Prensa extranjera. 
 Los ojos de la OTAN, puestos en España     
 
 ABC.    11/03/1986.  Página: 18. Páginas: 1. Párrafos: 2. 

18/ABC

Prensa extranjera

Los ojos de la OTAN, puestos en España

Desde la fundación de la OTAN, en 1949, esta es la primera vez que se consulta en referéndum nacional al pueblo si desea o no seguir formando parte de esta organización militar. Y, de resolverse por la retirada, sería también la primera vez que un país integrante la abandona después de haber pertenecido a ella. El presidente González está viendo que, a pesar de su campaña frenética en favor del «sí», una mayoría del pueblo español es partidaria de la salida. De llevarse ésta a efecto, sería un reto de proporciones incalculables para el futuro de la OTAN. Si es éste el caso, son muchos los que piensan que, tanto el presidente González como su Gabinete en pleno, deberían presentar la dimisión después de conocer la resistencia del pueblo español a sus deseos explícitos de permanencia en la OTAN. (...). El presidente González ha mantenido impertérrito su palabra de seguir la voluntad del pueblo español expresada en las urnas. De todos modos, no faltan quienes opinan que, en el caso de una votación negativa, Felipe González y su Gobierno buscarán el modo de hacer que los españoles reconsideren una vez más su decisión hasta el momento de las elecciones generales del próximo octubre. Otros piensan que la actitud más lógica sería la de retirarse con todo su Gabinete. De cualquier forma, se especula que, tras el controvertido referéndum, podrá seguir una crisis en la política española. Los países integrantes de la OTAN están hoy con los cinco sentidos puestos en España por la posición estratégica que ocupa, pendientes de los resultados del referéndum y de las consecuencias que ellos pudieran traer respecto a las bases norteamericanas instaladas en la península ibérica. No cabe duda de que su situación hace de España una plataforma imprescindible hoy para la OTAN. Caso de llegar a realizarse su salida, la Unión Soviética la aprovecharía al máximo para sus propios intereses políticos y podría tener también vidriosas repercusiones psicológicas sobre Grecia y Dinamarca, miembros que mantienen ahora algunas desavenencias con la Alianza.

Yomiuri. Tokio.

 

< Volver