Puig Antich murió asistido católicamente, a petición propia, por un sacerdote salesiano que había sido profesor suyo  :   
 Las tres hermanas del condenado a muerte le acompañaron toda la noche. 
 ABC.    03/03/1974.  Página: 27. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

PUIG ANTICH MURIÓ ASISTIDO CATÓLICAMENTE, A PETICIÓN PROPIA, POR UN

SACERDOTE SALESIANO QUE HABÍA SIDO PROFESOR SUYO

LOS tres hermanas del condenado a muerte J» acompañaron toaVfer noclic

Barcelona 2. (De nuestra -Redacción.) L* ejecución de Salvador Puig Antich estuvo a cargo del

verdugo de Badajoz. Se hallaban presentes el Juez Instructor, un sacerdote salesiano de

Mataró (que habla sido solicitado por el condenado a muerte, en lugar del capellán de la cárcel,

para asistirle religiosamente por haber sido maestro suyo), e! médico militar y dos funcionados

del Cuerpo General de Prisiones.

Las tres hermanas del reo, que acompañadas del abogado señor Caminao, pasaron la noche

en la cárcel Modelo, salieron del edificio, tras despedirse del sentenciado, a las siete y cuarto

de la mañana, y mas tarde lo hicieron los también abogados señores Oriol Arau y Condomines,

hijo, que Igualmente hablan pasado la noche allí, y que se despidieron de Puig Antich.

Poco después de las diez de la mañana salló de la cárcef una furgoneta funeraria con el

cadáver del ajusticiado. Un coche radiopatrulla del 091, un «Jeep» de la Policía y varios coches

oficiales acompañaron tos testos de Puig Antlch hasta ei cementerio.

A las doce de la mañana quedó .restablecido aí régimen normal de entradas y salidas a la

cárcel Modelo.

A partir de la noche de ayer se reforzó la vigilancia de las fuerzas de orden público en los

alrededores de la cárcel Modelo (en cuya puerta central se habla congregado un grupo de

personas) y en oíros puntos de la ciudad, patrullados constantemente por fuerzas de Policía a

caballo y en «Jeep».

A las ocho de la noche hubo ayer un Intento de manifestación por parte de unas den personas,

en la calle de Muntaner, en solicitud de Indulto. Se disolvieron, tras arrojar unas botellas de

liquido Inflamable, al hacer acto de presencia los representantes de la autoridad.

 

< Volver