Autor: Ortigueira, Guillermo J.. 
 José L. Albiñana, diputado del PSOE. 
 Exportamos mano de obra     
 
 Pueblo.    16/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 30. 

LOS JÓVENES POLÍTICOS

José L. Albiñana, diputado del PSOE

EXPORTAMOS MANO DE OBRA

JOSÉ Luis Albiñana Olmos, diputado por Valencia y miembro del comité ejecutivo del PSOE, milita en

su partido desde hace tres años. Es uno de los más jóvenes parlamentarios valencianos. Ha cumplido

treinta y cinco años, está casado y tiene dos hijos. Su profesión actual es la de abogado, aunque antes

trabajaría como representante de productos farmacéuticos. Época que, según él, le serviría para adquirir

experiencias. La incursión en la política de Albiñana se produjo en la época de universitario.

Su primera actividad seria con la colecta en favor de los mineros de Asturias. De aquí nacería su

alternativa socialista. Sindicalmente fue y sigue siéndolo de UGT. A los veintiún años se matricularía en

la Facultad de Filosofía y Letras, donde seguiría durante dos cursos, alternando con el trabajo.

Más tarde seguiría la carrera de Derecho. En esos años fue cuando se incorporó de manera activa a la

politica, rebelándose contra las arcaicas estructuras, uniéndose a las huelgas de los movimientos

clandestinos sindicales en aquel entonces. Con la idea de que la carrera de Derecho le acercara más a la

problemática social y laboral, concluiría ésta.

La presencia en esta sección de Abiñana Olmos no está justificada sólo por el hecho de tratarse de un

político joven, sino por su representatividad política en estos momentos en Valencia. Todo ello

independientemente de que su partido lograra, en lo que se refiera a Valencia, la mayoría de votos en las

pasadas elecciones.

Los acontecimientos últimos, provocados con ocasión del intento de constitución de la Asamblea de

Parlamentarios Valencianos —a la que el PSOE diría no— son otra de las motivaciones, conocida la

postura polémica del partido, respecto a puntos presentados en la reunión de parlamentarios, tales como el

posible control de los medios de comunicación actuantes en el ámbito del País Valenciano.

¿CENSURA PREVIA?

En el orden del día que el PSOE presentó en la reunión parlamentaria figuraba un punto que ha

despertado polémica en los sectores políticos y profesionales de la información. Se especificaba la

necesidad de crear una «comisión parlamentaria de control de los medios de comunicación actuantes en el

País Valenciano». Dicho así se podía pensar que "socialismo no es libertad".

Albiñana Olmos se ha apresurado a aclarar, al igual que en días pasados lo hiciera a nivel nacional su

partido:

—No se trata de una censura previa a la información, sino conseguir de alguna forma que los medios

públicos no privados se expresen con mayor diafanidad a la hora de informar, y no se condicione o

mediatice a los informadores. En realidad, nuestro propósito era y es todo lo contrario de

lo que se ha interpretado. Vamos en favor de una mayor libertad de los profesionales de la Prensa.

—¿El punto estuvo mal expresado?

—Quizá fue un ahorro de matices. Pero de todas formas el tema no es nuevo: en la reunión que el PSOE

tuvo en el Puig el 12 de Julio ya se habló de este punto, y entonces se dio a conocer con toda claridad

nuestro propósito.

Otra cuestión que trató preocupados al resto de los parlamentarios en días pasados fue la negativa del

PSOE a constituirse en asamblea con el resto de las fuerzas políticas valencianas. Punto éste en donde

adquiriría polémica, críticas y fuertes censuras. Al final, los socialistas aceptaron la constitución de un

plenario —y no asamblea.

—¿Por qué la variante semántica?

—No hemos jugado a ser originales. Un plenario podrá dirigir el mecanismo que haya de llevar a la

petición formal del Estatuto de Autonomía; una asamblea, en cambio, estaría capacitada para la redacción

de los textos y convertir al pueblo en receptores y no participes de este establecimiento autonómico.

Forma y contenido deben elegirlo el pueblo y esto precisamente fue lo que al PSOE llevé a negarse a la

constitución de la asamblea. Aunque el plenario lleve unas funciones parecidas, difieren.

En cuanto al tema autonómico, el PSOE se ha mostrado siempre más partidario de un Estado federal, algo

poco posible hoy en España.

—¿Qué piensa de esto el Partido Socialista?

—En parte estamos de acuerdo. Somos totalmente partidarios del federalismo, aunque vayamos a

abocarnos en la petición del Estatuto de Autonomía.

