Autor: ;Blanco, Rafael. 
 Sahara. Mientras la marcha verde se retira a Tarfaya. 
 Comenzó el repliegue de algunas unidades del Ejército  :   
 Capitan General de Canarias: nuestro Gobierno ha estado trabajando por la paz. 
 Informaciones.    11/11/1975.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

MIENTRAS LA «MARCHA VERDE» SE RETIRA A TARFAYA

COMENZO EL REPLIEGUE DE ALGUNAS UNIDADES DEL EJERCITO

Por Ángel Luis DE LA CALLE y Rafael BLANCO (Enviados especiales de INFORMACIONES.)

CAPITÁN GENERAL DE CANARIAS: «NUESTRO GOBIERNO HA ESTADO TRABAJANDO

PARA LA PAZ»

La «marcha verde» comenzó ayer a retroceder: desde el puesto de observación mas avanzado de las

líneas españolas se pudo comprobar casi a simple vista, claramente con la simple ayuda de unos

prismáticos, cómo los componentes de la concentración que ha ocupado la atención del mundo durante

las últimas semanas recogía sus pertrechos, desmontaba sus jaimas y, disciplinadamente, esperaba las

órdenes para el regreso. Hoy, posiblemente, cuando de nuevo sobrevolemos la zona, ya habrá

desaparecido una gran parte del enorme convoy viajero que ha elevado hasta cotas muy altas la tensión

entre España y Marruecos.

El teniente general Cuadra Medina, capitán general de Canarias y jefe del Mando Unificado, comprobó

ayer personalmente, desde el aire, los movimientos de los marchistas y el dispositivo de defensa

establecido por las tropas españolas. Y conversó durante largo rato con los periodistas presentes, como

cada día, en el puesto de observación. Las respuestas del teniente general a los periodistas han servido

para aclarar muchos puntos oscuros de las últimas circunstancias.

He aquí, en resumen, las frases más importantes pronunciadas por el jefe del Mando Unificado de Cana-

rias.

SITUACIÓN. — «La situación sigue siendo la misma Seguimos cumpliendo las órdenes que tenemos y

nuestro despliegue responde a las manifestaciones hechas por el Gobierno sobre el deseo de que se llegue

a una solución que no obligue a la confrontación con armas, que hubiéramos sido los primeros en la-

mentar, como el Príncipe don Juán Carlos en funciones de Jefe de Estado manifestó en su visita a El

Aaiún; nosotros hemos colaborado para que todo se desarrollara como es lógico entre naciones civiliza-

das. Por supuesto, el regreso de la «marcha verde» alivia el ambiente, sobre todo la tensión de la nación

en estos últimos días. Los españoles han podido ver cómo las promesas de nuestro Gobierno han sido

reales y de qué manera ha estado trabajando para la paz. Esta nueva situación demuestra el deseo de que

por los caminos de las conversaciones y de la paz se llegue al entendimiento».

EL EJERCITO. — «Estoy muy satisfecho del comportamiento de las fuerzas españolas. A esta parte de

nuestro Ejército le ha tocado ocupar puestos de mayor fatiga y sacrificio; y ha cumplido con su obligación

de la misma manera que lo hubiera hecho cualquier militar, cualquier soldado. Esto demuestra que tene-

rnos un Ejército subordinado, disciplinado y que sabe cumplir las órdenes».

PLAZOS.—«Nosotros no sabemos cuánto tiempo permaneceremos aquí. Repito que el militar no tiene

plazos, sino órdenes. Nosotros esperamos en todo momento las órdenes emanadas por nuestro Gobierno,

en el convencimiento de que la orden recibida será la más aproximada para el interés nacional. Cuando

recibamos la orden de irnos, nos iremos.»

PENETRACIÓN POR EL ESTE. — «Las especiales condiciones del desierto han motivado que

estableciéramos unas líneas de defensa que hemos mantenido perfectamente. En lo que esta sucediendo

fuera de esas líneas nosotros no intervenimos, ni nos compete. Y, simplemente, sabemos rumores sobre lo

que está ocurriendo en esa zona. Dentro de nuestras líneas está el territorio español, fuera de ellas es

territorio saharaui y lo que está sucediendo allí no nos importa. Esto no quiere decir que hayamos aban-

donado el territorio, sino que hemos establecido las líneas qué nos han parecido más apropiadas para esta

situación.»

ENFRENTAMIENTOS MARRUECOS-F. POLISARIO. —«En el territorio hay un mando militar y un

mando civil. Nosotros nos ocupamos de lo que nos compete directamente. Las autoridades civiles tienen

sus instrucciones y tienen previstas todas las actuaciones posibles para resolver los problemas interiores.

El Ejército no se inmiscuye en estos asuntos interiores. Para el mando militar no existen partidos, ni

mucho menos cuando los sucesos que están ocurriendo se producen en unas zonas donde no tenemos

dominio. Nosotros simplemente nos hemos fijado la obligación de mantener las fronteras trazadas por el

mando y hemos cumplido la orden.»

Las noticias sobre el regreso de la marcha verde han aliviado, como es lógico, la tensión existente a todos

los niveles en El Aaiún. Ayer mismo, comenzó el repliegue de algunas de las unidades que se habían

desplegado frente a la gran concentración de la «marcha verde» en el dispositivo de defensa establecido

por las autoridades españolas. La tensión se vuelve nuevamente hacia el proceso de evacuación en curso y

hacia las soluciones políticas que se intuyen tras el discurso de Hassan II, en el que ordenó a sus subditos

el regreso a Tarfaya. La opinión más generalizada aquí es que el final de la presencia española en el

territorio se va, quizá, a alargar si se cumplen los deseos de las Naciones Unidas de que sean las tropas

españolas quienes garanticen la celebración de un referéndum en el Sahara.

La evacuación de los civiles ya ha terminando practicamente. En muchos casos, las autoridades del

territorio han tenido que recurrir a procedimientos coercitivos para conseguir la salida del Sahara de

muchas personas. Esto demuestra que en el fondo no existía aquí psicosis de abandonismo y que muchas

personas hubieran preferido seguir aquí durante algún tiempo. Ahora se pretende que la ciudad de El

Aaiún recobre la normalidad mientras se pone en marcha la segunda fase de la operación «golondrina». El

jueves, el cine volverá a abrir sus puertas y son ya algunos los bares que habían cerrado los primeros días

y que han vuelto a abrir sus puertas. Mientras tanto, se espera para hoy la salida del «Plus Ultra», que

durante dos noches ha permanecido atracado en el pantalán de FosBucraa con más de un centenar de

evacuados a bordo.

INFORMACIONES

11 de noviembre de 1975

 

< Volver