Autor: Acedo, Francisco . 
   Carmen Romero, estrella del encuentro de mujeres del PSOE  :   
 Mi marido vive con preocupación estos días. 
 ABC.    09/03/1986.  Página: 23. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

NACIONAL

DOMINGO 9-3-86

Carmen Romero, «estrella» del encuentro de mujeres del PSOE

«Mi marido vive con preocupación estos días»

Málaga. Francisco Acedo

La esposa del presidente del Gobierno, Carmen Romero, se convirtió en «la estrella» del masivo encuentro de mujeres socialistas organizado por el PSOE en Torremolirtos. Aunque su presencia en el Palacio de Congresos y Exposiciones era a simple título de militante, fue recibida con sones de sevillanas, aplausos y vivas.

La mujer de Felipe González, en rueda de Prensa, reconoció que su marido está viviendo estos días de campaña con preocupación y defendió la presencia de España en la Alianza Atlántica.

«Está preocupado igual que todo e) mundo lo está. Es lógico —dijo- porque es un debate muy importante, y realmente el proyecto europeo no se concibe en parcelas, sino globalmente.»

Respecto a la situación de la mujer y la atención que presta el PSOE a esta cuestión, Carmen Romero señaló: «Yo creo que dentro del Partido Socialista se está abriendo un debate interesante sobre el lema de la mujer. En ese sentido, el acto celebrado hoy es muy importante porque crea la conciencia en el partido de que realmente este asunto hay que abordarlo en serio.»

La esposa del presidente del Gobierno explicó así sus ideas sobre el feminismo: «Yo no entiendo el feminismo más que como una colaboración de los hombres y las mujeres al progreso social. No entiendo un movimiento que margine a los hombres, no me lo explico.»

El «encuentro», al que acudieron unas dos mil personas de toda Andalucía, se organizó con motivo del Día Intemacionaf de la Mujer Trabajadora, pero se convirtió, poco a poco, en un acto más de apoyo a la permanencia de España en ta Alianza Atlántica. La organización del PSOE estuvo a la altura de sus mejores momentos, con un centenar de autobuses especialmente fletados para ta ocasión, que transportaron gratuitamente a los militantes desde las ocho provincias andaluzas. Sin embargo, su llegada a Torremolinos provocó un enorme colapso en el tráfico por lo que el acto se inició con una hora y media de retraso sobre el horario previsto.

Entre los asistentes al acto se encontraban, además de todos los cargos femeninos del PSOE, el vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, quien no reflejó el protagonismo de otras veces,

y el presidente de la Junta de Andalucía, José Rodríguez de la Borbolla.

El acto duró aproximadamente hora y media, bajo el lema de «mujer, toma partido, que no se le escape Europa». Se utilizaron todas las salas del Palacio de Congresos, prácticamente abarrotado de público e, incluso, en algunos se recurrió a los circuitos cerrados de TV. Intervinieron inicialmente la parlamentaria autónoma de Málaga Dolores Sánchez, la ex concejala de la Junta de Andalucía Amparo Rubiales y Mana Izquierdo Rojo.

En el capítulo de oradores masculinos, José Rodríguez de la Borbolla habló del Día Internacional de la Mujer Trabajadora y del futuro de la mujer: «Hay que conquistarlo con un gran salto y gran parte de esto dependerá de nuestra postura er el mundo y por eso hay que votar el "sí" para no perderla.» Instó al «sí» a la OTAN para salir de la crisis económica y mejorar tas condiciones de vida en España

Por su parte, cerró el mitin Alfonso Guerra, más distendido que en otras ocasiones y que tocó profundamente el aspecto femenino de la jornada con datos sobre la presencia de la mujer en los últimos años: «Vertiginosamente sube la condición de la mujer, pero persiste todavía la marginactón.

La figura del día

CARMEN ROMERO

La esposa del presidente del Gobierno, doña Carmen Romero, fue ayer la auténtica estrella del «encuentro de mujeres socialistas», que se celebró en Torremolinos, organizado por el PSOE, en el Palacio de Congresos y Exposiciones de esa localidad malagueña. Aunque su participación se limitó, como simple militante, a declarar que su esposo está muy preocupado con el referéndum, la esposa de Felipe González oscureció, con su sola presencia, la figura de Alfonso Guerra, cuya llegada al edificio fue eclipsada por el recibimiento tributado a doña Carmen, con palmas por sevillanas.

 

< Volver