Cien periodistas y la OTAN. 
 El Gobierno no sacará a España de la OTAN aunque pierda el referéndum     
 
 Ya.    09/02/1986.  Página: 31-34. Páginas: 4. Párrafos: 33. 

LOS SUPLEMENTOS DIARIOS DE YA

domingo 9 de febrero de 1986

PANORAMA

CIEN PERIODISTAS Y LA OTAN

El Gobierno no sacará a España de la OTAN aunque pierda el referéndum

Cien periodistas altamente representativos han contestado a una encuesta de YA sobre la OTAN, el referéndum y la actual postura de Felipe González sobre la Alianza Atlántica. Para alcanzar esta cifra fueron seleccionados —entre aquellos que se dedican fundamentalmente a la información política y otros que crean opinión en sectores sociales y económicos— ciento treinta periodistas, sin distinción de ideologías y sin limitaciones de ningún tipo. Desde los periódicos nacionales y regionales hasta TVE, pasando por todas las emisoras de radio de ámbito nacional y las agencias informativas, cíen periodistas,

pertenecientes a los medios de mayor prestigio y más alta difusión fueron consultados telefónicamente, en

conversaciones directas, por un equipo de YA. Son los periodistas que están en contacto con los políticos y que siguen la actuación del Gobierno. Ellos han juzgado.

Una encuesta de MARÍA ANGELES APEZTEGUIA, BEGOÑA CASTELLANOS y AMADOR GUERRERO Análisis:

FRANCISCO MURO DE ISCAR

La mayoría de los periodistas consultados ha expresado su opinión sin plantear ningún tipo de problema/Muchos han sido rotundos. Pero no ha habido unanimidad en este sentido y aunque ios periodistas nos quejamos muchas veces porque los políticos no quieren definirse concretamente sobre algunos temas, una parte de los preguntados para esta encuesta mostraron fuerte resistencia a contestar. Se quejaron de las preguntas, divagaron en las opiniones y al final respondieron a regañadientes, los que lo hicieron. De esos cien periodistas que contestaron, una parte importante no quiso añadir nigún comentario a sus respuestas. «Aparta de mí este cáliz, nos dijo José García Abad, director de "El Nuevo Lunes". No me gusta opinar, es perjudicial. La gente lo ve con prejuicios. Tengo una opinión muy personal. Puedo hacer un artículo, pero meterme en un casillero no. Siempre lo pueden utilizar contra ti.» «Para opinar de la OTAN ya están los políticos», afirmó José Antonio Sánchez, de "ABC". De forma parecida opinaron Justino Sinova, Carmelo Cabellos, Luis Ignacio Parada, Manuel Blanco Tobío, Juan Fierro, Josep Fauli, Lorenzo Contreras, Pedro Altares, Juan Tomás de Salas, Víctor Márquez Reviriego, Fernando Jáuregui, Anabel Diez, Susana Olmo y Juan Ramón Díaz. En esa onda, otras palabras interesantes, por parte de Fermín Bocos: «Estoy preocupado porque estamos abusando de la amabilidad y la paciencia de los oyentes.»

