Autor: Navarro, Julia. 
 Dos días y siete mitines con Felipe González. 
 No tenemos prisa por gobernar  :   
 (pero aceptamos la responsabilidad de gobierno). 
 Pueblo.    13/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 18. 

Dos días y siete mítines con Felipe González

(pero aceptamos la responsabilidad de gobierno)

BADAJOZ. (Por Julia NAVARRO, enviada especial.) Una campaña electoral por las plazas de toros, en

los campos de fútbol, en los polideportivos. en todos aquellos lugares con espacio suficiente para albergar

gran cantidad de gente, es lo que han hecho algunos de los dirigentes políticos, especialmente los de la

izquierda. La libertad y los votos se han ido ganando pueblo a pueblo, plaza por plaza. de tu a tú.

Desde el comienzo de la campaña, hace veintidós días, hasta hoy, Felipe González ha recorrido España de

punta a punta; ha dado tres y cuatro mítines diarios, ha adelgazado unos cuantos kilos y ha sido acogido

en todos los sitios con autentica expectación.

Este último fin de semana de las elecciones hemos estado junto al líder del P S. O. E. Felipe González ha

dado siete mítines y la periodista ha quedado agotada.

Subimos a la avioneta el sábado, a las cuatro de la tarde, nueve personas en to tal, entre ellas su mujer,

Carmen, que, desde el día 9, le acompaña en este maratón agotador electoral.

Felipe González va fumando un puro y leyendo la Prensa de la tarde. En la avioneta hablamos sobre la

experiencia de estas elecciones .Desde el punto de vista humano, la experiencia ha sido apasionante. El

mejor éxito de una persona que es llamada a hacer política es encontrarse con el pueblo, y el P. S. O. E.

ha tenido este encuentro, además sin incidentes.

La avioneta aterriza en Valladolid. Desde allí hay que ir en coche a Zamora, a la plaza de toros. Esta

lloviendo a cántaros: a pesar de ello, más de 10.000 personas esperan a Felipe González.

Ataca a Alianza Popular y al U. C. D. en su discurso y pide no sólo el voto, sino que los ciudadanos

participen después consciente y colectivamente, porque la batalla no termina el día quince».

Inmediatamente hay que salir otra vez en coche hacia Valladolid, donde nos espera un nu,evo mitin en el

polideportivo. Hay más de veinte mil personas dentro y unos cuantos miles en la calle sin poder entrar,

por falta de espacio. Felipe González logra entrar entre los apretujones del público. Sin embargo, los que

íbamos detrás de él nos quedamos fuera. Es la primera vez que la periodista ha sentido miedo entre la

gente. Hay gritos, pataletas, intentos por parte del público de entrar por la fuerza. Estamos aprisionados,

sin poder dar un paso adelante o atrás. Por fin entramos. Gregorio Peces Barba, primer candidato del

P. S. O. E. por Valladolid está terminando su discurso. Todavía nos tiemblan las rodillas del susto.

Cuando habla Felipe González, la gente se pone en pie gritando Felipe, Felipe, Felipe,

A la salida del mitin, Felipe González se preocupa de que todos estemos bien. Esa noche se duerme en

Valladolid. Al día siguiente, muy pronto, salimos para Asturias. Allí nos esperan 35.000 personas y un

estadio. Felipe González fue durmiendo en la avioneta.

Llegamos a Asturias. Se trata de uno de los discursos políticos más importantes de la campaña. Después,

la Federación Socialista de Asturias nos había preparado una comida. Felipe González comenta que es la

primera vez en muchos dias que come en caliente.

Vuelta a la avioneta. Llueve a cántaros desde que hemos salido de Madrid, y Felipe González está

perdiendo la voz. Hablamos de los resultados de las encuestas que dan al P. S. O. E. como partido

ganador después de Unión del Centro Democrático.

—Oye: si los resultados son estos, ¿que vais a hacer?

—La dinámica constituyente es imparable.

—Tendríais que gobernar con otros.

—Eso es muy difícil de prever. Sería el fruto de una larga negociación para lo que sería necesario no sólo

el proceso constituyente, sino una política de reactivación económica, como la que propone nuestro

partido. No tenemos prisa por gobernar, pero aceptamos la responsabilidad de gobierno. Estar en el

Gobierno significa aplicar suslancialmente nuestro programa, no tener un caballo en primera fila.

De Gijón a Salamanca, y continúa la lluvia, que ha sido la constante del viaje. El primer secretario del P.

S. O. E. come poco; le duele el estómago, tiene un principio de úlcera.

De Salamanca a Badajoz, En Badajoz pronuncia el discurso político más duro de la campaña_ U. C. D. ha

comprado publicidad en un periódico y ataca al P. S. O. E. A Felipe se le ha helado la sonrisa al leer él

periódico Ataca a U. C. D. al que califica como un grupo fascista. Hay grandes aplausos y todos

coinciden en que, efectivamente, es el discurso más duro de toda la campaña.

Y esta mañana, a Palencia. Por la tarde, a Madrid, el mitin de las siete en el estadio del Rayo Vallecano.

 

< Volver