Sentencias de muerte cumplidas  :   
 Han sido ejecutados en Barcelona y Tarragona, respectivamente, los autores de los asesinatos de un policía y un guardia civil. 
 ABC.    03/05/1974.  Página: 27. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

ABC. DOMINGO S DE MARZO DE 1974. EDICIÓN I>B LA MAÑANA. PAG. VI.

SENTENCIAS DE MUERTE CUMPLIDAS

Han sido ejecutados en Barcelona y Tarragona, resneciiva-menie, los autores de los asesínalos de un

policía y un guardia civil

Barcelona 2. La oficina de Prensa de la Capitanía General de la IV Región militar ha, facilitado esta

mañana la siguiente nota oficial:

«Previo «enterado» del Gobierno, en 1» mañana de hoy ba sido ejecutad» 1» «en-tencia de pena de

muerte impuesta a Salvador Puig Antich, por Consejo de Guerra celebrado en esta plaza de Barcelona, y

«rué fue confirmada por el Consejo Supremo de Justicia Militar.

Con esta misma fecha, también como consecuencia de sentencia pronunciada por Consejo de Guerra

constituido en la plaza de Tarragona, y confirmada por el Consejo Supremo de Justicia Militar, previo

«enterado» del Gobierno, ha sido ejecutada te pea» de muerte impuesta a Heinz Chez.

Barcelona, 2 de marzo de 1974.»

Salvador Puig Antich fue condenado a la pena capital por un Consejo de Guerra celebrado en Barcelona,

convicto y confeso áe actividades terroristas. Ante el Tribunal juzgador reconoció s" participación en no

menos de siete asaltos a mano armada, en uno de los cítales resultó gravemente herido un empleado del

Banco Hispano Americano de Barcelona, que perdió casi totalmente la vista.

En sesión pública, la sentencia fue vista en apelación por el Consejo Supremo de Justicia Militar, ante el

que defendió a¡ reo el mismo abosado civil que asumió su defensa ante el Consejo de Guerra Puig Antich

—según tos hechos declarados »n la sentencia— cuando iba a ser detenido en el momento de ponerse en

contacta "on otros terroristas, y tras haberle sido arrebatada una pistola que portaba en dípna-sición de ser

usada, sorprendió a ´a Policía con otra arma, de mayor calibre ave llevaba, oculta disparando e bocajarro

muirá el subinspector de Policía don Francisco Anguas Barragán, al que alcanzó con cuatro disparos qwe

le produjeron la muerte casi instantánea.

De acuerdo con las prescripciones del Código de Justicia Multar, que castiga con lis mismas penas que el

Código Penal común, tos delitos por los que fue condenado el juicio público de Puig Antich se vio ñor la

jurisdicción castrense, después de !´a* berse inhibido la ordinaria que intervino en la primera actuación.

El subdito polaco Heinz Chez. que pasó clandestinamente la frontera española por Port-Bou. dio muerte

al guardia civil señor Torralbo Moral en el camping «Cala de Oca» del término municipal de Valldemós

(Tarragona), sobre el que disparó sin mediar palabra, con una encopeta que había robado en un domicilio

particular, en Cam-brils. Los disparos los efectuó a menos de tres metros y causaron la muerte Instantánea

del señor Torralbo. a quien arrebató la pistola de reglamento, dándose a la fuga después de apoderarse del

dinero que encontró en la caja del camping. Con anterioridad a estos hechos. Heinz Chez. agredió de

manera imprevista con arma de fuego al guardia civil don Jesús Martines Díaz, al que hirió, fugándose

hacia Tarragona donde fue detenido tras la segund» agresión.

Juzgado en audiencia pública por un Consejo de Guerra, fue condenado a la última pena, en septiembre

del año oasa-do por los delitos de aue venía acusado y que fueron probados, de conformidad con las

disposiciones coincidentes del Código de Justicia Militar y el Código Penal Común.

Los dos reos fueron ajusticiados, en ga rrote vil. entre tes nueve y las diez de la mañana.

 

< Volver