Autor: ;Blanco, Rafael. 
 Sahara. 
 La marcha estuvo minuciosamente planeada     
 
 Informaciones.    10/11/1975.  Páginas: 3. Párrafos: 21. 

La marcha" estuvo minuciosamente planeada

Por Ángel Luis DE LA CALLE y Rafael BLANCO.)

EL AAIUN, 10.

AL cumplirse el quinto día desde que la «marcha verde» marroquí atravesó la frontera del Sahara, el Rey

Hassan II de Marruecos ha dado la orden a sus compatriotas de regresar a Tarfaya. Consideraciones

políticas aparte, que merecen un examen detallado en otro lugar, es preciso examinar detenidamente lo

que ha sido en estos cuatro días la «marcha verde» marroquí. Según los despachos oficiales emitidos con

fecha de ayer, son cien mil las personas acampadas en el lugar principal de concentración, a nueve

kilómetros del antiguo puesto fronterizo de Tah; según otros testimonios, sobre todo los de jefes y

oficiales españoles que sobrevuelan permanentemente la marcha, la cifra de participantes suman más de

seiscientas cincuenta, mil personas establecidas en diez u once campamentos, casi unidos entre sí, que

ocupan un frente de más de tres kilómetros.

El orden y la organización son totales, según los observadores. Cada día resulta más claro que la marcha

estuvo minuciosamente planeada de antemano hasta en sus más pequeños detalles; la perfecta distribución

de las tiendas de campaña, el alineamiento de los vehículos de transporte y avituallamiento, la edificación

de letrinas, el reparto de víveres, etc., demuestra que el campamento no se ha improvisado.

Mientras las noticias sobre el principal campamento de la «marcha verde» son absolutamente claras y

puntuales, y se completan con las observaciones visuales que los periodistas podemos hacer cada día,

aunque sea de lejos, no ocurre lo mismo con respecto a los sucesos de la zona este del Sahara, donde,

según todos los indicios, y sin que exista ningún tipo de confirmación ni mentís oficial, están ocurriendo

hechos de relevancia.

ACTIVIDAD MILITAR MARROQUÍ

Estos sucesos se refieren fundamentalmente a la actividad militar marroquí en el interior del Sahara, y que

se encuadra en dos frentes distintos: el de la cobertura de la «marcha verde» y el de los encuentros contra

el Frente Polisario.

En el primero de los aspectos existe certeza casi total de que las fuerzas militares marroquíes están

estacionadas en lo que fue puesto fronterizo de Tah, pequeño fortín guarnecido por agentes saharauis de

la Policía Territorial hasta poco antes del comienzo de la marcha. Igualmente, parece que las F.A.R., con

armamento y dotación humana de importancia, han penetrado en el territorio saharaui junto a los

componentes del segundo brazo de la «marcha verde», que han acampado en un punto cercano a Hagunia,

en la región del Sequeni, entre aquella ciudad y la frontera. Este punto está situado a unos 80 kilómetros

al este de Tah. Las fuentes de estas noticias que, repetimos, no tienen ningún comentario oficial en el

Sahara merecen absoluta fiabilidad y son en la mayoría de los casos, fruto de las observaciones directas

de los hechos que recogemos.

El segundo de los aspectos de esta presencia militar marroquí en el Sahara está, relacionado directamente

con la actividad del Frente Polisario. Aunque las noticias sobre la entidad de los sucesos son confusas y

contradictorias, el hecho cierto es que en los últimos siete días se han producido diversos choques entre

patrullas del Frente Polisario v de las F.A.R. (o del F.L.U.. Frente de Liberación y Unidad), algebrismo

bajo el que se escudan las fuerzas militares marroquíes para sus intervenciones en territorio saharaui. Los

combates, que al parecer han alcanzado gran virulencia en algunas ocasiones, han tenido por escenario

diversos puntos del este del Sahara, principalmente en el triángulo comprendido entre Echdeiria, Tifariti y

Mahbes. Con respecto al primero de estos puestos, parece que en los últimos enfrentamientos los efec-

tivos empleados y la violencia de la lucha fueron tales que el pequeño grupo de edificaciones que

componían el puesto quedó prácticamente destruido, fuentes saharauis indican que los marroquíes

llegaron a utilizar carros de combate y helicópteros. El frente Polisario se atribuye el derribo de tres de

estos úl-. tamos aparatos y la destrucción o captura de un número no determinado de los primeros.

BANDERAS MARROQUÍES Y DEL POLISARIO

La bandera marroquí y la del Frente Polisario han aparecido alternativamente en los puestos que han sido

testigos de los combates. La situación, en la actualidad, parece ser ligeramente favorable a las guerrillas

del Frente Polisario, que han recibido, según todos los indicios, ayuda argelina. Salvo en el puesto de

Hausa, al norte de Smara, en una zona en la que casi nunca ha actuado el Frente y que, según últimas

noticias, está ocupada por miembros de las F A.R. o del F.L.U., en el resto de los lugares parecen haber

dominado la situación los militares del Frente.

