Autor: Simón Tobalina, Juan Luis de. 
 Referéndum. 
 España no desea vivir aislada     
 
 Ya.    14/03/1986.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

España no desea vivir aislada

JUAN LUIS DE SIMÓN TOBALINA

EL resultado del referéndum ha demostrado claramente que España no desea vivir en el aislamiento. Queda así definitivamente superado un largo período histórico —más o menos desde 1814—, durante el cual hemos permanecido solos, incomprensiblemente desvinculados de toda solidaridad con el mundo que nos rodea, del más próximo: las demás naciones latinas, y del un poco más alejado: Alemania, Gran Bretaña, toda América (incluida Hispanoamérica), etc. Tristes secuelas de ese aislamiento fueron la pérdida de los últimos —y entrañables— restos de nuestro imperio coíonial en 1898, sin que nadie levantase la voz en nuestro favor, y nuestra exclusión de los beneficios del Plan Marshall al término de la segunda guerra mundial.

El verdadero problema que se ventilaba en este referéndum era si España se sentía solidaria de Occidente, es decir, del mundo en que geográficamente y culturalmente nos ha situado Dios, o si preferíamos regresar hacia el aislamiento a que pretendían conducirnos los falsos neutralistas y «entusiastas» partidarios de una irrisoria «soberanía nacional» en la que ya sólo creen algunas tribus del África negra ilusionadas por e¡ hecho —indudablemente satisfactorio— de haberse liberado de una larga dependencia colonial.

Al votar sí a la permanencia en la OTAN, los españoles hemos votado no a la injerencia en nuestro destino de la Unión Soviética y de sus países satélites. Este resultado del referéndum no es como para que volteemos las campanas llenos de alegría, pero si para que tengamos la satisfacción de saber que estamos en nuestro sitio, sin ilusiones tontas, pero con el porvenir abierto a todas las solidaridades necesarias para vivir honrosamente en el puesto de alineados con todo el mundo libre, dispuestos a trabajar por la paz en todas las regiones del globo sin dejarnos engañar por el pacifismo que predica, pero que jamás practica, Moscú.

 

< Volver