El PSOE propone un frente unido para el Senado     
 
 Ya.    05/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

EL PSOE PROPONE UN FRENTE UNIDO PARA EL SENADO

Sería una lista de doscientas personas de reconocida autoridad moral, que, como independientes,

estarían apoyados por todas las fuerzas democráticas

Con las listas electorales de los posibles candidatos por el PSOE al Congreso y al Senado por delante

susceptibles en algunos casos de modificación por los procesos unitarios actualmente en marcha, el

primer secretario del Partido Socialista Obrero Español, Felipe González, hizo ayer público un

llamamiento a todas las fuerzas democráticas para que apoyen una lista de senadores de 200 nombres para

todo el país, teniendo en cuenta el sistema mayoritario de elección para el Senado y de cara a la conquista

de una constitución verdaderamente democrática.

Las citadas doscientas personas se presentarían como independientes y habrían de caracterizarse por su

credibilidad moral y su incorruptibilidad. "Con buena voluntad—dijo Felipe González—es fácil encontrar

con el consenso de todas las fuerzas democráticas esos doscientos hombres... Si sale bien, las fuerzas

democráticas podrían conseguir una amplísima mayoría en el Senado. Naturalmente no se hace extensivo

a fuerzas como Alianza Popular, que no quieren una constitución democrática."

El primer secretario del PSOE informó a los periodistas de los acuerdos tomados por el Comité federal de

su partido, reunido el pasado sábado en un hotel madrileño hasta altas horas de la madrugada. El Comité

federal fue informado y aceptó los acuerdos entre Convergencia Socialista Madrileña (FPS) y la

Agrupación Socialista Madrileña del PSOE, por una parte, y del Partido Socialista de Cataluña (Congrés)

y la Federación Catalana del PSOE, por otra.

Según las palabras de Felipe González, esta dinámica unitaria comienza a tener sus efectos en otras

regiones, como Galicia, Murcia, León y Baleares. De ahí lo flexible de las listas elaboradas, a fin de poder

introducir las oportunas modificaciones caso de ser necesario. Merece destacarse por su importancia el

acuerdo de admitir en el PSOE a militantes sindicales que no sean dé la Unión General de Trabajadores,

como es el caso de los socialistas de Convergencia de Madrid, militantes de la Unión Sindical Obrera.

En torno a las conversaciones con el Partido Socialista Popular del profesor Tierno Galván, el PSOE

rechaza una pura y simple alianza electoral que parece ser el techo del PSP hasta la celebración de las

elecciones, a pesar de que no hay diferencias ideológicas y sindicales entre ambas organizaciones

socialistas.

LISTAS ELECTORALES

Cuando dio a conocer a los informadores las cabeceras de las candidaturas de su partido en las distintas

provincias, Felipe González señaló que el PSOE no declara con ello que participara en las elecciones. Su

postura definitiva en este asunto lo comunicará en el momento oportuno.

Los hombres facilitados son los siguientes: Madrid, Felipe González; Almería, Bartolomé Zamora;

Asturias, Luis Gómez Llorente; Baleares, Félix Pons; Burgos, Esteban Granados; Cáceres, Pablo

Castellano; Ciudad Real, Miguel Ángel Martínez; Córdoba, Guillermo Galeote; Cuenca, Virgilio

Zapatero; Guipúzcoa, Enrique Múgica; Huelva, Carlos Navarrete; Granaba, Manuel Fernández

Montesinos; Jaén, Alfonso Fernández y Juan Zarrias (Senado); Huesca, Fernando Baeza (Senado) ; Las

Palmas, Jerónimo Saavedra y Celo Monzón (Senado) ; Madrid, Mariano Aguilar Navarro y Enrique

Llovet, ambos para el Senado ; Málaga, Rafael Ballesteros; Murcia, Ángel Alvarez; Santander, Jaime

Blanco García; Salamanca, Elias Díaz; Sevilla, Alfonso Guerra; Segovia, Leopoldo Torres,

probablemente; Tenerife, Luis Fajardo y Alberto de Armas (Senado); Valencia, José Luis Albiñana y José

Luis Fernández Martínez Amurrio (Senado) ; Valladolid, Gregorio Peces Barba (hijo) y Pedro Gómez

Bosque (Senado), y Toledo, Gregorio Peces Barba (padre), para el Senado.

