Funeral y manifestación en memoria del policía asesinado     
 
 ABC.    08/05/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

ABC. MABTES 8 DE MAYO DE 1973.

FUNERAL Y MANIFESTACIÓN EN MEMORIA DEL POLICÍA ASESINADO

Con banderas y pancartas, cinco mil personas se dirigieron o Capitanía General y Dirección General de

Seguridad

Convocado por la Jefatura Superior de Policía de Madrid, a las once y media de la mañana se ha

celebrado, en la iglesia de San Francisco el Grande, un funeral por el eterno descanso de don Juan Anto-

nio Fernández Gutiérrez, subinspector del Cuenpo General de Policía, muerto el pasado 1 de mayo, en

acto de servicio. La misa de funeral fue concelebrada por siete oficiantes y presidida por el rector de la

basílica, don Isaías Andrés.

Asistieron en lugares destacados el director general de Seguridad, don Eduardo Blanco; el jefe superior ae

Policía, señor Quintero; jefe del Alto Estado Mayor, teniente general Diez-Alegría; director general de la

Guardia Civil, teniente general Iniesta Cano; gobernador civil, alcalde de Madrid, delegada nacional de la

•Sección Femenina, ex ministros señores Nieto An-túnez, Solís Ruiz, González, Gallaraa y Fernández

Cuesto,, entre otros; procuradores en Cortes, consejeros nacionales y otras personalidades y

representaciones. También se Hallaban presentes los padres u una hermana del infortunado subinspector

de Policía.

LA IGLESIA. ABARROTADA

La iglesia estaba completamente abarrotada de público, pudiéndose calcular su número en unas tres mil

´personas. En Zas inmediaciones —donde había sido cortado el tráfico rodado— había congregados

igualmente numeroso público, que representaría unas dos, mil personas. Algunos llevaban camisa azul y

portaban pancartas y banderas. Fueron arrojadas asimismo numerosas octavillas.

Finalizado el funeral, y después de ser testimoniado el pésame a los familiares del fallecido y a las

autoridades representativas del Cuerpo General de Policía, se cantó el «Cara al Sol» en la plasa, ante el

templo, con lo yue terminó la parte oficial del acto, retirándose las distintas autoridades y personalidades

que habían asistido al funeral.

Acto seguido se formó una manifestación, integrada por unas cinco mil personas y encabezadas por

numerosas pancartas v bariüeras del Movimiento y de España. Las pancartas eran de contenido muy

diverso. Grupos de periodistas nacio-nales y extranjeros siguieron de cerca el desarrolla de la

manifestación, que prácticamente comprendía dos -sectores: el primero de ellos, que iba, detrás de las

pancartas y banderas citadas, en el que figuraban algunas personas con camisa azul. Inmediatamente

detrás se encontraba el consejero nacional ¿on Blas Pinar, el marqués de la Florida y otras personas. Con

separación de 50 ó 100 metros figuraba el segundo sector de la manifestación, en el que no había

pancartas y entre los ttue figuraban alrededor de doscientas personas, en su mayoría jóvenes, gue llevaban

la placa, del Cuerpo General de Policía en la solapa y que, como los del primer sector, proferían diversos

gritos.

ANTE LA DIRECCIÓN GENERAL DÉ SEGURIDAD

La manifestación se dirigió por la calle Ae Baile» hacia la calle Mayor, hasta la Puerta del Sol, siendo

contemplada por numeroso público desee Tas aceras y balcones. Al llegar ante Capitanía General, tos

manifestantes cantaron el «Gara al Sol* v profirieron vivas al Ejército. Asimismo, en este lugar, uno de

los manifestantes, mediante un megáfono, dijo que le había sido entrevada una nata dirigida al arzobiapo

de ítadrid, cardenal Enrique y Taran/con. E» esta nota s» expresa el dis-pvtto w til dolor for tí retíenU

eomunl-9009 en arx/tntpo >te Madrid •» relucid» &* Bw MfMttf düf 1 >fc «taro la muerte del policía y

la agresión sufrida por unos sacerdotes, igualmente, en este lugar, se rezó un Padrenuestro por el eterno

descanso del policía y se guardó un minuto de silencio.

Continuó la manifestación, y ante el edificio de la Dirección General de Seguridad, y después de proferir

gritos diversos, los manifestantes cantaron el «Cara al Sol» y se dispersaron en su mayoría.

Con las banderas y pancartas, un grupo de unas mil personas continuó por la calle de Carretas, plasa de

Benavente, plasa de Tirso de Molina, calle de la Magdalena y de Santa Isabel, hasta el lugar donde murió

el subinspector señor Fernández Gutierres en la noche del 1 de mayo. Allí, hacia tos ¿os de la tarde,

fueron depositadas cinco rosas simbólicas por los representantes de un grupo de unas Quinientas

personas, y el sacerdote don Venancio Marcos dirigió el rezo de un Padrenuestro. Seguidamente don Blas

Pinar se subió a una verja y pronunció unas palabras de exaltación, en las que propuso levantar una cruz

en este lugar, para recordar el triste acontecimiento. Finalmente se cantó «Yo tenía un camarada» y el

«Cara al Sol». Hacia las dos y cuarto de la tarde se disolvió la manifestación, en el transcurso de la cual

no hubo incidente alguno.—Europa Press.

 

< Volver