Sahara. 
 ONU: Gana terreno la tesis del referéndum     
 
 Informaciones.    25/11/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

SAHARA

O. N. U.: Gana terreno la tesis del referéndum

NUEVA YORK, 25. (Corresponsal de INFORMACIONES. ARGELIA está ganando aparentemente la

«batalla diplomática» que sobre el Sahara español se desarrolla en las Naciones Unidas, al menos en el

apoyo público que la posición autodeterminadora está recibiendo en la IV Comisión de La Asamblea

General Simultáneamente se ha podido confirmar que el «grupo africano» de la O. N .U. prepara una

resolución sobre la cuestión que requiere de su Asamblea General la celebración de una consulta directa

en el territorio bajo sus auspicios.

En la sesión nocturna de la IV Comisión que considera desde hace una semana el caso saharaui, siete

nuevos países expresaron públicamente su opinión sobre la descolonización del Sahara, uniéndose a la

media docena (incluida España) que ya lo han hecho. De los siete, seis favorecieron la tesis de la

autodeterminación para la población saharaui, mientras Jordania apoyó la solución contenida en el

11amado acuerdo de Madrid», y que implica de hecho la repartición del territorio entre Marruecos y

Mauritania. El debate, con intervención de nuevos países, continúa hoy ante el mismo foro.

Por otra parte, fuentes del grupo africano confirmaron ayer que Túnez, uno de los países que formaban

parte de la Comisión de este grupo que redactaba un proyecto de resolución final para presentar a la IV

Comisión sobre la descolonización del Sahara, se ha retirado del mismo. La razón aludida por las fuentes

es que dicho país, que favorece la tesis marroquí, no se siente satisfecho por lo que esta ocurriendo dentro

de la Comisión. Esta, a la vez, ha incrementado su número a siete con la inclusión de Sierra Leona y la

invitación cursada a Egipto para que sustituya a Túnez. (Este país, sin embargo, no ha accedido a ello

todavía.) La Comisión está compuesta además por Tanzania, Dahomei, Guinea Ecuatorial, Senegal y

Camerún. El proyecto de resolución que se prepara en este grupo, como adelantábamos ayer, reflejará, al

parecer, la opinión africana, inducida por Argelia, de que debe respetarse el principio de

autodeterminación en la descolonización del Sahara, y que para ello el mejor método es celebrar, bajo los

auspicios de la O.N.U., una consulta directa de la población del territorio. En la última intervención de

España ante la IV Comisión, don Jaime de Piniés especificó que nuestro país estaba dispuesto a celebrar

tal consulta, «bien directamente o a través de la Yemáa». El acuerdo de Madrid, sin embargo, sólo

contempla la consulta a la Yemáa o Asamblea de Notables. El «grupo africano» de la O.N.U., que durante

la semana y media de reuniones diarias ha escuchado la opinión de treinta y un países de los cuarenta y

dos que lo componen, ha terminado, por su parte, sus sesiones sobre el problema saharaui, dejando la

labor ahora en su grupo de trabajo. Según nuestras fuentes, de los treinta y un países que hablaron a

puerta cerrada, veintiocho lo hicieron a favor de la autodeterminación. En estas reuniones, el problema

del Sahara fue considerado como el mas importante que afronta en estos momentos el continente africano

por la decisiva influencia de la descolonización del Sahara y la forma en que esto se realice puede tener

en el resto de procesos de descolonización que queda pendientes en el continente, Incluido Rodesia,

Namidia, etcétera.

EL MUNDO ÁRABE

Asimismo se tienen indicaciones de diversas fuentes diplomáticas de que la cuestión saharaui está

abriendo profundas grietas en el bloque árabe, dando lugar a que la presente edición sea aprovechada y

utilizada por algunos países y potencias, dado el efecto obvio que la polarización de este bloque puede

tener sobre el problema de Oriente Medio. Las disensiones del grupo árabe sobre el problema saharaui

son patentes ya desde hace tiempo. Países como Jordania, Túnez y Arabia Saudita apoyan la tesis

marroquí; otros se resisten a tomar posición públicamente. La mediación de algunos países, como Egipto,

no se ha podido confirmar, aunque no se descarta, en medios bien informados, que algún tipo de

acercamientos de posturas se esté realizando. No obstante, una conjunción de ideas parece improbable a

estas alturas, según las fuentes diplomáticas citadas.

AUTODETERMINACIÓN POR REFERÉNDUM

En la sesión de anoche de la IV Comisión, que se prolongó hasta la madrugada española, intervinieron

Tanzania, Dahomei, Guayana, Zambia, Madagascar, Congo y Jordania. España, Argelia, Mauritania y

Cuba ya habían fijado sus posiciones al respecto en sesiones anteriores. La constante general de las siete

intervenciones de ayer (excluyendo Jordania) fue la petición a la Asamblea General para que se respeten

las anteriores resoluciones de 1a O.N.U. —el principio de autodeterminación del territorio— y para que

se celebre un referéndum en e1 Sahara bajo los auspicios de la O.N.U. La doctrina sacada a relucir

durante estas intervenciones fue siempre la misma: el dictamen del Tribunal Internacional de Justicia, el

informe de la misión visitadora y el respeto al máximo principio de la O.N.U. en cuestiones de

descolonización: la autodeterminación.

En concreto, el representante de Tanzania y presidente del Comité de los Veinticuatro o descolonización,

señor Salim A. Salim, abogó por el fiel cumplimiento de las resoluciones. 3.192 y 3.292 de la Asamblea

General, ambas requiriendo la autodeterminación de la población y solicitando la celebración de un

referéndum en el territorio. «Él factor constante de la descolonización es el respeto al deseo del pueblo de

decidir su destino», dijo Salim. «Todo África —añadió— debe a este principio su independencia.»

El representante de Dahomei mostró, por su parte, la perplejidad de su país por el «acuerdo de Madrid», y

dijo que esta declaración era contraria a los principios antes defendidos y expresados en las resoluciones

de la O.N.U. Guayana, a su vez, dijo que el problema del Sahara era competencia exclusiva de la

Asamblea General y que la opinión de «ésta estaba claramente contenida en anteriores resoluciones.

Zambia expresó, «el carácter universal e indivisible» del principio de autodeterminación, y señaló que

una solución a la manera sugerida en el acuerdo de Madrid era «injusta e inadmisible» y «un grave

precedente en la historia de la autodeterminación de los pueblos». Madagascar, defendiendo también el

principio, de autodeterminación, atacó muy duramente la actual postura española, y Congo pidió el

respeto al derecho de la población a expresar sus deseos en un futuro referéndum.

En la sesión de ayer, sólo Jordania se unió a la postura anteriormente expresada ante la Comisión por

Mauritania. Lo que está en entredicho en la cuestión del Sahara —dijo el delegado jordano— es el

principio de la «integridad territorial» y el derecho de cada nación a conseguir su unidad nacional. El

Tribunal Internacional de Justicia —añadió— ha reconocido la existencia de datos históricos y de

vasallaje entre la población saharaui y el Reino de Marruecos y Mauritania. El «acuerdo de Madrid» no

hace más que reconocer estos derechos, añadió el representante de Jordania.

INFORMACIONES

 

< Volver