Autor: Mellado Fernández, Miguel Ángel. 
 Referéndum: El juego de la ruleta en los partidos. 
 La posibilidad de sancionar a Izquierda Socialista divide al PSOE  :   
 La corriente crítica se reunirá en torno a Pablo Castellano. 
 Ya.    14/03/1986.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

La posibilidad de sancionar a Izquierda Socialista divide al PSOE

La corriente crítica se reunirá el sábado en torno a Pablo Castellano

La ejecutiva federal del PSOE examinará el lunes próximo los resultados del referéndum. Forzosamente será puesta sobre el tapete la actitud de los críticos de Izquierda Socialista durante la campaña atlantista,

considerada por algún alto dirigente oficialista del partido como «digna de expediente». La ejecutiva

federal está dividida entre los que quieren venganza y los más serenos

Madrid/M. A. Mellado

En las semanas previas a la celebración del referéndum, una pregunta obligada en et PSOE era el proceso que quedaría abierto de vencer el «no». Se habló de la segura convocatoria de un comité federal extraordinario, que podría dar paso al XXXI Congreso del partido. Existía hasta cierta curiosidad morbosa por conocer la redacción del programa electoral en el apartado de política exterior. Ante el dictamen de las urnas, y la confirmación, por tanto, del atlantismo del PSOE, la única duda es lo que hará la mayoría oficialista con los «díscolos» dirigentes de Izquierda Socialista.

El comportamiento de los dirigentes de la corriente crítica durante la campana del referéndum, que no se recataron en decir que votarían «no» a la permanencia y se negaron a participar en los ocho mil mítines y actos organizados por el PSOE en pro de la Alianza Atlántica, será forzosamente tratado en la ejecutiva federal próxima, convocada para el lunes. Algunos de sus miembros expusieron hace días que la actitud de la dirección de Izquierda Socialista, sobre todo de Pablo Castellano, que participó en televisión en un programa de los anti—OTAN, merecía un correctivo.

Dentro de la ejecutiva, entre los que podrían exigir un castigo ejemplar figuran Alejandro Cercas, Chiqui Benegas, secretario de organización del partido, y Guillermo Galeote, por citar tres nombres destacados.

Galeote, encargado del área de imagen del partido, ha manifestado en alguna ocasión, delante de periodistas, que los de «Izquierda Socialista son cuatro gatos; lo que ocurre es que hacen mucho ruido, y vosotros les dedicáis demasiado espacio». La coordinadora de la secretaría de organización del partido, Carmen Hermosín, brazo derecho de Benegas, manifestó que la actitud de Castellano era, en su opinión, susceptible de expediente.

Partidarios de la moderación

Frente a los que consideran que hay que «segar la mala hierba», como un destacado militante socialista comentaba la noche del referéndum en la sede del partido, hay otros más partidarios de la moderación y la concordia. Este sería el caso de Enrique Mágica Herzog, el que otrora fuera el número tres del partido, fustigado por socialdemócrata cuando en el PSOE corrían vientos más de izquierdas.

Carmen García Bloise, desbancada de la secretaría de Organización por Benegas, ha salido en más de una ocasión en defensa de los «críticos», alegando que en el Partido Socialista pueden coexistir posiciones diferenciadas. Incluso en el caso de que fuera planteada seriamente la adopción de medidas disciplinarias contra algunos miembros de IS, el propio Felipe González podría pedir moderación, consciente del coste político que supondría sancionar a un personaje tan relevante como Pablo Castellano.

Tres opciones ante el futuro

«Quizás ahora más que nunca, tras el triunfo de las tesis atlantistas del Gobierno y de la mayoría oficialista en el partido, algunos podrían estar dispuestos a ahormar, a homogeneizar el PSOE.» Esto expresaba ayer a YA un destacado dirigente de la corriente, que prefería ocultar su nombre «porque bastante enfilado estoy ya». «A eso que ellos llaman ahormar, homogeneizar, nosotros decimos depurar, purgar», añadía.

La dirección de Izquierda Socialista preparó el miércoles por la ncohe, en casa de Pablo Castellano, como informamos ayer, el contenido de la reunión que mantendrán et sábado con los representantes en toda España de la corriente. Los ánimos con que los convocados acudirán a este encuentro, sobre su futuro en el PSOE, son más bien pesimistas. Según ha podido saber este periódico, Izquierda Socialista está «amigablemente» dividida en tres sectores: los partidarios de disolver la corriente, los que defienden la acomodación a la situación del partido «pese a la derechización insoluble», dicen, y un tercer grupo, más minoritario, favorables de la ruptura.

Estos últimos consideran que «ha llegado el momento de dejar de servir de adorno en el partido, de ser el certificado de buena conducta del PSOE». Parece ser, incluso, que algunos de los rupturistas han celebrado conversaciones oficiosas con Alonso Puerta, ex teniente de alcalde del Ayuntamiento de Madrid, expulsado hace algunos años del PSOE.

Sin embargo los principales dirigentes de la corriente crítica, que recuerdan siempre que en e! XXX Congreso la lista de IS al comité federal obtuvo el treinta por ciento de apoyo de los delegados, son más favorables de abrir un proceso de discusión interna sin precipitaciones, de forma que hasta después de las elecciones legislativas próximas no habría una resolución definitiva.

«El sábado comienza el proceso de discusión, que ha de ser forzosamente largo y lo será si no hay excitaciones exteriores», señala un dirigente de Izquierda Socialista. Por el contrario, la apertura 1e expedientes por la mayoría oficialista que controla el PSOE aceleraría todo el proceso, hasta el punto que podría provocar una ruptura antes de las elecciones. Precisamente porque de este desgajamiento surgiría, seguramente, un partido socialista a la izquierda del PSOE, que competiría por el votante socialista en los próximos comicios, es lógico pensar que no se tomarán medidas disciplinarias inmediatas contra los críticos.

«El 12 de marzo ha quedado cerrado el círculo de una concepción del partido, que es la gran operación iniciada por Felipe González en 1974. Creo que no es un infundio afirmar que el PSOE ha pasado de la definición de partido de masas, para ser un partido de cuadros políticos institucionales», añade un miembro de Izquierda Socialista. Relacionado con esta definición, y con la experiencia en la reciente campaña del referéndum, añadía que «el PSOE es un partido en el que veinte minutos de TVE valen por doscientos mil militantes».

A la reunión del sábado, en la que no »e espera la adopción de medidas espectaculares, estarán presentes, seguramente, los diputados en el Congreso Carlos López Riaño, Néstor Padrón, José Luis Sánchez, Josep Pons, Eusebio Cano, Antonio Olivenza y Ramón Hernández. Este último se encerró recientemente con los mineros de Teruel para protestar contra unas medidas del Gobierno Socialista. También están convocados, entre otros, los senadores Joaquín Martínez Dormán, Cuña y Ladrón de Guevara.

Pudiera ser que algún destacado dirigente de la corriente siga los pasos de Luis Gómez Llórente. Como se recordará, el líder «natural» de Izquierda Socialista se marchó a casa al finalizar la legislatura anterior, desilusionado por las renuncias ideológicas dei partido que fundó Pablo Iglesias. «Tenenos que hacer de tripas corazón al ver imágenes en la tele como las del miércoles, festejando con güisqui en la sede del PSOE la permanencia en la OTAN.»

 

< Volver