Autor: Tarín Iglesias, José. 
   Los políticos catalanes, preocupados por el día después     
 
 Ya.    13/03/1986.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Los políticos catalanes, preocupados por «el día después»

Barcelona/Santiago Tarín

Joordi Pujol, presidente de la Generalitat, y Josep Tarradellas que le precedió en el cargo, coincidieron en esta ocasión. Ambos mostraron Su preocupación ante el resultado del referéndum. Los dos políticos fueron parcos en sus manifestacines, pero lanzaron mensajes en torno a lo preocupante de la convocatoria y advirtieron sobre la intranquilidad que ha supuesto para la política española.

Jordi Pujol acudió a votar poco antes de las diez de la mañana de ayer, en un colegio próximo a su residencia particular. El presidente de la Generalidad declinó comentar qué opción había escogido para su papeleta, pero rompió el silencio que mantuvo a lo largo de la campaña. El referéndum y lo que le ha rodeado es un espectáculo no positivo. No se tendría que haber convocado de forma confusa y partidista. Me entristece. Ha dividido el país.» De todas formas para Pujol puede tener una consecuencia positiva: Los políticos tenemos que pensar sobre una cosa preocupante, la forma de hacer política en este país, donde se tiende a situaciones límites que hacen el ambiente político absolutamente irrespirable. Se necesita una reflexión y una reconversión, pero sin hurgar más en las heridas que todos tenemos.»

Josep Tarradellas acudió en compañía de su esposa al colegio electoral y al escoger su voto protagonizó una anécdota. En principio no tuvo inconvniente en que se viera cómo cogía la papeleta del «sí», igual que su esposa. Sin embargo, cuando Televisión Española le solicitó que repitiera el gesto para filmarlo, contestó sonriendo que «el voto es secreto».

Bromas aparte, Tarradellas se mostró preocupado por el futuro de la política nacional. «Lo importante —dijo—, no es lo que se vota, sino lo que se haga después. Hoy empiezan unos días difíciles». Subrayó el político que de no ganar el "sí" «no espero nada agradable», para resaltar a continuación que «lo importante es no romper la unidad nacional».

Antonio Gutiérrez, del PSUC, también estaba preocupado por el día después, y opinó, tras votar, que todos los políticos, desde Fraga a González, pasando por Iglesias, tendrán que modificar su forma de actuar a la vista de los resultados. Raimon Obiols, líder del Partido de los Socialistas de Cataluña, destacó que nunca se ha producido una convocatoria a las urnas cuyo resultado a priori sea tan incierto. En Cataluña votaron tres ministros socialistas, Serra (Defensa), Majó (Industria) y Lluch (Sanidad). Y la guinda, como casi siempre, la puso el dirigente de Esquerra Republicana de Cataluña, Heribert Barrera, quien manifestó que «espero que González cumpla su promesa y mañana salgamos de la OTAN».

La mañana del referéndum amaneció en Barcelona con buen tiempo. El delegado del Gobierno en Cataluña, Francesc Marti i Jusmet, informó que la apertura de colegios se produjo sin alteraciones del orden público.

A las doce del mediodía se registró una participación del 17,40 por 100, mientras que a las dos de la tarde este muestreo alcanzaba el 27,30 por 100, según informó en rueda de prensa Marti i Jusmet. Estos índices se sitúan en niveles similares a los referendums de la Constitución y del Estatuto, pero por debajo de las elecciones autonómicas y legislativas.

 

< Volver