La lista de Madrid para el Congreso de Diputados está encabezada por loa siguientes nombres: Felipe

González, Javier Solana, Convergencia Socialista de Madrid; Enrique Barón, Manuel Turrión, Carlota

Bustelo, Carmen García, Sócrates Gómez, Manuel Rodríguez, Cipriano García, Convergencia Socialista

Madrileña; Ignacio Fueje..., así hasta completar; una lista de 32 candidatos. Como coordinador de la

campaña electoral ha sido nombrado Alfonso Guerra, secretario de organización de la Comisión

Ejecutivo del PSOE.

El partido asumirá, también por acuerdo de su comité federal, la alternativa sindical de la Unión General

de Trabajadores y apoyará su campaña de reivindicaciones en el presente mes de abril.

LUCHA POR UN A CONSTITUCIÓN DEMOCRÁTICA

En relación con las líneas maestras de la nueva Constitución, Felipe González adelantó que ha de ser

breve y abierta, suprimir todo lo autocrático anterior, contener un estatuto de las libertades públicas y

configurar el estado de forma federal, en un marco en el que pudieran incorporarse con diferentes

autonomías las diferentes nacionalidades y regionalidades que lo decidieran en sus propios ámbitos.

Estas ideas son aceptadas de forma general por las fuerzas democráticas. Sobre la campaña electoral

señaló que estará centrada en estos puntos: lucha por una constitución democrática, cambio en la calidad

de la vida de los españoles y la apertura de nuestro país en igualdad de condiciones a Europa,

Latinoamérica y mundo árabe.

El primer secretario del PSOE manifestó que la campaña podría costar un mínimo de cuatrocientos

millones de pesetas que no tienen garantías de poder conseguir. Preguntado sobre las gestiones hasta el

momento realizadas con ciertos grandes bancos, contestó que la banca tendrá un serio problema para

seleccionar las fuerzas políticas a las que van a dar dinero.

Apuntó que si el empresario español se mostrara partidario de apoyar a Alianza Popular, a los seis meses

se arrepentiría de ello, porque ni ellos como la dictadura lograrán arreglar las diferencias existentes entre

la parte empresarial y la trabajadora.

Felipe González volvió a recordar las condiciones exigidas para que las elecciones se lleven a cabo con

absoluta limpieza. Son éstas: pleno ejercicio de las libertades individuales y colectivas, amnistía total,

legalización de todos los partidos políticos, eliminación de todas las instituciones autocráticas del régimen

anterior (y recalcó que había de ser eliminación, no camuflaje de los residuos autocráticos, como está

pasando, en su opinión, con el aparato subsistente del Movimiento), neutralidad del aparato de poder del

Estado e igualdad de utilización de los medios de comunicación de masas en poder del Estado.

Finalmente, y tras señalar que si hay limpieza y el proceso unitario concluye felizmente, un 25 por 100 de

los votos serán para los socialistas—alguna encuesta ha dado más del 26 por 100 de los votos a los

socialistas—, afirmó que si se produce la beligerancia del Gobierno en las elecciones emborronaría su

neutralidad, "ya que aunque la candidatura del grupo en el poder es normal en los países democráticos,

hay que considerar que España no es todavía un país democrático". Anunció para antes de las elecciones

una reunión de las representaciones parlamentarias socialistas de Europa en España y posiblemente la

segunda reunión de la Conferencia Socialista de los países del Mediterráneo.

Amplia operación

La propuesta formulada por el primer secretario del PSOE, en el sentido de ofrecer un frente único para el

Senado entre todas las fuerzas democráticas, ha sido bien acogida por diversos partidos políticos. Según

nuestras noticias, y con este tema sobre la mesa, se celebraron ayer conversaciones entre representantes

del Equipo Demócrata Cristiano del Estado Español y del Partido Socialista Obrero Español.

El Equipo DC parece ser que ve con buenos ojos esta operación, ampliable a todas las fuerzas

democráticas, Centro Democrático incluido. Por otra parte, el Partido Comunista de España viene

propugnando desde hace algún tiempo esta idea y ha mantenido conversaciones en el mismo sentido.

 

< Volver