Sahara. Con dos de sus ministros. 
 Ahmed Osman, primer ministro marroquí, en Madrid: Hemos venido a trabajar  :   
 Acudió a Barajas para recibirle el presidente del Gobierno y los ministros de Asuntos Exteriores y de la Presidencia. 
 ABC.    12/11/1975.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

ABC. MIÉRCOLES 12 DE NOVIEMBRE DE 1975. PAG. 7.

SAHARA

CON DOS DE SUS MINISTROS

AHMED OSMAN, PRIMER MINISTRO MARROQUÍ, EN MADRID: "HEMOS VENIDO A

TRABAJAR"

Acudió a Barajas para recibirle el presidente del Gobierno y los ministros de Asuntos Exteriores y de la

Presidencia

Madrid. (De nuestra Redacción.) Ayer tarde, poco después de las cinco y media, aterrizó en el aeropuerto

de Barajas un pequeño birreactor de la Casa Real de Marruecos, en el que viajaba una Delegación

marroquí presidida por el primer ministro, Ahmed Osman. y por el ministro de Asuntos Exteriores.

Ahmed Laraki: el ministro de Trabajo y de Asuntos Sociales. Khatabi: el subsecretario de Estado para

Asuntos del Sahara, Znined. y el director general de la Oficina de Fosfatos. Karim Amrani.

ESPERA.—Acudieron a recibirle al pie del avión el presidente del Gobierno, Carlos Arias Navarro: el

ministro de Asuntos Exteriores. Pedro Cortina Mauri, y el de la Presidencia. Antonio Carro Martínez,

junto al embajador de Marruecos en España, señor Filali, y el de España en Ra-bat, Martín Camero.

También acudió el primer introductor de embajadores. Emilio Pan de Soraluce

RETRASO.—En un principio, el avión tenía anunciada su llegada para las cinco menos cuarto, y poco

antes de esa hora llego al salón de autoridades del aeropuerto el ministro de Asuntos Exteriores. Ya en el

interior esperaba el presidente del Gobierno.

«DESPUÉS».—Tras el aterrizaje y de recibir el saludo de las autoridades españolas, la Misión marroquí

paró unos instantes ante el corro de periodistas.

Uno de los informadores pidió permiso al señor Arias Navarro para preguntar al primer ministro

marroquí:

—Si él lo desea, podrá hacer declaraciones, respondió muy cortésmente el presidente del Gobierno.

Y entonces empezaron las preguntas al señor Osman; todas, la misma:

—¿A qué obedece esta visita suya a España?

—Hemos venido a trabajar. Después. Después haremos declaraciones.

—Pero otras veces han dicho eso mismo y luego no ha habido nada, le dijo un periodista.

—Después, después, contestó Osman en francés. Después de nuestras entrevistas en Madrid haremos todo

tipo de declaraciones —añadió—. Hemos venido a trabajar. Después haremos declaraciones.

HACIA MADRID.—A las puertas del salón de autoridades del aeropuerto, sin demasiada presencia

policial, esperaban a los viajeros varios automóviles que los trasladaron a Madrid.

CINCO MALETAS—Los funcionarios de la Embajada marroquí en Madrid no supieron o no quisieron

informar de la agenda de trabajo de esta Misión de Rabat en Madrid. Cuando los automóviles ya habían

tomado la carretera hacia la ciudad, tres mozos del aeropuerto bajaron cinco maletas del Mystére que

minutos antes había llegado de Marrakech.

OTRO AVIÓN—En el salón de autoridades permaneció un grupo de funcionarios marroquíes para

esperar un segundo aparato de la Casa Real de Marruecos, en el que venía el resto de la Misión, hasta un

total de once personas.

El embajador de España en Rabat, don Adolfo Martín Gamero, había llegado horas antes desde

Marruecos para estar presente en las conversaciones. Según despacho de la agencia Efe desde Rabat, la

Misión marroquí ha venido a España «para reanudar las conversaciones hispano-marroquíes sobre la

descolonización del Sahara, según han revelado altos funcionarios del Gobierno de Marruecos».

ARIAS ACOMPAÑO A OSMAN HASTA SU HOTEL

El presidente del Gobierno, señor Arias Navarro, conversó cordialmente a última hora de la tarde de ayer

con el primer ministro de Marruecos, señor Osman, y el ministro de Asuntos Exteriores de este Reino,

señor Laraki, en el hotel Villa Magna, donde se aloja durante su estancia en Madrid la alta representación

marroquí A continuación, el presidente se trasladó a su despacho oficial del paseo de la Castellana.

 

< Volver