Autor: Sanmillán Farnós, José de. 
 Ayer, en el Siglo XXI. 
 Fraga, Carrillo y el público, lección de convivencia     
 
 Pueblo.    28/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

AYER, EN EL CLUB SIGLO XXI

FRAGA, CARRILLO Y EL PUBLICO

Lección de convivencia

MADRID. (PUEBLO, por José DE SANMILLAN.)

Si alguien había pensado que «con él llegó el escándalo», se equivocó de película. Sencillamente, lo que

ocurrió ayer en el Siglo XXI es que Carrillo dio una conferencia y le presentó Fraga, ¿Y el público? Ayer

no hubo público; hubo ciudadanía y, por lo tanto, respeto a los polos opuestos dentro de un todo: España.

Protagonismos como el de ayer son los que necesito el país, sin que nadie tenga que apearse de sus

convicciones ni se desmorone nada. Al club hay que felicitarle. La primera curiosidad es que cada uno

entró por una puerta y se encontraron a mitad del camino; pura coincidencia. Fraga toreó con la izquierda

y Carrillo utilizó la derecha, y las cosas se dijeron».

FRAGA

Fraga, que comenzó por decir «no necesito poner a Dios por testigo de que la distancia política e

ideológica entre el PCE y AP es muy grande», hizo después un paralelismo entre sus propias vidas.

Carrillo, hijo de un obrero asturiano, y yo, de un campesino gallego. Carrillo luchó en las guerrillas, al

final de los años cuarenta, y yo fui ministro de Información en los sesenta y de Gobernación en los

setenta, y opuse las ideas de reforma a las de revolución. Es inútil mirar hacia atrás —s i g u i ó F r a g

a—; todos tenemos historia. De lo que se trata es de saber si queremos, de buena fe, intentar que la

historia próxima de España nos sea común. Hay que intentarlo.

Fraga señaló que Carrillo había «rebasado no sólo el estalinismo, sino también el leninismo, con más

decisión intelectual que ninguno de los otros revisionistas del dogma marxista». Hubo risas cuando Fraga

dijo: «Canillo y yo nos hemos dicho de todo en la campaña electoral.» «Lo que hoy —añadió— puedo

decir es que nos conocemos mejor.» «Estamos ante un comunista de pura cepa y, si él me lo permite, de

mucho cuidado. Por eso interesa oírla.» Y se le escachó y se le aplaudió.

CARRILLO

...Y la voz directísima de Carrillo entró en aquel "sacta santorum", que ayer también se desmitificó

positivamente. Para comenzar tuvo palabras de agradecimiento por la tribuna que se le ofrecía, y luego,

«aún más particularmente», para su presentador. "Como decía el señor Fraga, todos tenemos detrás de

nosotros una historia, y algunos más que una historia." Seguidamente una autodefinición; «sin duda, ni

soy tan malo como dicen mis detractores, ni tan bueno como piensan algunos de mis amigos. Soy como

todos los de mi generación, producto de una España atormentada que las injusticias y las circunstancias

históricas rompieron en dos». «Lo que para mí es evidente —añadió— es que el diálogo debe reemplazar

a los fusiles, los centros de debates a las trincheras, y que la tragedia que vivimos en los anos 1936-39

tenemos la obligación sagrada de evitarla a nuestros hijos y nietos, a todos nuestros descendientes».

EL EUROCOMUNISMO

Metiéndose ya en faena, Carrillo llegó a lo suyo; "para los que hemos aceptado la marca

«eurocomunista», el marxismo es una ciencia social y, como todas las ciencias sometido a correcciones, a

enriquecimientos y nuevos desarrollos». Era inevitable el capítulo de las diferencias entre el comunismo

tradicional y e1 «euro», y las que dio fueron las siguientes:

1. El "euro" se propone transformar la actual sociedad por una vía democrática.

2. La vía eurocomunista representa una extensión de la democracia política al terreno económico y

social.

3. El ideal socialista, dadas las actuales estructuras económicas y sociales, ya no es patrimonio

exclusivamente de una vanguardia proletaria, minoritaria en el país.