Los temerosos, asustados, discretos o toreros

Entre los treinta periodistas que no han respondido a las preguntas de YA —al margen lógicamente de aquellos que estaban de viaje, fuera de su ciudad, o que no pudieron ser localizados— hay que destacar a varios periodistas de Radiotelevisión y de «El País», aunque no han sido los únicos. «Nuestra opinión es comprometida», ha dicho más de uno, en ocasiones hablando en un plural mayestático cuya razón no estaba siempre clara. Una buena muestra del ambiente existente en RTVE puede darlo el presentador del Telediario, Manuel Campo Vidal, colaborador habitual, además, de «El Periódico», de Barcelona: «Estoy hasta el gorro de la OTAN. De verdad estoy angustiado, a punto de tener un infarto. Unos se quejan por salir y otros porque no salen. Compréndeme, te pido que me liberes de contestar.» Ramón Colom señalaba que no le hacía gracia contestar porque «se va a interpretar cómo doctrina y opinión de mis compañeros y de TV: Aquí la postura es de elegancia, de no influir en nada. Déjame que lo piense y Llámame en diez minutos». A partir de ese momento fue imposible hablar con él, porque siempre estaba reunido, lo que pasó con otros compañeros suyos, excepción hecha de Enríe Sopeña, Gurriarán y Martínez Soler. No sabemos si algunos de ellos recibieron los mensajes o no. No pudimos hablar con ellos. Sí lo hicimos con Luis Carandell, quien se unió al pensamiento de Ramón Coloro: «Estoy presentando un telediario y debo guardarme mi opinión. Cualquier cosa puede malinterpretarse.»

32/II

PANORAMA

domingo 9 de febrero de 1086

YA

CIEN PERIODISTAS Y LA OTAN

En la Casa de la Radio hubo de todo. Entre los del no, Julio Cesar Iglesias: «No soy dado a estas cosas. En la radio me he cuidado mucho. He eludido posiciones personales. Me causaría inquietud contestar. Me crea problemas conmigo mismo. Trabajando en una emisora pública, ito puedo. No es que me lo hayan prohibido. Es la primera vez en mi vida que digo no a una cosa, a colaborar con cualquier persona.»

De los medios de comunicación diarios consultados por YA, tres llamaron la atención a nuestro equipo de encuestadores. lino de ellos, «El País»; los otros dos, «Deia» y «Egin.. En «El País», donde hubo alguna excepción, las reticencias fueron especialmente fuertes. Miguel Ángel Bastenier nos dijo que «como subdirector de "El País" no digo nada. Me parece un compromiso fuera de lugar. No es posible desligar la opinión de la política. Comprende, pero no puedo contestar. Me imagino que Augusto Delkader te dirá lo mismo». Javier Ángulo nos decía que «no sabemos qué hacer con el tema, no hay una decisión acordada. Tenemos una especie de consigna de discreción. Una opinión nuestra parece que es la de "El País".»

Quedaron en consultar con otra persona del periódico. Al final. Ángulo y José María Izquierdo, prefirieron no contestar. Con estas perspectivas, no insistimos con otras personas.

En los periódicos vascos «Deia» y «Egin», las cosas fueron parecidas. Hablamos con el director de «Deia», Félix García Olana, quien pidió que le llamáramos «en una hora, que soy democrático y lo tengo que pensar con mis compañeros». Una hora más tarde, dos horas más tarde, tres... Al final la respuesta: «Se ha tenido que marchar; no ha dejado ningún recado y no sabemos si volverá.» En «Egin», ante la ausencia del director, no pudimos encontrar a nadie que respondiera.

Las tres preguntas: Suspenso para Felipe

Las tres preguntas realizadas por YA eran muy sencillas, aunque algunos compañeros en la información las han llegado a calificar de «mucho más enrevesadas y difíciles que la que plantea el Gobierno», lo que sin duda es una divertida exageración, sobre todo si tenemos en cuenta el tiempo y el trabajo que le ha costado al Gobierno elaborar su propuesta definitiva. Lo nuestro ha sido mucho más rápido.

El resumen, sin embargo, no es difícil de hacer y, pese a las diferencias ideológicas, la coincidencia es bastante amplia.

A la primera pregunta, la valoración de la actual posición de Felipe González sobre la OTAN, es decir, la expresada en el reciente debate en el Congreso de los Diputados, los cien periodistas han dado una nota media de 4,5, lo que sin duda no va a dejar muy satisfecho al Presidente del Gobierno. La nota más alta fue un 10, concedida por Fermín Bocos, y la más baja, un O, repetida en cinco ocasiones (Antonio Barrena, Lorenzo Coniferas, Rafael García Serrano, A. J. González Conejero y Fernando Reinlein). A pesar de todo, una respuesta, la de Javier González Ferrari, era digna de meditación: «Parece mentira, desde el 82 estamos en la OTAN y da la sensación de que, excepto los socialistas, nadie lo ha notado.»

