González, contra la tentación de un partido gubernamental     
 
 Diario 16.    01/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Martes 1 - marzo 77/DIARIO 16

González, contra la tentación de un partido gubernamental

MADRID, 1 (D16).—El primer secretario del PSOE, Felipe González, dijo ayer que el poder podría

sentir la tentación de crear un partido institucional, "a la mejicana", lo que condenaría a la izquierda a un

cierto "ghetto".

Hablando en la presentación de las "Guías electorales" de la editorial Ávance, González calificó esta

hipótesis de "preocupante", "porque España no es Méjico". Si el Gobierno, que aún controla

autocráticamente el poder, se presentase a las elecciones, podría tratar de "fragilizar" a otras fuerzas, dijo.

El líder del PSOE, presentado por directivos de la editorial, fue el primero en hablar entre varios

dirigentes políticos de diversos partidos. Entre los asistentes se encontraban técnicos del Gobierno y de la

oposición que han elaborado proyectos de normas electorales. También estaban presentes miembros de

varios partidos, entre ellos uno del PSOE histórico.

Cinco bloques electorales

Felipe González aventuró cinco bloques electorales cara a los próximos comicios: ´´Empezando por la

extrema derecha", dijo, Alianza Popular; a continuación, Centro Democrático, Democracia Cristiana, la

"familia socialista" y la "familia comunista".

Si el Gobierno se presentase, añadió, se ubicaría en las áreas del Centro Democrático y Democracia

Cristiana. Pero reconoció que "parece que la intención inicial del poder es no presentarse".

"No hemos llegado aún a la situación en que la Monarquía está por encima de los partidos", dijo

González, tras indicar que la transición se produce en un clima de analfabetismo político. Añadió que en

las próximas elecciones no se corre aún el riesgo de poner en crisis la institucionalidad del Régimen y

recordó la protesta "sin irá" de su partido por la confusión de siglas creada tras la legalización del PSOE

histórico.

Discutir la forma de Estado

Jaime Miralles encontró curioso que él, liberal y monárquico, pudiera suscribir en su integridad las

palabras del socialista González. Aun recalcando su condición monárquica, Miralles pidió que en las

futuras Cortes se pueda discutir la forma de Estado, y que, por tanto, la Monarquía deje de ser un

tema vedado a la discusión. Manuel Azcárate, del Partido Comunista, dijo que el

Gobierno se comprometió a la aplicación de la amnistía y la legalización de todos los partidos, pero no ha

cumplido sus premisas. Habló de una "discriminación escandalosa" en la legalización de fuerzas políticas

y criticó, sin duda refiriéndose al Partido Comunista reconstituido —PC (r)—, el que se pretendiese, "con

letritas al final de unas siglas", acusar a los comunistas de actos terroristas.

Disolución del Movimiento

Carlos Bru, de Izquierda Democrática, pidió la disolución del Movimiento. "Con el Movimiento, todo se

queda parado", dijo.

Finalmente, Juan Encinar, del Partido Socialista Popu1ar (PSP), uno de los miembros de la "ponencia

técnica" de la oposición, encargada de negociar la ley Electoral con el Gobierno, reconoció que no ha

existido negociación entre el Gabinete y la oposición.

´"Confiemos en que el Gobierno no obligue a la oposición, ante un determinado tipo de ley Electoral, a

replantearse las elecciones", añadió Encinar.

 

< Volver