El presidente del Gobierno propone un consenso en política exterior     
 
 Ya.    13/03/1986.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

YA

Jueves

13 de marzo de 1986

ESPAÑA

9

Tranquilidad y normalidad en toda España durante la jornada

• El País Vasco «castigó» en las urnas

• Galicia, en cabeza de la abstención

• Hilo directo del Presidente González con sus aliados

• Satisfacción mundial por la decisión de los españoles

• Bautismo de urna de jóvenes famosos

INFORMACIÓN SOBRE EL REFERENDUM EN PAGINAS 9 A 19

El Presidente del Gobierno propone un consenso en política exterior

«El resultado ha sido un éxito del pueblo español y significa un mayor arraigo de la democracia»

El Gobierno defenderá las aspiraciones de paz y progreso del pueblo español en el marco de la voluntad expresada en las urnas y centrará sus esfuerzos en conseguir el consenso con el resto de las fuerzas parlamentarias que considera necesario para consolidar esta política. Este fue el mensaje lanzado anoche por el Presidente del Gobierno

Madrid/Y A

A las once menos veinte de anoche, el Presidente del Gobierno español, Felipe González, se presentaba ante las cámaras de Televisión desde su despacho de la Moncloa para asegurar en un tono sereno, pero rotundo, que la política de paz y seguridad «queda asegurada por el apoyo maypritario de nuestro pueblo.» Un pueblo, sobre el que recae en exclusiva, a juicio del jefe del Gobierno, «el éxito de referéndum». Para Felipe González esto queda subrayado por el hecho de que la consulta ha estado presidida por un clima de «convivencia pacífica y tranquilidad ejemplar».

«El desarrollo del referéndum —subrayó— es positivo para nuestra democracia. Al margen del resultado, cada vez que se celebra una nueva consulta con plena normalidad y con alta participación se consigue un mayor arraigo de nuestro sistema de convivencia libre y pacífica.»

Sin duda, las palabra «paz» «mandó» en el primer mensaje de Felipe González a la nación una vez despejada la principal incógnita de este referéndum. El Presidente aseguró que el Gobierno ratifica su voluntad de desarrollar «una activa contribución al mantenimiento de la distensión y la solución pacífica del los conflictos del mundo», pero también tiene la convicción de que es necesario un consenso con el resto de las fuerzas políticas con representación parlamentaria para conseguir consolidar esta política, y según Felipe González, no se escatimarán esfuerzos para lograr este consenso.

El Presidente del ejecutivo subrayó que la importancia del resultado de esta consulta se asienta también en la «confirmación del camino de convivencia, paz, democracia y progreso emprendida por España desde hace una década. Este resultado —dijo— nos permitirá seguir participando activamente en los órganos de ¡a seguridad europea y occidental».

En esta breve intervención, Felipe González quiso dedicar también unas palabras a «los ciudadanos que de buena fe han apoyado la opción que ha resultado minoritaria en este referéndum y que comparten los valores de la paz, de la democracia y del progreso», para asegurarles que estas aspiraciones van a ser defendidas en el marco de la política «de paz y de seguridad», que «se ha visto respaldada por la mayoría del pueblo». Asimismo, el Presidente del Gobierno no dejó de expresar su confianza en que el resultado de la consulta sea aceptado con «responsabilidad, civismo y serenidad» por todos los ciudadanos, independientemente de cuál haya sido su voto.

El tiempo primaveral facilitó la participación

Con un tiempo primaveral en casi todo el país, una participación elevada y sin que se registrasen incidentes graves, millones de españoles acudieron ayer a las urnas para ratificar la permanencia de España en la Alianza Atlántica. La absoluta normalidad y una participación del 60 por 100 fueron las notas dominantes de la jornada, según destacó el ministro del Interior, José Barrionuevo. Este subrayó el talante pacífico demostrado por los españoles en la jornada electoral de ayer y resaltó la ausen? cia de incidentes y el elevado porcentaje de participación —60 por 100—, que comparó con los de las elecciones posteriores a 1977.

