Declaraciones de Felipe González a Informaciones de Andalucía. 
 No soy partidario de la multiplicidad de Partidos Socialistas     
 
 Informaciones.    14/04/1977.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 28. 

DECLARACIONES DE FELIPE GONZÁLEZ A «INFORMACIONES DE ANDALUCÍA»»

"No soy partidario de la multiplicidad de Partidos Socialistas"

SEVILIA. 14 ( INFORMACIONES)

(CREO que en unas elecciones auténticamente libres y limpias, el socialismo podría obtener un cuarenta

por ciento de los votos; declaró a Informaciones de Andalucía el secretario general del Partido Socialista

Obrero Español, don Felipe González. El señor González ha señalado igualmente: No creo que la Alíansa

Popular saque más de un quince por ciento. Pero si gana las elecciones, yo, como demócrata, me quitaré

el sombrero, porque querrá decir que la mayoría del país lo quiere. Aunque creo también que muchos de

los que votasen a A. P. se arrepentirían después; sobre todo el sector empresarial, porque A. P, no le va a

resolver al empresario el problema de las relaciones capital-trabajo.

«EL P.S.O.E. PODRÍA OBTENER UN 40 POR 100 DE LOS VOTOS

El secretario general del P.S.O.E. recibió al redactor de INFORMACIÓNES en uno de los

despachos de su partido en Sevilla, ciudad en la que nació en 1942. Estudio Derecho en la Universidad

Hispalense, donde más tarde trabajó como ayudante de clases prácticas, hasta que montó un despacho

laboralista con tres personas más (don Rafae1 Escudero, doña Ana María Ruiz Tagle y don Antonio

Gutiérrez en el barrio de la Alfalfa. Miembro del P.S.O.E. desde el año 1964. formó parte primero del

Counté provincial y luego del nacional, hasta que fue elegido secretario general en octubre de 1974, y

reelegido en 1976.

CANDIDATO MADRILEÑO POR RAZONES ESTRUCTURALES

Ante las próximas elecciones, la, primera pregunta es obligada:

—¿Por qué se presenta por Madrid y no por Sevilla?

La razón fundamental es de estructura de partido, y yo estoy a disposición de lo que el partido crea más

conveniente, y éste ha decidido que sea por Madrid. A mí me gustaría presentarme por Sevilla, que es mi

tierra v a la que me siento muy vinculado, y a lo mejor todavía lo hago. Pero resulta que los partidos a

nivel de Estado ven más coherente que sus dirigentes se presenten por Madrid.

—La reacción del P.S.OE, ante la legalización del sector histórico con las mismas siglas fue calificada en

medios políticos y periodísticos como «excesiva». ¿Cuáles fueron las causas de esa reacción?

— Yo creo que fue la reacción lógica. En cualquier país democrático, si a un Gobierno se le ocurre

legalizar a dos partidos con las mismas siglas se produce un gran escándalo. Creo también que la

legalización de los «históricos forma parte de una maniobra de mayor alcance, que ha tratado de crear un

socialismo amarillo y que ha repercutido en otras fuerzas, como el Centro Democrático, al que ha

confundido y casi destrozado. Nosotros defendemos la legalización de todos los partidos, pero queremos

evitar la confusión y, desde luego, dos partidos con las mismas siglas, aunque lleve la h entre paréntesis,

lleva a la confusión.

SE PUEDE DENUNCIAR EL PR0CESO

—El pasado día 4, el Partido socialista Obrero Español anunció una serie de condiciones para ir a las

elecciones; algunas ya se han dado, y otras no. ¿Cuál va a ser la postura de su partido?

—Hay que introducir un matiz. Cuando un partido fija unas condiciones, algunas pueden darse y otras no;

es decir, que aunque nosotros pedimos la legalización de todos los partidos, la amnistía total, la

neutralidad efectiva del aparato del Estado, el desmantelamiento auténtico del Movimiento, la libertad

sindical y la desaparición de la Organización Sindical, es posible que aunque no se cumplan todos estos

requisitos, nosotros participemos. Porque los partidos no sólo tienen la fuerza de participar o no, sino de

poder ilegitimar un proceso, y nosotros, el día de mañana, a lo mejor podemos decir que el proceso

democratizador no fue limpio.

—Su llamamiento para formar una lista de doscientos candidatos independientes para el ¿Senado ha

despertado interés. ¿Cuál ea el objetivo y el eco de esta llamada?

—Yo creo que hasta ahora la llamada ha sido recibida positivamente por todas las fuerzas políticas

democráticas. La formulación de este bloque de independientes tiene que hacerse de forma muy hábil

para que no se sientan aliados, unidos por un compromiso. Creo que el éxito de la llamada puede estar en

que no se ha puesto ninguna condición, ni nadie la protagoniza. Además, y esto es muy importante,

aunque la candidatura sea independiente, no quiere decir que los candidatos no tengan ideología, incluso

pueden pertenecer a un partido. Son independientes frente a un partido u otro. El objetivo de esa llamada

es estratégico frente a la derecha neofranquista. Queremos senadores auténticamente democráticos que

frenen algunos sectores del Gobierno que nos quieren «regalar» una Constitución a su medida.

ESFUERZOS POR LA UNIDAD

—El profesor Tierno Galván ha responsabilizado al P.SO.E de que los socialistas no vayan unidos a las

elecciones. ¿Qué opina sobra esto? ¿Está su partido dispuesto a ceder algo en favor de la unidad?

