Autor: Sosa, Carlos. 
   Canarias: el miedo a convertirse en una superbase militar     
 
 Ya.    14/03/1986.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Canarias: El miedo a convertirse en una superbase militar

Las Palmas/Carlos Sosa

Algunos errores de estrategia en la campaña socialista, la coincidencia de ésta con los carnavales de Las Palmas, la buena organización demostrada por colectivos y asociaciones pacifistas, así como el extendido miedo a la instalación de bases militares en las islas, son las causas de la derrota de la propuesta del Gobierno sobre la Alianza Atlántica en Canarias.

En la provincia de Las Palmas, donde el porcentaje de «noes» fue del 55,74 por 100, frente al 38,76 por 100 de «síes» (en Santa Cruz de Tenerife vencieron las tesis del Gobierno), el coordinador de la campaña socialista. Ángel Luis Sánchez Bolaños, cometió varios errores de estrategia. Entre ellos cabe señalar que el «slogan» adoptado a nivel nacional por su partido no tuvo su adaptación a las peculiaridades estratégicas canarias. Muchos criticaron a los socialistas que se pidiera un «sí» en las islas «por el bien de España».

Por contra, la campaña del «no», llevada por los partidos de izquierda (tres de ellos firmantes de un

pacto de Gobierno con el PSOE), los comités anti-OTAN y la comisión ciudadana por la paz estuvo mejor organizada y su «slogan», «Canarias vota "no"», caló más en los electores.

A estas consideraciones hay que unir el extendido temor a la instalación de una superbase militar en Arinaga (Gran Canaria), aunque las autoridades han desmentido en varias ocasiones tal posibilidad por falta de recursos económicos. Los canarios son conscientes de la capacidad geoestratégica del archipiélago, pero renuncian a la idea de que éste se convierta en un portaaviones.

Finalmente, y aunque parezca anecdótico, la coincidencia de la campaña electoral con los carnavales en Las Palmas ha reducido considerablemente las posibilidades de captación del votante indeciso, que prefería Irse a bailar a alguna de las verbenas organizadas diariamente que a un mitin del Partido Socialista. Los partidos de la oposición conservadora, sin embargo, valoran este «no» como un voto de castigo al Gobierno socialista de Jerónimo Saavedra.

 

< Volver