Autor: Soto, Helga . 
   El PSOE replica     
 
 Arriba.    14/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

EL PSOE REPLICA

Aunque no acostumbramos a ejercer el derecho de réplica ni tan siquiera a replicar sin

atenernos a la Ley, la nota que se incluye en el número del 12 de mayo, página 10, nos ha

producido, sobre todo, desconcierto.

Si el rigor informativo es una exigencia de honestidad profesional cuando se trata de reflejar

una noticia, puede imaginarse lo que significa deducir conclusiones políticas de una noticia

falsa.

El PSOE, en efecto, ha conocido la escala técnica (extraña o no) de Mario Soares en Madrid

por la Prensa. Como comprenderá, resulta imposible que Felipe González, y de ello, gran

paradoja, dedujera las mismas conclusiones.

No sé si el Director o el informador de ARRIBA está en condiciones de probar las afirmaciones

que hace en materia económica, tan falsas como la noticia que da a sus lectores.

Esto, tal vez, nos llevaría a hacer algunas valoraciones sobre algunas riadas de millones que

casi todo el mundo sabe de dónde vienen y sospechan a dónde van, como los 1.800.000.000

que al parecer se destinarán a la operación UCD por parte del Gobierno.

Es lógico que los socialistas europeos estén preocupados de las elecciones en España, porque

es un país importante, porque de su futuro depende, en parte, de esas elecciones, y por las

mismas razones, que en sentido contrario, se preocupan los conservadores españoles cuando

Mitterrand, Palme o Brandt derrotan a sus homólogos y ven cercano el momento de ir

perdiendo privilegios de clase.

Lamento que hayamos estrenado con su periódico más que el derecho de réplica el impulso

primario de restablecimiento de la verdad.

Helga SOTO (Madrid.)

N. de la R.—Por puro respeto a las opiniones de los demás, publicamos la indemostrable

noticia que facilita Helga Soto, la referente a los fondos de Unión del Centro, que nos parece

absolutamente fantástica y sin más base que la especulación de una revista. UCD destina a la

campaña electoral quinientos millones de pesetas, que provienen de fondos de los propios

partidos que la forman, según hemos publicado ayer todos los periódicos. En todo caso, la

polémica es estéril: son los jueces, como corresponde a todo Estado de Derecho, los

encargados de fiscalizar las cuentas de los partidos.

 

< Volver