Autor: García, María Concepción. 
   El PSOE y el Estado de Israel     
 
 Pueblo.    24/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

CARTAS A "PUEBLO"

EL P. S. O. E. Y EL ESTADO DE ISRAEL

Señor director:

Soy simpatizante del Partido Socialista Obrero Español y quisiera referirme a las recientes declaraciones

de su secretario general, formulándole las siguientes preguntas:

Diee el señor González que su partido ve de buen grado el restablecimiento de relaciones diplomáticas

entre España y el Estado israeli, lo cual no asombra mucho, sobre todo teniendo en cuenta que dicho

Estado fue creado ilegalmente por el imperialismo internacional. Además, sabe usted que el mencionado

país no es más que una base al servicio de los intereses norteamericanos en Oriente Medio y que actúa

contra el movimiento liberal del mundo.

«Si buscamos la paz son palabras textuales suyas—, el Gobierno español debería andar con cautela y

equilibrio.» ¿A qué equilibrio se refiere? ¿Al de los regímenes árabes por un lado, y el israeli por otro?

Francamente me asombra todavía más que no cuente con la parte interesada del asunto, que es el pueblo

palestino, dueño de su territorio nacional y que en su mayor parte vive en el exilio, expropiado de su

tierra. Su «equilibrio*», señor González, me recuerda el «equilibrio» inventado por Norteamérica para

esta zona. Así mientras suministraba armas a sus aliados árabes —desde Marruecos hasta Arabia

Saudita— también se las suministraba a Israel.

Sabemos que EE. UU. no tiene razones para adoptar una postura pro palestina, y supongo que las razones

del P. S. O. E. sean opuestas a las de Washington. Sin embargo, si existen motivos para que un partido

socialista apoye la causa del pueblo palestino, que tanto sufre en el exilio como dentro de su propia tierra.

Esto debiera ser una postura de principios.

Sabemos que el Estado israeli se fundó en 1948, por la fuerza y con la ayuda de Inglaterra, bajo cuya

protección se encontraba entonces Palestina. Y una minoria insignificante —al once por ciento, según las

estadísticas británicas, o el siete por ciento, que daban los árabes—, dio el primer paso en el sueño del

movimiento sionista, en la formación de una patria extendida desde el Eúfrates hasta el Nilo. Cuando el

Estado israelí fue reconocido por algunos países occidentales no ocupaba la quinta parte territorial que

ahora, expansión que ha conseguido, en cuatro guerras, anexionándose tierras de Egipto, Jordania y Siria.

A propósito de todo ello, le hago una última pregunta: ¿En qué frontera respeta la soberanía Israel!? ¿En

la del ano 48, en la del 56 o en la del 67? Muchas gracias, señor director, por la publicación de esta carta,

y reciba mi más afectuoso saludo.

María Concepción Garcia

Jesús, 20

Valencia-7

 

< Volver