Aunque el partido lo desmiente. 
 Kreisky reconoce en Mallorca la ayuda económica austríaca al PSOE     
 
 Informaciones.    24/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

AUNQUE EL PARTIDO LO DESMIENTE

Kreisky reconoce en Mallorca la ayuda económica austríaca al P.S.O.E.

MADRID, 24 (INFORMACIONES y agencias).

Don Alfonso Guerra, del comité ejecutivo del P. S. O. E., desmintió anoche que hayan recibido ayuda

alguna del Partido Socialista Austríaco para la campaña electoral.

Según el mismo portavoz del P. S. O. E., el propio canciller austríaco ha autorizado telefónicamente al P.

S. O. E. para hacer este desmentido, con ánimo de que no se produzcan malentendidos.

El periódico mallorquín «Ultima Hora» Informaba ayer que el Partido Socialista Austríaco había

entregado un millón de chelines, en concepto de préstamo, al Partido Socialista Obrero Español, según se

desprendía de las declaraciones hechas por el canciller austríaco y dirigente de ese partido, Bruno

Kreisky, al mencionado periódico.

A preguntas del periodista de si la ayuda del Partido Socialista Austríaco al P.S.O.E.

había sido más que moral, económica, y cifrada en un millón de chelines, Kreisky respondió que «toda la

ayuda ha sido hecha en forma de préstamo, y el P.S.O.E. va a devolverlo cuando pueda. Naturalmente —

puntualizo el canciller—, nosotros no vamos a demandar judicialmente si no lo hacen.»

El canciller Kreisky puntualizó en la entrevista que «siempre ha habido ayuda mutua entre los

socialdemocratas; siguiendo esta tradición, Europa ha ayudado ahora a los españoles».

Bruno Kreisky, que afirmó ser republicano en su país, subrayó que cada nación debe elegir su forma de

Gobierno, y en este sentido declaró que creía que «el Rey de España ha tenido un papel muy importante

en el proceso hacia la democracia y tiene una función muy importante en la democracia española». «Si

incluso los comunistas aplauden al Rey —añadió—, ¿qué vamos a hacer nosotros?»

Por último, Bruno Kreisky subrayó que lo único oficial de su visita era transmitir el encargo del

Presidente federal austríaco de invitar oficialmente al Rey de España a visitar Austria.

 

< Volver