La campaña del referéndum. Ligero aumento de la credibilidad en las tres condiciones del Gobierno. 
 Cataluña y Euskadi dan el mayor nivel de sufragios negativos     
 
 El País.    06/03/1986.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

14 ESPAÑA

LA CAMPAÑA DEL REFERÉNDUM

POLÍTICA

Ligero aumento de la credibilidad en las tres condiciones del Gobierno

Cataluña y Euskadi dan el mayor nivel de sufragios negativos

Madrid

Las comunidades autónomas con menor número de habitantes parecen reflejar una tendencia más favorable al voto afirmativo en el próximo referéndum. El voto negativo aparece como dominante en el País Vasco, Cataluña, la Comunidad Valenciana y Madrid. En Euskadi se observa la máxima diferencia favorable al no, con un 52% de los encuestados que declara que votará negativamente, frente a un 12,7% que lo hará de forma afirmativa. Un 18,2% declara su intención de abstenerse, y un 14% permanece indeciso. Con la excepción de Galicia, puede afirmarse que las regiones predominantemente agrícolas son más favorables al sí que las más industrializadas.

Las distancias se acortan ya considerablemente en el resto de las regiones, aunque Cataluña ofrece también una diferencia de 19 puntos favorables al no.

El 41,3% se pronuncia por el voto negativo, y €1 22%, por el afirmativo. Un 15% piensa abastenerse, y un 18,4% permanece indeciso.

En Madrid, el 38% de los encuestados declara su intención de votar no; el 30%, de votar sí; el 15% se abstendría, y otro 15% se muestra indeciso.

Andalucía es, entre las comunidades con mayor número de habitantes, la que ofrece unas posiciones más equilibradas entre el sí —32,5%— y el no —34,6%—. La abstención en esta comunidad se sitúa en el 14,2%; y los indecisos, en el 17%.

La Comunidad -Valenciana acentúa más la diferencia favorable al no, con un 37,3% decidido a votar negativamente, y un 28,8%, afirmativamente. Es la comunidad que presenta el menor porcentaje de abstención declarada, con un 12,6%, y los indecisos llegan al 18,2%.

Galicia, por su parte, es la comunidad con una mayor abstención declarada —23,5%—, lo que concuerda con la tradición electoral de esta comunidad y con un seguimiento de la postura preconizada por Coalición Popular, como formación más votada en aquel territorio, donde el 30,9% afirmó que votaría en contra de la permanencia en la OTAN, y el 18,7%, que lo haría a favor. El porcentaje de indecisos es también muy elevado en relación con el resto de las comunidades, al situarse en un 25%.

Castilla-La Mancha es la comunidad que parece apuntar la postura más favorable al sí, con un 35,8% en esta dirección y un 21,6% en contra. La abstención declarada se sitúa en el 17%, y los indecisos, en un 23%.

Castilla y León ofrece un perfil diferente. El 34,1% sería partidario del no, y el 26,1, del sí. Los abstencionistas alcanzan el 19%, y los indecisos, el 17%.

Aragón presenta una tendencia similar a la de Andalucía, ya que el no supera tan sólo en tres puntos al sí. Canarias, por el contrario, ofrece una clara inclinación al voto negativo.

Hay que reseñar que el muestreo de la encuesta, al ser proporcional al número de habitantes por comunidad, ofrece una distribución de entrevistas que no permite reproducir datos fiables respecto a la intención de voto en las regiones con menor número de habitantes, y que los datos anteriores sólo son orientativos de las posibles tendencias, ya que los márgenes de error estadístico son elevados y restan fiabilidad a los porcentajes.

Por otra parte, los municipios con menor población ofrecen una postura más favorable al sí y aportan el mayor porcentaje de indecisos, en tanto que la diferencia hacia el voto negativo se acentúa en aquellos municipios de más de 300.000 habitantes, en una tendencia que permanece invariable desde el primer sondeo.

En otro orden de cosas, y respecto a las tres condiciones propuestas por el Gobierno en el preámbulo de la pregunta que se somete a referéndum, la opinión de los ciudadanos parece otorgar mayor credibilidad al Ejecutivo que la observada en el sondeo qiie se publicó el pasado día 9 de febrero; no obstante, sigue siendo mayoritaria la opinión de que ninguna de las tres se cumplirá.

Bases

El 47,4% de los encuestados no cree que se vaya a reducir la presencia militar de Estados Unidos en España pese a la permanencia en la OTAN, mientras que un 31,1% cree en esta reducción. En la encuesta anterior los porcentajes se situaban en un 56,7% y 22%, respectivamente.

El 47,5% —frente al 49,8% en el sondeo anterior— sigue pensando que España se incorporará a la estructura militar integrada de la Alianza, pese a la afirmación contraria del Gabinete, y un 25,1% confía en que se cumpla esta condición.

Por último, cree inevitable la instalación de armas nucleares en España el 49,8% de los encuestados, frente a un 28,1%. En la encuesta del 9 de febrero era un 56,2% el que no creía en la desnuclearización, frente al 22,1% que prestaba credibilidad a esa posibilidad.

 

< Volver