Autor: Rafols, José María. 
 Ante trece mil partidarios, en Barcelona. 
 Felipe González reivindicó el Estatuto del 32     
 
 Informaciones.    02/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

ANTE TRECE MIL PARTIDARIOS, EN BARCELONA

Felipe González reivindicó el Estatuto del 32

BARCELONA, 2 (INFORMACIONES, por J. M. Rafols). El P. S. O. E. va a defender el Estatuto de

autonomía pa ra Cataluña, pero entendámonos, porque las palabras se desfiguran según quien las usa:

vamos a defender no cualquier Estatuto, sino aquel que le fue arrebatado a Cataluña.

En estos términos se expresó Felipe González el pasado sábado por la tarde ante cerca de 13.000 personas

que llenaban el Palacio de Deportes de la Ciudad Condal. De esta forma, el secretario general del P. S. O.

E. afirmaba el apoyo de su partido a la reivindicación catalana en pro del retorno de las instituciones y

principios comprendidos en el Estatuto que aprobaron las Cortes republicanas de 1932.

La exposición de Felipe González, que hablaba junto a otros dirigentes del mismo partido, se inició con

una dura crítica a Alianza Popular. Una crítica que fue más bien una respuesta a las frases que el lunes

anterior A.P. había dedicado a los socialistas en aquel mismo recinto.

ELECCIONES NO LIMPIAS

Entró, a continuación, en el segundo tema que dominó su charla: Cataluña. Después de alabar el clima de

tranquilidad que se respira en este país, dijo: «Que nadie se engañe: Cataluña será libre cuando Castilla,

Andalucía, Galicia y el País Vasco sean libres.» Así, tras defender el Estatuto de autonomía de Cataluña,

dijo que el P.S.O.E. también apoyaría esta reivindicación para que otras regiones y otros pueblos «tengan

oportunidad de gobernarse según su deseo».

Se refirió, acto seguido, a la emigración en Cataluña. «Que nadie haga, el juego —dijo— de enfrentar a

los que son de aquí y a los que vienen de otras tierras.»

Usando después la alocución de «querida familia y amigos», pasó a ocuparse de dos problemas que

calificó de decisivos para España: cómo van a ser las elecciones y para qué van a servir. Felipe González

manifestó de entrada que las elecciones no van a ser limpias, «pero esto no quiere decir que las van a

ganar la derecha, porque aunque no haya limpieza, ganaremos las elecciones».

Citó aquí la necesidad de que Ayuntamientos y Gobiernos Civiles se hubieran renovado antes de la

consulta electoral. Dijo que el plazo de veintiún días para la campaña electoral era el más reducido de

todo el mundo libre, que no había cesado la represión y que la TV., la radio y la Prensa estatal no estaban

jugando limpio. Por todos estos puntos señalados, manifestó que las elecciones se habían preparado para

ser una carrera de obstáculos.

Felipe González se refirió a la discusión de una constitución democrática en la elaboración de la cual se

plantee la forma del Estado y la forma de Gobierno. Se manifestó partidario de un Estado laico y de una

estructura federal.

Por último, el secretario general del P.S.O.E. abordó el tema de la crisis económica, que calificó de

profunda, y de la cual responsabilizó a los Gobiernos anteriores y al actual. Hizo también una breve

referencia al viaje del presidente Suárez a Norteamérica, diciendo que «se han dado demasiadas

facilidades a la inversión americana», planteando a qué precio y por qué procedimiento se puede

recuperar la crisis. Criticó también el hecho de que que fomentara la inversión extranjera «sin una ley de

control que defienda lo que nos interesa a nosotros y no a ellos».

El acto terminó con el canto de «La Internacional» y de «Els segadors».

 

< Volver