Autor: Gómez, Carlos . 
 Los socialistas se preparan ante la eventualidad de una disolución anticipada de las Cortes. 
 El PSOE no hará ninguna promesa concreta en su próximo programa electoral     
 
 El País.    23/02/1986.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

EL PAÍS, domingo 23 de febrero de 1986

LA CAMPAÑA DEL REFERÉNDUM

ESPAÑA

Los socialistas se preparan ante la eventualidad de una disolución anticipada de las Cortes

El PSOE no hará ninguna promesa concreta en su próximo programa electoral

CARLOS GÓMEZ, Madrid

El programa del PSOE para las elecciones generales de 1986, que se encuentra muy avanzado y podría estar terminado en tos primeros días de mayo, no contiene ninguna promesa cuantificada como las incluidas en 1982 (número de puestos de trabajo a crear, referéndum sobre la OTAN...) y rehuye cualquier compromiso temporal sobre el envió de proyectos legislativos concretos a las Cortes. El programa socialista, en sus distintas áreas, se está vertebrando en torno a tres ideas-testigo: nuevas tecnologías, incorporación a Europa y consolidación de la tarea realizada por el Gobierno socialista en la primera legislatura.

El PSOE está estudiando la incorporación a su programa de algunas medidas concretas que mejoren la relación Administración-ciudadano y que puedan actuar de gancho electoral.

La redacción de este programa, que se inició en noviembre y ha cubierto ya prácticamente dos de las tres fases de elaboración previstas, no se ha interrumpido como consecuencia de la convocatoria del referéndum sobre la OTAN. Se están cumpliendo los plazos previstos, y éstos, pese a que públicamente el Gobierno haya insistido en que no incluye la hipótesis de perder el referéndum o de adelantar las elecciones, permiten al PSOE tener listo el programa para una posible comparecencia a las urnas en junio (los fontaneros del vicepresidente Alfonso Guerra, que están participando muy directamente en la elaboración del programa, trabajan con el horizonte temporal de que las generales puedan celebrarse el 22 de junio).

Manuel Chaves, secretario de Relaciones Institucionales del PSOE y responsable máximo de la elaboración del programa electoral para 1986, interrogado sobre esta posibilidad, manifestó: "Yo oficialmente tengo que decir que el programa no tiene fecha prevista de terminación. Queremos que esté listo para el verano, pero si hubiera que acelerar su conclusión, no habría ningún problema para hacerlo".

Junto a Chaves, como segundo responsable de la elaboración del programa electoral, figura Francisco Fernández Marugán, considerado como la mano derecha de Alfonso Guerra y el jefe de la fontanería de la Moncloa.

Tres fases

Los trabajos de elaboración del programa electoral se iniciaron en la segunda quincena de noviembre y se dividieron en tres fases diferenciadas. La primera fase, que concluyó a finales de enero, y cuyo balance son dos amplios tomos de más de mil páginas, consistió en una evaluación política de carácter muy crítico (de ahí que se haya restringido al máximo su difusión dentro y fuera del partido) del cumplimiento del programa electoral de 1982: errores cometidos y ritmo de puesta en práctica del mismo. Inmediatamente se inició la segunda fase, que concluye ei 28 de febrero y que se ha articulado en torno a una treintena de comisiones de trabajo, que ha consistido en la concreción de las ideas y principios que deben informar en cada una de las áreas (economía, sanidad, educación, defensa...) la redacción concreta del programa.

Cerca de la mitad de estas comisiones habían entregado ya sus trabajos el jueves pasado y el resto lo hará a lo largo de la próxima semana. Estos grupos de trabajo están integrados por seis o siete personas, unas procedentes del partido y otras de la Administración, aunque los distintos ministerios están elaborando también sus propios programas para una segunda legislatura.

A lo largo de enero y febrero, de forma paralela a los trabajos de las distintas comisiones redactoras, se han ido convocadando y celebrando reuniones amplias en la sede central del PSOE y en Galapagar, abiertas a cargos públicos y expertos no afiliados, para tratar asuntos específicos (empresa pública, financiación, política institucional...) de cada una de las áreas del programa electoral.

Reuniones bilaterales

La tercera fase consistirá en reuniones bilaterales entre la comisión redactora del programa electoral y cada uno de los ministerios para hacer compatibles los trabajos elaborados por cada uno de ellos en cada área respectiva y fijar definitivamente el texto que pasará a integrar el programa 1986-1990. Las posibles discrepancias serán resueltas por la vicepresidencia del Gobierno. El programa definitivo podría ser aprobado en mayo por un comité federal del PSOE y enviado a la imprenta, y de ahí a las distintas federaciones y agrupaciones con tiernpo suficiente para una campaña electoral en junio.

La redacción del área económica ha estado coordinada directamente por Manuel Chaves y Francisco Fernández Marugán; la de industria, por Eugenio Triana; la de energía, por Matilde Fernández; la de agricultura, por Gonzalo Aguilé, y la de educación, por Marcial Mateos.

 

< Volver