El señor Fernández de la Mora habla confeccionado una lista que,

según me dicen, envió al Gobierno Civil de Madrid, no pudieran entrar sin que fueran contejados con esa

lista, arbitrariamente hecha, y con la que se pretendía, de modo injusto, ganar la votación. El acceso tuvo

lugar pacificamente tan pronto los agentes de Orden Público observaron que las credenciales que se

presentaban eran exactamente las mismas que las que una hora antes habían presentado los simpatizantes

del señor Fernández de la Mora.

3.º No hubo ni un solo chico agresivo de U. N. E. Por el contrario, grupos de muchachos totalmente

ajenos a la U. N, E. fueron los que, al tratar de impedir el acceso de los asambleístas al salón de actos,

provocaron algunos incidentes. Al respecto he de decir, en la única fotografía obtenida y publicada en el

«Alcázar», aparece un miembro de la Junta directiva del Partido de Acción Nacional, vinculado al señor

Fernández de la Mora. Hombres, mujeres y muchachos jóvenes que vinieron de toda España no merecen

el comentario frívolo del señor Fernández de la Mora, cuando por sus auténticas convicciones

tradicionalistas pasaron dos noches para concurrir a la asamblea general.

4.º La asamblea que, por lo visto piensa organizar al señor Fernández de la Mora, es absolutamente ilegal,

y en este sentido me dirigiré a las autoridades competentes.

5.º Es falso que el programa de A. P. está dentro del espíritu da U. N. E. En primer lugar, porque al

programa de A. P, no se ha cumplido. Esto no lo afirma solamente U, N. E., sino también otros miembros

de la Junta directiva nacional que, por similares razones, han abandonado A. P. Cuatro de los miembros

de su Junta directiva, los señores de la Fuente, Velo de Antelo, Pérez Escolar y Carvajal Ferrer, no

obstante las posibles contradicciones que existen entra ellos mismos, han abandonado A. P. precisamente

porque tanto su programa como sus Estatutos se convirtieron en «papel mojado» desde el mismo dia en

que se celebró la asamblea general de A. P. en Madrid.

6º. Nosotros también deseamos la unidad de todas las fuerzas patrióticas, cristianas y antimarxistas. Por

esa razón convocamos para la masiva concentración del 20 de noviembre en la plaza de Oriente y para la

misa del Valle de los Caídos. Por el contrario, A. P., a la que pertenece y defiende con argumentos

desconcertantes y confusos el señor Fernández de la Mora, no quiso adherirse a esta gran convocatoria, a

la que asistieron muchos miles de personas que, equivocadamente, al igual que lo estuvimos nosotros,

votaron a A. P. sin sospechar al laberinto de caminos extraños por los que iba a discurrir la marcha de A.

P.

7.º Finalmente, he de confirmar que, definitivamente, el señor Fernández de la Mora ha sido expulsado de

la U. N. E., conforme al sentir general de la asamblea, visto el dictamen del Comité de Disciplina, en el

que se le acusa de reiterado incumplimiento de los Estatutos de U. N. E. y de no haber defendido los fines

y objetivos para los que el partido fue creado.»

José Luis ZAMANILLO.

 

< Volver