Autor: Prados de la Plaza, Luis. 
   Sueño de una noche de referéndum     
 
 ABC.    10/03/1986.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Contraventana

SUEÑO DE UNA NOCHE DE REFERENDUM

VENIA roto del último tramo de la campaña. Se levantaba sonado, diciendo sí a todo, reconociendo el cambio -«sí, señores, hemos cambiado: ¿y qué pasa?»-, dispuesto a lanzarse otra vez para aupar con su voz y su esfuerzo el clima del mitin número diez. Era una carrera contra obstáculos. Todos los días había discusiones, silbidos y manifestación enfrente. Para contrastar opiniones y entrenarse en la dialéctica acudía a una serie de almuerzos concertados. Era la hora de convencer, aunque cada vez costaba más trabajo. Tampoco ayudaban las estadísticas nada. Todo parecía ponerse en contra, a pesar de pue era sencillo.

Pues ya digo que venía roto y se acostaba pensando en el programa de la jornada siguiente, además de repasar tos tropiezos del día, las dificultades más claras para convencer y los argumentos que debería manejar ante futuros compromisos. Una cosa tenía demostrada: el rechazo más numeroso venía de la famosa pregunta, y así se hacía patente en cada conversación, en cada pregunta después de los discursos, en cada grito de la manifestación. Por eso había acudido a su clase y había ensayado entre sus alumnos el juego y el concurso de una fórmula para la consulta. ¡Ay, si le hubiesen dejado a él!... Pero se adelantaron en el partido y no le hicieron caso. Ya era tarde, pero de todas maneras remató su idea y escuchó democráticamente el referéndum de toda la clase, alumnos adultos y muy preparados políticamente, alumnos suyos al fin y al cabo que llevaban más de un mes preparando el trabajo de actualidad. No había podido dedicarles mucho tiempo, con tanto mitin, bien que prometiera asistir al resumen de la lección y discutir con todos ellos la redacción final de la pregunta, elaborada por el mejor grupo de sus alumnos.

-De modo que para ustedes la consulta podría haberse hecho así...¿Quiere usted leer, por favor?.

Una señorita fue la encargada. Se puso en pie e inició la lectura:

«El Gobierno, que ha considerado conveniente el triunfo de los tres clubs españoles que todavía continuaban en las competiciones europeas de fútbol, se felicita por estos éxitos donde, además, no se encajó un sólo gol en contra. La eliminatoria, para los intereses nacionales, se establece en los siguientes términos:

1." Que sean cuales fueran los resultados de vuelta, por muy adversos que pudieran producirse, el servicio militar de los españoles no excederá de tres meses.

2.° Se mantendrá la certeza de que Uli Stielike, por madridista que haya sido, es alemán de Alemania aunque esté autorizado a pisar territorio español.

3.° Que la tortilla de patatas seguirá haciéndose con cebolla, aunque sea posible su reducción progresiva.

En relación con esta decisión, responda a esta pregunta:

¿Es usted partidario de los gnomos?»

Grandes gritos de entusiasmo, locas carreras de todos los que se agolpaban para votar, le sorprendieron al despertarse, agitado, casi cayéndose de la cama y con la cabeza como un bombo.

Luis PRADOS DÉLA PLAZA

 

< Volver