Una hora antes del cierre de los colegios electorales, el ministro del Interior hizo, no obstante, un llamamiento para que los ciudadanos que no lo hubieran hecho todavía acudieran a votar.

Cerca de 100.000 efectivos de las fuerzas de seguridad del Estado vigilaron desde primeras horas los alrededores de los colegios electorales y centros oficiales para velar por el orden y la normalidad en el desarrollo de la consulta. El único incidente ocurrido en Madrid se registró en la mesa donde iba a votar el ministro del Interior, José Barrionuevo, que no pudo abrir sus puertas hasta las 11,15 horas por falta de papeletas y de actas, que habían sido llevadas a otro centro por error.

González levantó gran expectación

La mayor concentración de curiosos se dio a primera hora en el colegio electoral del barrio de Moncloa, donde docenas de periodistas vieron votar al Presidente del Gobierno, Felipe González, en una mesa que presidía Adriana Fraga, la hija del líder de la oposición. «El destino está en manos de los ciudadanos en el día de hoy», comentó Felipe González. En la mesa donde votó el Presidente, en el colegio del Buen Consejo, de Madrid, ganó el «no» al «sí» por una diferencia de 97 a 90.

También en Madrid votaron la mayoría de los ministros y algunos defensores del «no», como Antonio Gala, Ramón Tamames, Dolores Ibárruri (Pasionaria) y Santiago Carrillo. Entre los ministros lo hicieron el de Asuntos Exteriores, Francisco Fernández Ordóñez; de Interior, José Barrionuevo; de Economía, Carlos Solchaga; de Justicia, Fernando Ledesma, y de Cultura, Javier Solana. El despiste lo protagonizó el escritor Antonio Gala, presidente de la Plataforma Cívica para la salida de España de la OTAN, que se olvidó el carnet de identidad en casa.

Fiesta en la sede del PSOE

Los militantes y altos cargos del PSOE comenzaron poco antes de la diez de la noche a descorchar las primeras botellas de champán en la sede del partido, al tiempo que los monitores de televisión confirmaban la victoria del Gobierno en el referéndum sobre la permanencia de España en la Alianza Atlántica.

El líder de la oposición, Manuel Fraga, se declaró satisfecho por el «triunfo de la abstención» registrada en el referéndum de ayer. En una rueda de prensa celebrada en la sede de Alianza Popular, Fraga aseguró que más de once millones y medio de electores se abstuvieron de ir a las urnas, como propugnó Coalición Popular y que «en ningún caso» hubo antes en la España democrática una votación nacional con menos índice de participación.

En Andalucía, la participación se vio favorecido por el tiempo primaveral. La mayoría de los políticos depositaron su voto a primeras horas de la mañana. El vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, mostró sonriente su papeleta con el voto afirmativo y dijo que en este referéndum no hay triunfadores.

En Castilla-León, el presidente de la Junta, Demetrio Madrid, y los consejeros del Gobierno autónomo y gobernadores civiles de las nueve provincias votaron antes del mediodía. En Valencia, la jornada transcurrió con absoluta normalidad y prácticamente la totalidad de las 3.613 mesas electorales quedaron constituidas a su hora, registrándose sólo el retraso en una mesa de Benifayó (Valencia).

Moran: «El Gobierno ha cumplido»

El ex ministro de Asuntos Exteriores y hoy embajador de España ante las Naciones Unidas, Fernando Moran, declaró al corresponsal de RNE en Nueva York, que «creo que hay que destacar que el Partido Socialista y el Gobierno han cumplido con un compromiso que tenían con el electorado, un compromiso no fácil que se ha llevado a cabo con decisión y creo que con suficiente claridad». «Pienso —añadió— que el sistema de partidos no ha salido dañado con la consulta porque el PSOE ha cumplido con su programa, con su electorado, con el país, y, por otra parte, la derecha tampoco ha salido tan derrotada del referéndum. Si hubiera habido una fácil victoria de uno u otro, hubiese dañado al sistema de partidos, que es lo mas importante en la construcción democrática».

 

< Volver