Autor: Martínez, Alberto. 
 Referéndum: el mundo económico celebra el Sí. 
 El presidente de ATT vendrá a Madrid el 7 de abril     
 
 Ya.    14/03/1986.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Viernes 14 de marzo de 1986

REFERENDUM: EL MUNDO ECONÓMICO CELEBRA EL «SI»

El presidente de ATT vendrá a Madrid el 7 de abril

Madrid/Alberto Martínez

Aunque sólo sea una coincidencia, una vez dilucidado el resultado del referéndum se ha sabido que el presidente de ATT vendrá a Madrid el próximo día 7 de abril a poner la primera piedra de sus futuras instalaciones en Tres Cantos. Probablemente coincidencias de este tipo volverán a producirse; «las multinacionales tecnológicas americanas dudosas, hasta ahora, a la hora de considerar a nuestro país como destino de sus inversiones han perdido sus argumentos», precisaba a YA un alto cargo de Telefónica, buen conocedor de lo duro que resulta negociar con los yanquis.

«Last but non least.» Al final, aunque no sea la menos importante de sus conclusiones, los banqueros —concentrados hoy, en la mayor parte de los casos, en reuniones habituales en las que a buen seguro se trató el resultado de la consulta— abordaron la lectura de las conclusiones políticas tras los resultados del referéndum. Siempre exigiendo. la más estricta confidencialidad, varias fuentes confesaron a YA su preocupación por el futuro de la Coalición Popular y en concreto de su líder. «Si del referéndum han salido todos tocados, Fraga lo ha sido en mayor medida. Los próximos 6 meses van a ser claves para el líder de la oposición.» La reflexión es tremendamente reveladora, máxime viniendo de los dueños de la financiación de cualquier campaña electoral.

José María Cuevas, que se encontraba en Bruselas la noche del referéndum con motivo de la presentación del Consejo Económico y Social, declinó hacer cualquier valoración de los resultados de la consulta. Por el contrario, sus colegas internacionales han sido mucho más explícitos y concretos. Los agentes de cambio y bolsa españoles habían recibido desde hace varias semanas gran cantidad de órdenes de compra, condicionadas al «sí» sólo en unos pocos casos, de modo que el parqué madrileño podría haberse desbordado contando sólo con las solicitudes de los Fondos de Pensiones ingleses y americanos. Según un analista bursátil madrileño, todos los especialistas Internacionales contaban con el «sí» desde hace varios días, y Francia, por ejemplo, dio órdenes de compra por valor de 1.000 millones de pesetas entre los días 12 y 13. Si se consideraran las dos semanas anteriores a la consulta, los ahorradores galos habrían canalizado hacia nuestro país y a través de este solo «broker» más de 2,500 millones de pesetas.

Continúa la euforia bursátil

La posible resaca económico-financiera que cabía esperar tras el «sí» a la OTAN no ha tenido lugar. La euforia bursátil de los primeros días de la semana ha continuado tras conocerse los resultados y sólo el Banco de España ha dado signos de cautela al subir en un octavo de punto el precio en las subastas de dinero día a día. Este signo, que puede ser considerado como el único no efectista, tiene sus razones, según el banco emisor, en la necesidad de aportar algo de sensatez a la economía. «De no ser así, caso de descontrolarse los caballos, podrían escapársenos los precios de las manos, con lo que dentro de unos meses habría que restringir la oferta monetaria, lo que sería más peligroso que el octavo de punto ajustado en el día de hoy», precisaban a YA fuentes del Banco de España.

Una lectura apresurada de los resultados del referéndum permitía prever a las instituciones financieras consultadas por YA que las próximas elecciones generales han quedado aplazadas por lo menos durante un período de 6 meses. Independientemente del desgaste electoral, que no se puede repetir tan pronto, banqueros e inversores estimaban que «el PSOE tiene que recoger ahora los resultados del ´boom´ económico. El paquete de medidas propuesto por Solchaga tendrá que empezar a producir efectos sobre el empleo a partir del verano, con lo cual en octubre el ánimo del electorado estará más optimista». Para banqueros y empresarios, las elecciones se han retrasado, con lo cual la actividad económica ganará en tranquilidad.

Para el mundo de la empresa, la bonanza política va a traducirse en una consolidación de la recuperación. La peseta está fuerte, la balanza de pagos apunta hacia un superávit de 2.500 millones de dólares como mínimo, las exportaciones seguirán ganando cuota de mercado y las compras de materias primas van a suponer este año un ahorro medio de por lo menos el 7 por 100.

 

< Volver