—Los socialistas pretenden, ya, el control de las gestiones administrativas provinciales y municipales;

¿Esto va a ser posible?

—Los ayuntamientos no se van a poder controlar hasta que no se celebren unas elecciones municipales.

Nosotros vamos a pedir que no se asuman decisiones políticas en tanto que no se celebren. Preferiríamos

que se aplicasen acciones técnicas. Que se esperen los alcaldes.

LA PROBLEMATICA DEL PAÍS VALENCIANO

En los puntos neurálgicos de la economía, donde la concentración de población es mayor, donde abunda

la tensión regionalista, los socialistas han conseguido mayoría de votos. En el caso de Valencia había

otras razones para alcanzar la mayoría: la problemática del campo y la transformación agraria e industrial,

fin estos dos últimos puntos son precisamente donde estriba la preocupación, no sólo del PSOE, sino de

todas las fuerzas políticas. La industria ha quedado quebrada, la agricultura y todo aquello que podía

suponer potencia turística. En definitiva, las fuentes más importantes para una economía.

—Valencia es ante los demás —me dice el parlamentario valenciano— la zona más rica, de España. Sin

embargo, no es así. La más importante exportación que hace el país valenciano es precisamente su mano

de obra. Los temporeros pasan largas temporadas en otros puntos para poder subsistir. La imagen es

equivocada.

La agricultura, capitulo importante para la economía de cualquier país, es un medio disponible, con buena

planificación, en Valencia. La protección a la agricultura, sin embargo, es uno de los huesos más duras de

roer para una política de izquierdas...

—¿Cuáles son los programas, objetivos, que el PSOE tiene planteados para atacar la problemática del

País Valenciano?

—Las medidas que se podrían aplicar deberían iniciarse con el establecimiento de un poder autonómico

(el estatuto de autonomía). Luego, que la inversión financiera no saliese de Valencia. Ordenar el sector

industrial en cuanto a su ubicación, calificar el suelo de las instalaciones industriales. Le seguiría la

protección a la agricultura, haciendo desaparecer la agresividad contra el campo. Racionalización de los

cultivos, evitando la pluralidad no controlada.

Igualmente se protegería a las cooperativas de producción agraria. Es muy importante, por otro lado, la

intervención del agricultor en la comercialización del producto. Aquí habríamos de decir que «el precio

del producto, para quien lo cultiva».

El PSOE no va a olvidar tampoco, en lo que se refiere al País Valenciano, la mejora de la calidad de la

vida del agricultor, equiparando sus beneficios con los de cualquier otra profesión, ni tampoco la política

especial de ordenación que el sector servicios precisa en Valencia.

—Va a precisarse imaginación política...

—Por supuesto. Entiéndase, para matizar lo expuesto, que en nuestros planos va a ofrecérsele resistencia

al desarrollo industrial, erradicar la agresividad industrial en el campo no tiene necesariamente que

suponer eliminar industrias.

LA FUSIÓN DEL SOCIALISMO

El diputado por Valencia del PSOE se refirió en nuestro diálogo a la fusión de los socialistas en un futuro

próximo.

—¿Esta sería posible?

—Yo la considero posible en un ciento por ciento. No hay espacio para otro partido socialista.

Lamentablemente, el PSP está destinado a fusionarse. Esto es un hecho normal. Si ellos son socialistas,

también nosotros, si ellos se denominan populares nosotros más; si están a la izquierda, a nuestra

izquierda sigue sin haber nadie. En cuanto a los históricos, superadas las funciones que hayan podido

tener, el futuro de éstos es también el mismo: se fusionaran.

En este sentido, su convencimiento es total. La fusión de los partidos socialistas es un hecho que va a

producirse en un plazo mucho más breve de lo que se pudiera pensar.

Distanciándome del tema de las fusiones, una última pregunta a José Luis Albiñana:

—¿Sacará el Gobierno del «atolladero» al país?

—No, No lo creo. El Gobierno ha entresacado puntos de nuestro programa político, pero éstos sólo son

pedazos y, por tanto, rompe el conjunto de las acciones. Sin embargo he de reconocer que tiene a su favor

el hecho de intentar racionalizar y esto estabilizará al país...

Texto y fotos: Guillermo J. ORTIGUEIRA

Aunque Valencia es ante las demás regiones la zona más rica de España

Los temporeros pasan largas estancias en otros puntos para poder subsistir

 

< Volver