Entre los periodistas que consideran innecesario el referéndum —hay alguno, como Alberto Anaut, que señalan que el Gobierno aún está a tiempo de no convocarlo»— está González Urbaneja, de «Cambio 16», que opina que «es un lío en el que nos han metido a todos los españoles». Justino Sinova, que calificó el referéndum de «tema lamentable que se pudiera haber evitado si desde el principio hubiera actuado el sentido común». Hernando Calleja, también en desacuerdo, señala que «la actual posición de F. G. me parece razonable a la vista de su camino de Damasco político, pero nada más». Para Jiménez Losantes el referéndum «es la mayor prueba de irresponsabilidad que han dado los socialistas en la democracia». Para Pedro Calvo Hernando la convocatoria era «un cúmulo de errores tanto por parte del Gobierno como de la oposición conservadora, que debería apoyarle en el sí».

YA domingo 9 de febrero de 1986

PANORAMA

III/33

CIEN PERIODISTAS Y LA OTAN

Emilio Romero, columnista de YA, dudaba en dar una puntuación al Presidente del Gobierno: «Es que su postura ante la reconversión atlántica me parece buena, pero no estoy de acuerdo con el referéndum».

Asimismo, para el director de «Época» y columnista de «ABC», Jaime Campmany, éste es «un referéndum de manicomio». Para el director de la agencia Colpisa, Fermín Cebolla, es «improcedente convocarlo para quedarse donde estamos y encima gastarnos los dineros». Para el director del «Diario Montañés», Manuel Ángel Castañeda, también es innecesario «porque hay otras cuestiones tan importantes en las que se debería consultar al pueblo, como el divorcio o la ley sobre el Consejo General del Poder Judicial, lo que llevaría a convocarlos todos los días». En términos parecidos hablaron Charo Zarzalejos, José Luis Gutiérrez y Sergio de Otto.

Francesc Noy, que no quiso valorar la posición de Felipe González, dijo que el Presidente del Gobierno «ha acumulado los disparates desde el planteamiento inicial hasta la solución, que es poco sensata.» En los errores de planteamiento coinciden muchos. Miguel Torres señala que «el PSOE ha caído víctima de su propia trampa y de la demagogia e ignorancia de que dieron muestras cuando estaban en la oposición. Hicieron una campaña anti-OTAN basada en la ignorancia de lo que verdaderamente supone la Alianza, y cuando han llegado al poder se han dado cuenta de que es absolutamente necesaria». Otros, como Enrique Montánchez, aseguran que F. G. «está convencido de lo que asegura pero la realidad estratégica de España le ha desbordado».

Para otro grupo, compuesto por Emilip García Meras y Rafael García Serrano, de «El Alcázar»; Juan Ramón Verano, de Europa Press, y José V. Colchero, de YA, «el mundo se divide en dos bandos y es necesario pertenecer a uno de los dos porque lo contrario equivaldría a quedarnos aislados en el sistema internacional». Por el contrario, Jesús Hermida aplaude «la postura de Felipe González, lo que no aplaudo es su postura anterior que le llevó a vapulear a los que apoyaban la entrada en la OTAN». En sentido parecido se manifestaron Manuel Antonio Rico, de COPE, y José de Cora, director de «El Progreso», de Lugo. El primero indicó: «Estoy de acuerdo con que s& celebre el referéndum, pero no con la. fórmula de la pregunta», y José de Cora dijo «me supongo que Felipe González cree que la OTAN es un mal necesario». Julián Lago, director de «Tiempo», fue rotundo: «La convocatoria del referéndum es la única salida viable que Felipe González tenía ante su electorado situado más a la izquierda.» Javier Hernández, de Efe, opina que es «bastante realista, después de ver las posibilidades que tiene España de salir de la OTAN». Raimundo Castro, de «Interviú», alaba la postura del PSOE «porque es la primera vez que no va a gobernar con las encuestas en la mano e intenta cambiar la opinión pública española, como corresponde a un partido político», y Antonio Casado, de RNE, califica la postura de F. G. con «un tres, desde la perspectiva ideológica, y un siete, desde el punto de vista pragmático».

