Sahara. 
 El Rey Hassan II propone que Francia, España y Marruecos formen una cohesión de intereses     
 
 Informaciones.    26/11/1975.  Página: 7-8. Páginas: 2. Párrafos: 18. 

SAHARA

El Rey Hassan II propone que Francia, España y Marruecos formen «una cohesión de intereses»

RABAT, 26. (Del enviado especial de EFE.)

En una rueda de Prensa, el Rey de Marruecos definió ayer como «ilimitadas» las posibilidades de

cooperación con España: «No habrá límites a nuestra cooperación, porque tendrá la dimensión de nuestras

ambiciones recíprocas», dijo el Monarca a 130 periodistas nacionales y extranjeros en su palacio real de

Rabat.

A la rueda de Prensa asistieron el hermano del Rey, Mulay Abdallah, y los miembros del Gabinete,

encabezados por su titular, señor Osman.

A una pregunta, el monarca marroquí analizó la situación del sur de Europa, después de la proclamación

del Rey en España, el arreglo de la cuestión del Sahara y la subida a la presidencia de Francia, el año

pasado, del señor Giscard d´Estaing.

«Digamos que la situación es más "homogénea" —afirmó—, tanto respecto a la forma de pensar como en

cuanto a la edad de los Jefes de Estado de los tres países, y sobre todo por el programa de objetivos a

alcanzar en la zona. París, Madrid y Rabat deberían formar no un eje o una coalición, sino una «cohesión

de interés» propuso Hassan II.

LA MARCHA

El Rey se declaró «más que satisfecho» de los resultados de la «marcha pacífica» que organizó sobre el

Sahara y que concluyó cuando hace dos semanas representantes de Marruecos, España, y Mauritania

llegaron a un «principio de acuerdo» en conversaciones mantenidas en Madrid.

Explicó el Rey porqué fueron precisamente 350.000 marroquíes los que encuadró para aquella invasión

sin armas del Sahara: «350.000 individuos son los que Dios nos da cada año como nacimientos y partí del

principio de que podíamos sacrificar en esta marcha, o por lo menos simbolizar en ella, la cosecha de

un año de nacimientos.» Dijo que había optado por organizar una marcha ante la alternativa «imposible»

de entrar en guerra con España, porque «España es más fuerte que Marruecos» y «una guerra no hubiera

resuelto nada», sobre todo porque la solución del conflicto hubiera pasado a las Naciones Unidas, a sus

«cascos azules» y a la división de las grandes potencias.

Precisamente, dijo el Rey, porque ni Marruecos ni España pertenecen a la O.T.A.N. o su contrincante

militar, el Pacto de Varsovia, fue más fácil encontrar una solución negociadora, «sin injerencias», al

problema del Sahara.

FUTURAS FRONTERAS

En medios diplomáticos se vaticina que Mauritania y Marruecos, al final del proceso de descolonización

del territorio, entrarán en conflicto por problemas de límites. Hassan II afirmó todo lo contrario.

«Respecto a la línea divisoria entre Mauritania y Marruecos —afirmó—, tengo que decirles que todavía

no está plenamente decidido ni definida. Pero, en todo caso, les puedo asegurar que eso no provocará ni la

más mínima fricción entre Mauritania y Marruecos.»

Sobre los yacimientos de fosfatos existentes en el Sahara, el Monarca alauita aseguró que «no tendrán el

mismo "status" jurídico que los marroquíes», que los explota actualmente un monopolio estatal (la O. C.

P.).

ACTITUD ESPAÑOLA

Un periodista francés hizo al Rey una pregunta capciosa sobre la supuesta actitud «zigzagueante» de la

diplomacia española en su enfoque del problema sobre la descolonización del Sahara.

El Rey fue rotundo: «No hubo nada de zigzag en la diplomacia española.» Lo que ocurrió, explicó, es

que, como en todas las negociaciones del mundo puede pasar lo que en una carrera de cien metros. Hay

tanteos de los primeros, rectificación a mitad de carrera, «pero lo que importan son los diez menos

finales, cuando lo que se trata es de tocar el pecho con la cuerda de meta».

ENFRENTAMIENTOS FRONTERIZOS

Por primera vez el Rey de Marruecos reconoció hoy que en la frontera entre Argelia, Marruecos y el

Sahara occidental ha habido enfrentamientos armados. Desmintió, sin embargo, que esos enfrentamientos

hayan sido una «guerra sorda».

«Es cierto y razonable que haya habido operaciones de seguridad al este del Sahara, pero nada mas. No es

una guerra como se define en Derecho internacional En cuanto a las víctimas, no son argelinos, sino

elementos que han querido separar su región de la madre patria Naturalmente hay heridos y muertos. Con

estas operaciones Marruecos no está haciendo más que cumplir su deber de instaurar la seguridad y

realizar su unidad territorial», afirmó.

El Rey pareció sugerir que los «elementos» con los que el Ejército Marroquí se esta enfrentando en esa

zona son activistas del Frente Polisario, un grupo de saharauis partidarios de la independencia del

territorio.

26 de noviembre de 1975

 

< Volver