4. Los comunistas consideran superada la tesis de la dictadura del proletariado; y

5. Es una tendencia más de las que existen en el movimiento comunista, que se caracteriza ya por haber

hecho una opción de socialismo democrático e independiente y que está en trance de elaborar su propia

interpretación del marxismo adecuada a nuestro continente. «Desde luego es una realidad y no una

ficción; es una estrategia y no una táctica». A la socialdemocracia el conferenciante le envió el siguiente

recado: «la socialdemocracia ha anonadado al marxismo; nosotros, no Ella administra la sociedad

capitalista, y nosotros pretendemos transformarlo.

Para los de allende de su izquierda también tuvo palabras: «Nos hemos sonreído cuando los catecumenos

y neófitos del izquierdismo han pretendido presentarnos a su derecha, recordando aquel sabio proverbio

español: dime de que presumes y te diré de que careces.»

CONCENTRACIÓN Y COALICIÓN

No pudo Carrillo eludir sus tesis sobre los gobiernos de concentración y coalición. Del PSOE dijo que

había considerado la propuesta comunista (la de gobernar con la UCD) corno interesada para debilitarle,

pero que se trataba de lo contrario. «Advertimos que un partido puede defraudar a sus electores en el

Gobierno, pero también puede defraudarles en la oposición si le han dado un voto útil para gobernar. Y

creo que los últimos sondeos confirman este juicio.» Sobre el de coalición, Carrillo negó que los

comunistas quieran ir al Gobierno «como sea,». «No se trata de eso. Después de todo lo que hemos visto

—prosiguió—, ser ministro en este país es una cosa fácil. Se trata de consolidar la democracia y de salvar

al país de la ruina. Y si para ello es preciso que nos quememos todos, ¡pues a quemarse! Y que tentamos

razón —insistió— ha venido a probarlo el "pacto de la Moncloa". Es verdad que aquello no es un

Gobierno de concentración democrática. Pero lo que ha salido de la Moncloa es una política de

concentración democrática.» (Aplausos)

BLOQUES MILITARES Y EJERCITO.

«En general, los comunistas españoles somos opuestos a toda política de bloques militares. Estimamos

que ni la OTAN ni el Pacto de Varsovia sirven para mantener un equilibrio estratégico; éste lo mantiene

la posesión del arma nuclear en la realidad. La OTAN y el Pacto de Varsovia son más bien instrumentos

de influencia política que reducen el área de independencia de los países afectados... Pensamos que

España debe mantenerse no alineada en ninguno de los dos bloques y que además deba ocupar un lugar

activo en la acción diplomática en favor de su desaparición. Todo esto —prosiguió— no significa que nos

desinteresemos de la defensa nacional. En el Parlamento y fuera de él nuestro partido abogará porque las

Fuerzas Armadas estén dotadas de medios modernos de defensa.»

LA POLÍTICA FUTURA DEL PARTIDO.

«Cuando hablo de nuestro proyecto de transformación de la sociedad, como de un proceso de extensión

de la democracia al terreno económico-social, que tendrá sus ritmos, me estoy refiriendo a nuestra política

de futuro, a la que haremos una vez superada la crisis o en el caso de que los medios previstos para

superarla no dieran fruto, a la política de recambio que habría que intentar para resolverla sobre otras

bases. En esa visión de futuro es para nosotros evidente que, la pequeña y mediana empresa no reúnen las

condiciones que las grandes empresas, servicios e instrumentos financieros, para su paso a la propiedad

social.»

Por último, Carrillo, dirigiéndose a su presentador, dijo: «Me basta la actitud del señor Fraga, afrontando,

seguramente, críticas por presentirme aquí esta noche.»

Asistieron más de dos mil personas y hubo que habilitar varias salas y montar un circuito cerrado de

televisión. Hablando de Televisión, de la que se escribe con mayúsculas, resulta que no se le dejó trabajar.

Parece ser que la TVE no quiso en este ciclo de conferencias hacer información en todas, y Guerrero

Burgos les dijo ayer que o todos o nadie.

Foto SANTISO

 

< Volver