Autor: Mellado Fernández, Miguel Ángel. 
 VII Congreso de Alianza Popular. Manuel Fraga, reelegido presidente sin un solo voto en contra. 
 No hubo sorpresas en la primera elección aliancista con listas abiertas     
 
 Ya.    09/02/1986.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

YA domingo 9 de febrero de 1986

7

ESPAÑA

VIl CONGRESO DE ALIANZA POPULAR MANUEL FRAGA, REELEGIDO PRESIDENTE SIN UN SOLO VOTO EN CONTRA

No hubo sorpresas en la primera elección aliancista con listas abiertas

Fraga será aclamado hoy por la mañana, por los dos mil cuatrocientos compromisarios aliancistas, presidente por duplicado: del partido y de la presidencia del Gobierno. Lo único seguro es que el líder conservador es indiscutido en Alianza Popular, como demuestra el apoyo absoluto recibido ayer por la tarde por los representantes de los 203.000 militantes. En la votación fueron emitidos 2.037 votos, de los que 1.959 fueron a favor de Fraga y 78 nulos o en blanco. En la elección mediante listas abiertas no hubo apenas sorpresas: salieron elegidas, y con mayoría de votos, las figuras más conocidas del partido.

Madrid - M. A. Mellado

El líder aliancista expresó anoche, con el cuerpo caliente por el cocidito madrileño de la cena multitudinaria, compartido con cerca de ocho mil comensales, su satisfacción por el desarrollo del Vil Congreso de Alianza Popular, que quedará clausurado hoy al mediodía. Fraga, que tenía sus dudas sobre la conveniencia de aplicar el sistema de listas abiertas, considera la experiencia muy positiva.

Los indiscutidos que presentaron candidaturas salieron elegidos sin problemas. Tal es el caso de Jorge Verstrynge, secretario general de Alianza Popular, que será designado para el mismo puesto por Manuel Fraga —a pesar de que su octavo puesto en la votación por la ejecutiva se ha interpretado como un cierto voto de castigo por la «crudeza» del propio cargo que ocupa—; los vicepresidentes Miguel Herrero de Miñón —que se confirma como el segundo de a bordo dentro de la cúpula aliancista—, Gerardo Fernández Albor —con cuya aclamación en votos ha recibido un espaldarazo ante la difícil situación que atraviesa en Galicia— y Alfonso Osorio, que con Fernando Suárez, muy aplaudido por los compromisarios durante sus intervenciones en el congreso, serán seguramente las cuatro personas que ocuparán las vicepresidencias del partido.

También parecía clara la elección de los presidentes de AP de Andalucía y Castilla-La Mancha, Antonio Hernández Mancha y Arturo García Tizón, respectivamente, pero sorprendió gratamente, sin duda, que el presidente castellanomanchego ocupara la tercera plaza más votada. Estos dos delfines de Manuel Fraga son candidatos a la presidencia de las juntas autonómicas. También destacar a Isabel Tocino, la única mujer elegida para formar parte de la ejecutiva:

El presidente del VII Congreso de AP, Ruiz Gallardón, manifestó tras dar a conocer la votación que «no echo de menos a nadie de los que pueden considerarse el "staff" del partido», y dijo que el sistema de listas abiertas, introducido por primera vez en un partido español, ha sido «extraordinariamente bien recibido por las bases».

Ruiz Gallardón destacó el «aplauso y respaldo clamoroso» que ha recibido el trabajo realizado en Galicia por Gerardo Fernández Albor, y calificó de «lucidísimo» el resultado obtenido en la votación por Fernando Suárez, promotor del sistema de listas abiertas y el quinto más votado. «El éxito inmediato es para Herrero Rodríguez de Miñón, que ha conseguido un brillantísimo número dos», dijo el presidente del congreso aliancista, quien subrayó igualmente el buen resultado obtenido por Antonio Hernández Mancha y Arturo García Tizón.

El caso Sanchos

El caso de Ángel Sanchís merece mención aparte. El encargado de las finanzas del partido se opuso en todos los comités ejecutivos y juntas nacionales a la adopción del sistema de listas abiertas «porque con Fraga presente no pasa nada, pero cuando no esté puede resultar muy problemático». Sanchís fue requerido por Fraga para que no se presentara, petición a la que hizo caso omiso el empresario valenciano, con una contestación taxativa:

«O me dejas que me presente, o me marcho a casa; y si salgo elegido, me nombras coordinador general adjunto, como tenías pensado», parece ser que le dijo a Fraga.

Sanchís se ha quejado de que muchos de sus compañeros de aparato y de ejecutivo, favorables al sistema de listas abiertas, al final optaron por dejarse caer en los brazos seguros de Fraga, que les otorgará cargos de responsabilidad en el aparato del partido y, por ende, tendrán acceso a los diecisiete puestos del comité ejecutivo reservado para éstos.

Más de un ochenta por ciento de los sesenta y nueve candidatos pertenecían a candidaturas avaladas, oficiosamente, por el tándem Juan Ramón Calero y Miguel Herrero de Miñón, y la elaborada por Jorge Verstrynge, que ha arriesgado mucho para conseguir un importante número de votos. En este sentido, circuló el rumor de que el secretario general de AP había mantenido contactos, por intermediarios, con Francisco Cachorro, el rebelde presidente de la Diputación de Lugo —que se presentó a la ejecutiva—, para asegurarse el apoyo de la representación lucen-se. Verstrynge ha provocado cierto malestar al buscar el apoyo directo en los presidentes provinciales de AP, algunos de los cuales han conseguido salir elegidos vocales del comité ejecutivo.

 

< Volver