Referéndum: en cuatro autonomías triunfó el No. 
 Cataluña: Los partidos interpretan a su aire el resultado  :   
 Tanto Roca como Obiols se sienten triunfadores tras la consulta. 
 Ya.    13/03/1986.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

REFERENDUM: EN CUATRO AUTONOMÍAS TRIUNFO EL NO

Cataluña: Los partidos interpretan «a su aire» el resultado

Tanto Roca como Obiols se sienten triunfadores tras la consulta

Barcelona/Y A

Los distintos partidos catalanes evalúan de manera muy distinta los resultados del referéndum en la comunidad autónoma. En general —y siguiendo la tónica del resto del Estado—, todos se consideran «ganadores» apoyándose ora en los resultados generales, ora en los de la región.

Cataluña registró una victoria del voto negativo en una jornada electoral caracterizada por la ausencia de incidentes y un índice de participación similar al de otras consultas. De acuerdo con los datos facilitados por el Gobierno Civil de Barcelona, con más del 80 por 100 de los votos escrutados, se produjo una victoria del «no», con 1.135.479 votos que constituyen el 50,50 por 100, frente a 1.026.730 votos afirmativos, que suponen un 43,74 por 100. Los votos en blanco fueron 118.634, un 5,05 por 100, y los nulos 16.741, el 0,71 por 100.

Tras la jornada electoral, los principales dirigentes políticos catalanes destacaron la victoria del «no» en la consulta en la comunidad autónoma, aunque, en el caso del PSC, expresaron su satisfacción por el triunfo del voto afirmativo que consagra la permanencia de España en la Alianza.

Miguel Roca, secretario general de Convergencia Democrática de Cataluña, subrayó que del resultado del referéndum se desprende «un importante rechazo popular a la actuación del Gobierno socialista». El dirigente del Partido Reformista confirmó que un alto porcentaje de militantes de COC habían votado «no» como castigo al Gobierno del PSOE, «aunque lo han hecho desde su propia libertad y sin presiones de ningún tipo». También lamentó que «muchos ciudadanos de Cataluña hayan padecido un auténtico trauma, al sacrificar el espíritu europeísta y atlantista en beneficio de una manifestación que han considerado prioritaria en defensa de Cataluña y de su autonomía».

La respuesta de los ciudadanos catalanes, según Roca, no se puede confundir con «una posición antiatlantista, porque en realidad es un rechazo al estilo de gobierno del PSOE».

Lectura muy distinta es la realizada por el primer secretario del PSC, Raimon Obiols, quien dijo que la victoria del «sí» no era el triunfo del Gobierno, sino «de la responsabilidad de los ciudadanos y de la opción europea». Más adelante calificó de «nítida» la ventaja del «sí»

y aseguró que el «satisfactorio nivel de participación corrobora el deseo de los ciudadanos de opinar sobre la OTAN».

El dirigente socialista puso de relieve, ante la victoria del voto negativo en Cataluña, que «en esta comunidad, ha sido necesario luchar contra la indefinición de CDC; será muy difícil entender el despropósito de su decisión».

En línea similar, el alcalde de Barcelona, Pasqual Maragall, destacó la importancia del índice de participación ciudadana, y afirmó, tras conocer los resultados, que se han cumplido sus pronósticos, aunque reconoció que en la Ciudad Condal ha ganado el «no».

Por su parte, el portavoz de Coalición Popular en el Parlamento de Cataluña, Jorge Fernández Díaz, se mostró «moderadamente satisfecho» por el resultado afirmativo de la consulta. Mientras, el secretario general del PSUC, Antoni Gutiérrez Díaz, lamentó que «el miedo y las amenazas proyectadas por el PSOE en la campaña electoral hayan sido factores decisivos para el triunfo del voto afirmativo», y reafirmó que el hecho de que haya ganado el «no» en algunas comunidades autónomas «obliga al Gobierno a comprometerse en una política internacional que favorezca la paz y la distensión mundial»; en parecidos términos se expresaba el portavoz de ERC en el Congreso, Francesc Vicens.

Por su parte, los pacifistas catalanes celebraron la victoria del «no» en esta comunidad autónoma con una fiesta popular en una céntrica plaza barcelonesa, a la que asistieron unas dos mil personas.

 

< Volver