Para Alejo García, de COPE; Aguirre Bellver, de «El Alcázar», y Robert Pastor, director de la revista Euskadi, «el referéndum es un plebiscito para el socialismo, ya que los partidos de izquierda votarán no y los de derecha se abstendrán». Pilar Cernuda, que suspendió al Presidente con un cuatro, comentaba que éste «debía tener el valor de ir más lejos en lo que debe ser la posición de España ante la OTAN».

Algunos de los encuestados, como Miguel Ángel García Juez, creen que la postura de González «es de quita y pon», y hubo, incluso, quien hizo referencia a «razones legales y jurídicas, que afectan a la forma de los tratados y que no hacen posible la salida de nuestro país de la Alianza Atlántica».

Ganará el sí, pero «por los pelos»

34/IV

PANORAMA

La segunda pregunta era mucho,más fácil. ¿Cuál cree usted que será el resultado del referéndum del 12 de marzo. Ganará el sí o ganará el no? Mayoritariamente el conjunto de los periodistas consultados dan como segura la victoria del Gobierno. Sólo un 15 por 100 afirma lo contrario, lo que se contradice radicalmente con las encuestas, incluidas las dos que se han hecho una vez que se conocía el texto exacto de la pregunta. Casi todos los encuestados temen una abstención alta —Antxon Sarasqueta entre ellos— y casi todos también —Margarita Sáenz-Díez, Consuelo Alvarez de Toledo, Enríe Sopeña, José Díaz Herrera, José Antonio Martínez Soler, entre otros— coinciden en que la victoria del sí será por los pelos.

Carlos Dávila apuesta que ganará el no, pero dice que «los votos van a estar muy igualados y dependen de la credibilidad de la honestidad de Felipe González». Mientras, dos periodistas creen que ganará el sí y dan motivos diferentes. Miguel Ángel Nieto cree que «es casi imposible que salga el no», más aún cuando en el congreso de Alianza Popular que hoy finaliza «Strauss ha señalado a AP que el referéndum no es algo baladí». Ramón Pi, de la COPE, señala que «una de las ventajas de la enorme prepotencia del "felipismo" consiste en que es casi seguro que gane el sí, lo que deja con tranquilidad de conciencia a los que quieran votar no o abstenerse».

Enríe Sopeña cree que «de aquí al 12 de marzo todavía habrán de producirse algunos acontecimientos que hagan decidir en uno u otro sentido el voto del decisivo bloque de los indecisos». José Díaz Herrera afirma que la «victoria pírrica del Gobierno se convertirá en derrota; habrá una abstención muy fuerte; el Gobierno saldrá muy deteriorado de la consulta».

En la televisión confía o teme más de uno. Antonio Casado cree que ganará el sí por el poder televisivo del Gobierno y por la credibilidad de Felipe González en la clase media. Teresa Conesa, presentadora de TV-3, dice que «debería ganar el no porque es el sentimiento de la mayoría, pero la campaña cambiará la opinión pública».

