Autor: Campmany y Díez de Revenga, Jaime. 
   La calculadora     
 
 ABC.    10/03/1986.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

OPINIÓN

ABC/13

Escenas políticas

LA CALCULADORA

Los Reyes Magos le pusieron a don Felipe González algunos volúmenes de «Mortadelo y Filemón»

intentaron complacer, sin duda, mucho más las inclinaciones y gustos del presidente que sus necesidades.

Tenían que haberle regalado una calculadora. Los japoneses están haciendo muchas de ellas, pequeñísimas y planas, que pueden ser portadas en la agenda de bolsillo y que no abultan más de una tarjeta de visita. Ahora estamos pagando las consecuencias de aquel error.

Estamos sufriendo una política, interior y exterior, que parece dirigida por esos dos personajes. Estamos regidos y gobernados por Mortadelo y Filemón, y ía vida política se ha convertido en un cómic. Todo lo que hacen esos dos desdichados personajes les sale mal. Dicen, por ejemplo: «Esto es muy importante; es más, se puede decir que esto es muy importante.» Eso es, más o menos, lo que nos están diciendo en la campaña del referéndum. Primero meten la pata y después nos piden lastimeramente que les saquemos las castañas del fuego porque esto es muy importante.

¡Y claro que esto es muy importante! Pero han jugado la pillería de hacer que lo importante sea mucho más importante para ellos, y para sus posiciones de partido, que para todos tos demás españoles, y ahora quieren que votemos el «trágala» asustándonos con el cuento de que viene el coco. ¡Pues que venga el coco, mamá, que venga el coco! Porque ha llegado el momento en que lo más importante para España tal vez sea, no el hecho de quedarnos en la OTAN, o de progresar -como ellos dicenen nuestras relaciones con Europa, sino que lo más importante, hoy por hoy es que estos chicos dejen de gobernar y aprendan a hacer los experimentos con gaseosa y no con los intereses generales y con la política de Estado.

Dice ahora don Carlos Solchaga que la convocatoria del referéndum ha sido otro «error de cálculo».

¡Caray con los errores de cálculo de estos chicos! A ver, que les regalen urgentemente una calculadora.

La única razón para convocar el referéndum que hasta ahora les hemos oído es que, en los sondeos previos, había más españoles que querían esa celebración que los que la rechazaban. ¡Toma! ¡Pues claro! Los que ya estábamos de acuerdo conque España perteneciese a la OTAN no veíamos la necesidad de ningún referéndum, y nos desinteresábamos de ese asunto o nos mostrábamos contrarios a la celebración.

Los que decían con entusiasmo que se convocara eran, precisamente, los que estaban deseando votar que «no». ¿Qué se había creído don Felipe, que los españoles pedían un referéndum para decirle que «sí» a él, con el pretexto de la OTAN, y hacerle vencedor de un referéndum con los votos de la izquierda y la derecha, en vísperas de elecciones generales?

Calculan mal los puestos de trabajo, calculan mal los efectos y los resultados del referéndum, calculan mal tos desprecios a nuestros aliados occidentales y calculan mal las consecuencias de las leyes. Pues ¿qué cosa calculan bien estos muchachos? Como no sea que calculen bien sus propios ingresos...

Y a lo mejor han calculado mal también las presiones que están ejerciendo sobre los celtiberos. Aprietan las tuercas a todo lo que pueden, desde los banqueros a tos artistas, y nos enseñan el coco de la pobreza, como si la pobreza no la hubiesen traído ellos, a pesar de los cuatro años que estamos ya en la OTAN.

Con esas presiones han querido utilizar toda la artillería gruesa, pero ya hay muchos obuses que les han salido por la culata.

Jaime CAMPMANY

 

< Volver