—Frente a las declaraciones de Tierno Galván tengo que decir que los primeros pasos a favor de la

unidad han sido los nuestros. Nuestros esfuerzos por la unidad son enormes, y aunque todavía no ha

cristalizado nada, ahí están los ejemplos en Cataluña, Murcia, Centro, Galicia, León. Con el P.S.P. nunca

han surgido problemas ideológicos ni sindicales. Los problemas son de siglas. Respecto al P.S.A., todavía

no hemos recibido respuestas concretas a nuestra propuesta de unidad. Con este partido tampoco hay

diferencias ideológicas, ni tampoco en cuando a la forma de Estado, pero lo que no podemos admitir es

que el socialismo funcione con fronteras imaginarias. Soy partidario de la autonomía de los partidos y

regiones, y de una estructura federal de partidos, pero no de la multiplicidad de partidos socialistas,

porque el socialismo es solidario.

—¿Ha estudiado su partido alguna fórmula concreta para la utilización imparcial de los medios de

comunicación en manos del Estado?

—Hallar esa fórmula es muy difícil. Podría hablarse de un comité de vigilancia, pero formar dicho comité

es difícil, porque habría tantas personas, representantes de partidos. que no funcionaría. Creo que la

fórmula ideal sería un Estatuto de cómo utilizar esos medios y luego la formación de un Tribunal para

resolver los conflictos que pudieran surgir. Después de las elecciones, esto se reestructuraría. Creo

también que la TV. es muy importante, pero ante los múltiples partidos puede confundir más que aclarar.

En esta campaña, el medio de comunicación más eficaz será el personal. En cuanto a la Prensa, creo que

no existe la Prensa objetiva absoluta y que en ella influyen muchos sectores, el control económico de la

misma, las relaciones dirección-Redacción, la empresa, etcétera.

P. S. O. E. y A. P.

— Desde el punto de vista de los intereses del país, y pensando en la estabilidad democrática. ¿qué

resultado electoral le parece más conveniente?

— Desde luego, que gane el socialismo. Yo creo que el país tendrá cuatro o cinco grandes bloques y que

la coalición de centro-derecha o centro-izquierda tendrá un importante papel, porque funcionará como

elemento catalizador. Yo creo que las fuerzas que estarán más representadas son A.P., el centro y la

Democracia Cristiana, el socialismo y el P.C.E. El peligro del futuro democrático creo que radica en que

el país se agrupe en dos bloques: Alianza Popular y Frente Popular, y por otro lado, que se dé una

multiplicidad de partidos.

—¿Qué porcentajes de votos cree que podría sacar su partido?

—Yo no voy a hablar del P.S.O.E., sino del socialismo, aunque, desde luego, no cabe duda que en

muchos lugares, y muchas personas, el socialismo se identifica a unas siglas: las nuestras. Creo que en

unas elecciones auténticamente libres y limpias, el socialismo podría obtener un 40 por 100 de votos.

—¿Qué consecuencias, según usted, podría tener un triunfo relativo de Alianza Popular?

—Yo pienso que hay montada una absurda política en torno al miedo sobre el triunfo de A.P. No creo que

la Alianza saque más de un 15 por 100 de votos. Y si gana las elecciones, yo, como demócrata, me

quitaré el sombrero, porque querrá decir que la mayoría del país lo quiere. Aunque creo que muchos de

los que votarían a A.P. se arrepentirían después, sobre todo el sector empresarial, porque la crisis

económica actual es una derivación de las malas relaciones entre el mundo de la empresa y el del trabajo.

Al empresario, AP no le va a resolver el problema de las reuniones capital-trabajo. No creo que A.P.

frenaría la democracia, pero la situación económica no lo permitiría. Para conseguir créditos, por ejemplo

del Fondo Monetario Internacional, éste exige condiciones y garantías políticas, y A.P. no podría dárselas.

Por otra parte, creo que las discrepancias en el seno del Centro Democrático benefician a A.P.

—¿Volverá su partido a la «Comisión de los diez»?

—A la comisión negociadora, no; a la de vigilancia, sí. Porque en el momento en que el Gobierno es

beligerante. no sé qué hace una comisión negociando las elecciones. Yo no soy partidario de que el

aparato del Poder sea beligerante respecto a una opción política.

SUAREZ Y PITA DA VEIGA

—¿Qué opina sobre la posible candidatura del presidente Suárez?

—Creo que sería un grave error que se presentara Suárez. Creo que su candidatura implicaría a la Corona,

lo cual si que es muy grave. Pues la hace también beligerante y eso es peligroso. No hay que olvidar que

este Gobierno y su presidente, no han sido elegidos democráticamente.

La entrevista toca a su fin. El teléfono no ha dejado de sonar, poniendo forzosos paréntesis al diálogo. Y

la conversación vuelve de nuevo a la actualidad, sobre un tema que está todavía en el más inmediato

candelero:

—¿Qué opina sobre la dimisión del ministro de Marina y sobre la situación actual del Gobierno?

—Creo que es normal que se produzcan estos reajustes ministeriales, porque cuando la vida del país

cambia, es lógico que quien no se siente Identificado con ese cambio, no ocupe un puesto en el Gobierno.

INFORMACIONES

11 de abril de 1977

 

< Volver