Autor: Urbano, Pilar. 
   Izquierda Socialista anuncia cisma     
 
 Ya.    09/03/1986.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

16 España

HILO DIRECTO

Izquierda Socialista anuncia «cisma»

PILAR URBANO

EL militante socialista ha venido padeciendo una auténtica presión de apelación personal y a domicilio. La llamada «a presentarse» en su agrupación local, hecha, de forma perentoria, desde cada ejecutiva regional; la carta del «compañero Felipe» y la que Ramón Rubial ha dirigido, uno a uno, a todos los afiliados. Carta noblota y patética en la que el presidente del PSOE explica, como algo coherente con la historia del partido, el esfuerzo de acomodar la doctrina a la realidad». Un socialista me comentaba:

«Aunque Rubial no lo menciona, es inevitable el recuerdo de un Largo Caballero que aceptó estar en representación de UGT en el Consejo de Estado del dictador Primo de Rivera..., ¿por qué nos sorprendemos de los pragmatismos acomodaticios de Felipe González?»

Izquierda Socialista se ha hecho oír a través de tres miembros destacados, Pablo Castellano, Carlos López Rlafto y Antonio García Santesmases, los tres mosqueteros def OTAN-NO, en las filas del PSOE.

Defienden «la última bandera que nos queda: la lucha contra la tensión de los bloques militares». López RIano ya ha dicho, y con publicidad, «si sale vencedor et SI la corriente —Izquierda Socialista— decidirá el día 15 si tiene o no sentido continuar dentro de un PSOE que se ha hecho atlantista...», y ello, con independencia de las actuaciones que se produzcan desde la dirección del partido: no podemos depender de presiones o represiones, de cargos o no cargos...», «estamos ante un problema de envergadura política, no de soluciones disciplinarias». Por su parte, García Santesmasea, que tiene una memoria prodigiosa, comenzaba así nuestra conversación telefónica: «Como te iba diciendo..., el 21 de diciembre, ¿recuerdas?, hay que esperar a ver los resultados de las urnas. Si gana el SI tendremos que tomarnos unas largas vacaciones, en el invernadero de la reflexión..., quizá para decirte a Felipe González y a Alfonso Guerra: «Señores, el partidoPes suyo; pero no podemos hacer nuestro su proyecto..., así que vamos a situarnos como ciudadanos libres: unos se alinearán con los vencedores y otros nos iremos con los vencidos.» Le pregunté, es claro, cuál sería la postura de IS si despuntaban los «noes». Me manifestó que incuestionablemente tendría que producirse un debate serio y definitivo dentro del PSOE: «Uno, por que se habría demostrado que, algo de razón teníamos..., y dos, porque Felipe González tendría que hacer realidad su compromiso verbal de vincularse moral y políticamente con el resultado del referéndum, que ya de ningún modo puede ser meramente consultivo: eso sería burlarse de un pueblo al que se le pide opinión.» Me reveló una afirmación de Tierno, que yo no conocía, y que, al parecer, hizo pocos meses antes de morir, en el contexto de una entrevista: «El resultado —dijo el "viejo profesor"— ha de ser no sólo moralmente vinculante, sino éticamente coactivo.» Y bien, Izquierda Socialista plantearía como conditio-sine-qua-non para permanecer en el PSOE, «que, sí sale triunfante el NO, aunque sea por un voto, hay que denunciar el Tratado de Washington inmediatamente, sin necesidad de disolver Cámaras, porque sobre el parecer del Parlamento está la voluntad popular expresada en directo». Y a continuación, «envainarse el neoatlantismo que han propugnado, y asumir el NO en el programa del PSOE». Y vuelve a cerrarse el círculo: «Si arguyendo intereses nacionales o tensiones o costos internacionales, insisten en mantener el OTAN-SI, pese al resultado de la consulta, quizá entonces algunos haremos las maletas..., ¿qué sentido tendría permanecer?» De los diez mil militantes del PSOE que se agupan en IS, ¿cuántos estarán dispuestos a «unas largas vacaciones... con los vencidos»?, ¿cuántos arriarán su bandera para seguir, «pragmáticos», al cobijo de los vencedores?

A partir dei 15-M, o reconversión..., o cisma.

 

< Volver