Ayer, ante la tumba de Pablo Iglesias. 
 Felipe González y José Prat se abrazaron  :   
 Ambos líderes (PSOE Y PSOE h), mostraron manifiesto deseo de unidad. 
 Pueblo.    02/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Ayer, ante la tumba de Pablo Iglesias

FELIPE GONZÁLEZ Y JOSÉ PRAT SE ABRAZARON

Ambos líderes (P.S.O.E. y P.S.O.E. h), mostraron manifiesto deseo de unidad

MADRID (PUEBLO).- Quizá lo más significativo de la actividad socialista durante este fin de semana

haya sido ese abrazo entre Felipe González y José Prat Felipe, primer secretario del P. S. O. E.; Prat,

presidente del P. S. O. E. histórico. Dos socialistas que ante la tumba de Pablo Iglesias, conmemorando el

Primero de Mayo se abrazaron fraternalmente. Se habla, se especula, se pide la unidad socialista a

marchas forzadas. Todos, parecen estar de acuerdo en que los socialistas deben ser un solo bloque un solo

partido; queda encontrar la fórmula que satisfaga a todos.

También destaca en este fin de semana el mitin que el primer secretario del P. S. O E. dio en Barcelona,

ante más de trece mil personas, y Gómez Llorente, en Oviedo, ante más de cinco mil personas. El apoyo

que Willy Brandt, presidente de la Internacional Socialista, ha prometido una vez más al P. S. O. E., de

cara a estas elecciones, ante 1.500 españoles que trabajan en Alemania.

El Comité Nacional del P S. O. E. histórico se reunió el sábado y domingo. No hubo sorpresas

espectaculares. Se elaboraron las listas, se habla de alianzas y se recalcó lo que ya declaró José Prat a

nuestro periódico el pasado sábado, «que no hay contactas a nivel de Ejecutiva con el P S O. E. de Felipe

González, pero que la unidad socialista siempre tiene posibilidades». El abrazo de Felipe González y José

Prat parecía confirmar esas palabras dichas por el viejo socia1ista el día anterior a PUEBLO.

HOMENAJE A PABLO IGLESIAS

Más de mil personas se congreraron en el cementerio civil de Madrid, convocados por el P. S. O. E., la U.

G. T. y el P. S. O. E. histórico, para rendir homenaje a la figura de Pablo Iglesias. Llegaban al cementerio

en pequeños grupos, con pancartas y banderas de U. G. T., P. S. O. E. y Juventudes Socialistas.

La mayoría de los asistentes portaban claveles rojos en las solapas y pegatinas alusivas al Primera de

Mayo. Cinco minutos después de la llegada de Llopis lo hacia el primer secretario del P. S. O. E., Felipe

González, que fue muy aplaudido entre los asistentes, repitiéndose los gritos de «Unidad» y «Socialismo

es libertad».

Tomó la palabra el presidente del P. S. O. E. histórico, José Prat, quien solicitó la unidad de todos los

socialistas, sin distinción de partidos. A continuación intervino Felipe González, para reiterar que no se

dirigía a los asistentes en nombre de grupo alguno, porque él también quería abogar por la unidad del

socialismo.

Dijo que esperaba que este Primero de Mayo fuese el último que se celebraba en circunstancias

especiales. A continuación saludó a José Prat, y los dos dirigentes socialistas se abrazaron.

A las cinco y media de la tarde los asistentes abandonaron el cementerio civil, sin que se produjeran

incidentes con las fuerzas del orden público, que habían montado servicios de vigilancia por los

alrededores.

EN BARCELONA

En el Palacio de los Deportes de Barcelona —según nos informa nuestro corresponsal J. Delgado

Carrero— se reunieron trece mil personas para asistir al mitin organizado por el P. S. O. E.

Intervinieron, en primer lugar, Lóper Vecino, presidente de la Agrupación Socialista de Barcelona; Jaime

Valls, de las Juventudes Socialistas; Ignacio Pujana, trabajador de banca; Ramón Molías, profesor, y Luis

Guertes, secretario general de la U G. T, de Cataluña.

Intervino a continuación José María Triginer, para referirse a las reivindicaciones de autonomía,

recordando al Estatuto del 32, del que dijo que serviría como punto de partida y que «lo reclamamos en

beneficio de los trabajadores y los intereses populares».

El último en intervenir fue el primer secretario del P. S. O. E., Felipe González, quien, tras aludir a que

«un huracán de libertad ha llenado este Palacio de los Deportes y ha despejado el malhumor y la rabio

contenida que "los siete magníficos" dejaron aquí hace poco», señaló que el peor de los procedimientos

para cobrar votos va a ser el miedo y el engaño.

Dijo más adelante que «en lo lucha por una Constitución democrática vamos a defender el Estatuto de

autonomía del 32, pero el original, no cualquier ficción». Pidió la legalización de todos los partidos

políticos, la amnistía total, "unas elecciones limpias, sin intervención del aparato estatal", y la garantía de

unas libertades en una Constitución democrática.

1977 PUEBLO

 

< Volver