En líneas generales, como ya hemos señalado, gran parte de los cien periodistas consultados por YA consideran innecesario el referéndum, son negativos sobre los términos en que se ha planteado la pregunta y destacan la confusión que vivimos, incluso desde distintos ángulos. Iñaki Gabilondo es rotundo: «Es todo un follón, muy complicado. Me parece una historia desdichadamente llevada y que desdichadamente no sabemos cómo va a acabar.» Andrés Aberasturi dice que «la neutralidad sigue siendo posible, a pesar de todo. Hay un desconocimiento en las bases. Todo es absurdo. Los resultados no van a ser nada identificares. No se va a votar con la realidad. Es un panorama desolador». Martínez Soler añade que «lo que más me preocupa es que no se vota el tema en realidad. Para unos se vota el cambio de postura, si están o no de acuerdo con un cambio de forma. Para otros se vota sobre un poco de resentimiento contra la política de EE. UU. y la dictadura; es un castigo histórico a los americanos. Los españoles tienen el alma dividida en dos. Algunos votarán contra el Gobierno, para castigarles, aunque luego votarán al PSOE en las próximas elecciones. Es un tema esquizofrénico».

El día después: De la OTAN no nos vamos

El tercer gran tema era el de «el día después», ei 13 de marzo. La pregunta —desde luego mucho más rotunda que la que hace el Gobierno, aunque sin duda mucho más subjetiva, puesto que es una interpretación realizada por estos cien periodistas— decía así: Si triunfa el no, ¿se saldrá España de la OTAN? Las cifras lo dicen todo. Casi sesenta de los cien periodistas encuestados están convencidos de que España seguirá en la OTAN sea cual sea el resultado del referéndum. Así de sencillo. Entre las opiniones de algunos de ellos hemos espigado las siguientes:

• Emilio Romero: «En el caso de que gane el no creo que lo procedente es la disolución de las Cámaras.»

• José Luis Gutiérrez: «Sé de muy buena fuente que seguiremos en la OTAN, aunque el pueblo vote la salida.»

• Miguel Ángel Aguilar: «Lo que más me preocupa de todo esto es la hipótesis, menos probable pero más peligrosa, de una participación por encima del 50 por 100 y el triunfo del no, porque ofrecería un paisaje lunar. Significaría una deslegitimación de todas las fuerzas políticas.»

domingo 9 de febrero de 1986

YA

•ic Sopeña: «Se iniciarían formalmente los trámites para denunciar el actual tratado de adhesión. Si la participación popular en el referéndum fuera razonablemente alta y el triunfo del no contundente, lo coherente por parte del PSOE sería atender la voluntad mayoritaria de las urnas y descartar la permanencia en la OTAN en su programa electoral. No parece que ésa fuera la postura de Coalición Popular. A la postre, todo este asunto acabaría dependiendo del resultado de las próximas generales.»

• Manuel Soriano: «Difícilmente España saldrá de la OTAN. Se tratará de buscar algún apaño, vía electoral, por ejemplo.»

• Luis de Benito: «España saldría de la OTAN, pero únicamente si depende sólo de España.»

• Enrique Montánchez: «España no saldrá de la OTAN por razones militares y de apoyo económico europeo.»

• Luís Peiró: «Pienso que el Gobierno denunciaría el tratado de Washington, lo que no quiere decir que España salga definitivamente de la OTAN a medio plazo. Después de las elecciones generales, España volvería a recuperar su situación actual en la Alianza.»

• Mariano Guindal: «España saldría de la OTAN; sería una locura que fuese de otra manera.»

• Fernando García Romanillos: «Los que consiguieron que España entrara en la OTAN no la dejarán salir, aunque el Gobierno quiera hacer el gesto de sacarla.»

• José García Abad: «Por el momento sí, porque si no sería una burla el referéndum. Pero a medio plazo volveríamos. El proceso es irreversible.»

• Antonio Casado: «Saldríamos de la OTAN y Felipe González desaparecerá temporalmente de la vida política.»

• Francisco Carantoña: «España saldría de la OTAN por una puerta para entrar por otra. En caso de que gane el no se crearía una situación confusa.»

• F. López de Pablo: «Para salimos de la OTAN habría muchas dificultades internas y externas. El Gobierno trataría de cumplir un compromiso, pero no tendría tiempo de mandato constitucional.»

 

< Volver