Todos estos hechos dan lugar a dos consideraciones:

1. Es muy difícil aceptar el pacifismo de la «marcha verde» cuando todos los indicios señalan la

presencia de miembros y material militar marroquí en diversos puntos próximos a la frontera. Aun-

que los periodistas españoles no hemos recibido ni confirmación ni mentis oficial a estas noticias,

parece que el general Gómez de Salazar ha reconocido a enviados especiales franceses la existencia

de vehículos blindados y armamento de importancia en la segunda penetración de la «marcha verde»

en la zona próxima a Hagunia. En el mismo sentido, la constancia de la penetración marroquí hasta

Tifariti, a ochenta kilómetros al sur de la frontera, no deja duda al respecto. 2. Los enfrentamientos

entre tropas marroquíes y miembros del Frente Polisario demuestran la existencia de una guerrilla

organizada, bien dotada y bien dirigida, y posiblemente ayudada de forma amplia en el seno del

grupo y que asimismo el Frente de Liberación ha asumido, por su cuenta, la defensa de la ancha

franja este del Sahara y que esta situación, aun después de que España abandone el territorio, puede

dar lugar a una permanente y peligrosísima situación de guerra no declarada, que, debido al

desequilibrio de fuerzas, acabará con el aniquilamiento del F. Polisario en caso de que Marruecos se

adueñe del territorio. Todo esto, claro está, si es que Argelia, como por que razón pueden camparece,

no interviene directa y decididamente al lado del Frente Polisario.

2.

LA ESTRATEGIA EN EL DESIERTO

Los lectores se preguntarán par por sus respectos, como asi parece, elementos marroquíes por el territorio

del Sahara. La explicación es en teoría, sin entrar en otro tipo de consideraciones políticas, sencilla: desde

el punto de vista militar, la estrategia en el desierto concede poca importancia al terreno. Es

absolutamente imposible, en un área geográfica como ésta, defender palmo a palmo tan amplias zonas de

tierra. Ante la evidencia de la «marcha verde», las autoridades militares españolas prefirieron replegar las

fuerzas y concentrar los esfuerzos en la zona que mas directamente estamos interesados en defender, la

amplia faja próxima al litoral en las que se levantan las dos ciudades claves del territorio. El Aaiún y Villa

Cisneros. Tras el repliegue, la zona mas avanzada del territorio. Hacia el este, con presencia militar

española es Smara sobre la que existían rumores de que la guarnición fija iba a ser reemplazada por tropas

móviles;. En el sur Villa Cisneros y en el norte, a línea de defensa establecida frente a la «marcha verde»

cerca de Dahora, entre esta ciudad y la frontera.

LA MARCHA ESTUVO MINUCIOSAMENTE PREPARADA

LA PENETRACIÓN MARROQUÍ

No hay que olvidar, en todo este planteamiento, al P.U.N.S. organización política prácticamente olvidada

en los últimos tiempos y sobre cuya actividad reciente circulan númerosos rumores. Los dirigentes de

Partido de unión Nacional Saharaui parece que ha formado un ala militar dirigida por el padre de un

actual teniente de las F.A.R. que está enarbolando su bandera en puestos abandonados hace tiempo por

tropas españolas, fundamentalmente en el sur del territorio. Así, parece que en los últimos días, militantes

del P.U.N.S. han ocupado Auser y Bir Enzaran en una ancha zona próxima a la frontera con Mauritania.

Todo esto parece indicar que las numerosas partes implicadas en el cada día más tortuoso conflicto del

Sahara quieren asegurarse, de alguna manera, zonas de dominio de influencias que les permitan una

posición de fuerza frente a futuras contingencias.

De las noticias de la jornada del domingo podemos destacar fundamentalmente el estado de tensión que

se ha registrado en la capital del Sahara aun cuando escribimos esta crónica, ante el discurso que había de

pronunciar el Rey Hassan II. y del que ofrecemos las primeras impresiones en El Aaiún en otro lugar de

estas páginas.

Hoy han llegado al Sahara nuevas unidades militares de refuerzo compuestas por grupos de artillería,

zapadores y paracaidistas. Mientras tanto catorce buques de la Armada española se encuentran atracados

en el puerto de Las Palmas.

Por último, es preciso recoger el rumor de que desde hace tres días se encuentran anclados frente a las

costas africanas del Sahara y Marruecos dos importantes bu ques de transporte de la flo ta de guerra

norteamericana. La presencia de estos barcos no confirmada oficialmente ha despertado munerosos

comentarios en El Aaiún.

 

< Volver