Autor: Soriano, Manuel. 
 Expectación en el Club Siglo XXI. 
 La derecha española bautizó a Carrillo     
 
 Diario 16.    28/10/1977.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Viernes 28-octubre 77/DIARIO 16

Expectación en el Club Siglo XXI

La derecha española bautizó a Carrillo

Manuel Soriano

MADRID, 28 (D16), —Santiago Carrillo, secretario general del Partido Comunista de España (PCE), de

la mano de Manuel Fraga Iribarne, líder de Alianza Popular (AP), recogió ayer los aplausos del Club

Siglo XXI, sociedad de la alta burguesía económico cultural española y cámara de resonancia del

franquismo.

Carrillo protagonizó así su bautismo ante la derecha española sin renunciar a definirse "comunista de pura

cepa".

Ante el mismo auditorio por donde pasaron los más significativos hombres del franquismo histórico y

renovado, donde tan duramente se atacó al comunismo, ayer, Carrillo, ante unas tres mil personas, en un

ambiente de indescriptible expectación, pronunció una conferencia sobre "Eurocomunismo".

Si Carrillo ya tenía pocas puertas cerradas en el ámbito de la política española, ayer abrió la del sector de

la sociedad español más refractaria a su presencia. "No tengo la pretensión —dijo el secretario del PCE—

de lograr el asentimiento de los miembros del Club Siglo XXI a nuestras ideas. Pero me basta señores la

prueba de civismo que han dado ustedes esta noche escuchando con respeto a un hombre que está quizá

en las antípodas ideológicas de la mayoría de los presentes. Me basta la actitud del señor Fraga,

afrontando, seguramente, críticas por presentarme aquí esta noche."

El gesto de Fraga dividió las opiniones de los socios del Club, incluso de algunos sectores de Alianza

Popular. Unos apoyaban plenamente su decisión de presentar a Carrillo y otros comentaban que "después

de esto se ha acabado". Sin embargo, la opinión generalizada, sin apasionamientos, afirmaba que el acto

en sí tenía hasta importancia histórica, porque suponía un gesto más de reconciliación.

Así lo comentaba Joaquín Ruiz-Giménez, a la salida de la conferencia, con DI6, quitándole importancia a

lo que ambos políticos habían dicho "que ya nos lo sabemos", pero dándole un gran valor al acto y a las

palabras de Fraga, "que ha estado muy valiente". En esos precisos momentos, el líder de Alianza Popular,

estaba detrás del democristiano. Este, efusivamente, saludó a Fraga, quien le dijo; "Tú, Joaquín, sabes que

toda la vida he sido un centrista", despidiéndose de él con un "a ver si nos vemos un día de éstos, que

quiero hablar contigo".

Por la puerta de atrás

Fraga entró por la puerta trasera del salón Turquesa del hotel Eurobuilding, siendo muy aplaudido —"A

ver si nos quedas bien, Manolo", comentó un asistente— y saludado en el centro del mismo por Carrillo,

que había llegado momentos antes, y por el presidente del Club, Antonio Guerrero Burgos. Los tres, junto

al ex ministro Fernández Sordo posaron para una nube de informadores gráficos y fumadores de

televisiones extranjeras. Guerrero Burgos, que fue sintiéndose más cómodo a medida que sus socios

encajaban bien las palabras del líder comunista, sostuvo la cartera de Carrillo durante toda su

intervención.

En segunda fila del auditorio y completamente delante de Emilio Romero, a un par de metros de un

señor haciendo el yugo y las flechas en la solapa, estaba La Pasionaria, vestida rigurosamente de negro.

Dolores Ibarruri sonrió, como el resto del auditorio, cuando Carrillo dijo "que después de lo que hemos

visto, ser ministro en este país es cosa fácil", tratando de rebatir la ambición de poder por defender el

Gobierno de concentración.

Poco después ya arrancó aplausos generalizados cuando se refirió a la foto del pacto de la Moncloa "que

parece ministerial". Y por tercera vez fue aplaudido al afirmar: "Si estallara un conflicto entre Estados

Unidos y la U. R. S. S, no nos daría tiempo de decidirnos por uno o por otro."

Entre el auditorio había conocidos fascistas activos en las revueltas callejeras. Por indicación de la

Policía, algunos dejaron sus porras en el vestíbulo. Se detectó una fuerte vigilancia policial de agentes

especiales. Eloy Ruiz de Cortadi, al que se le ha vinculado en actividades anti ETA, estuvo presente y

comentó indignado: "Fraga es un rojo." Al parecer hubo intenciones de reventar el acto, pero no se

produjo el menor incidente".

 

< Volver