Autor: Veira, Carlos. 
   Aguilar Navarro: El PSOE no se apodera de la Facultad de Derecho     
 
 Ya.    31/03/1977.  Página: 43. Páginas: 1. Párrafos: 23. 

31-III-77

SECCIONES FIJAS

AGUILAR NAVARRO: "El PSOE no se apodera de la Facultad de Derecho"

"Los profesores o alumnos que dicen estudiar Derecho al margen de la política, engañan o se engañan"

"Antes de hacer los estatutos han de resolverse una serie de temas de carácter político" • "Eso no se ha

hecho, y ahí está el claustro de Barcelona, en punto muerto" "No es cuestión de un año o de pocos años"

• "La participación tripartita y paritaria como fórmula absoluta es inadmisible y es pura demagogia"

EL PROFESOR AGUILAR NAVARRO, NUEVO DECANO DE DERECHO DE LA COMPLUTENSE,

HABLA PARA "YA" ENSEÑANZA

Mi presente año comenzó en Derecho de la Complutense con la inquietud de encontrar una persona que

ocupase el puesto de decano, tras la jubilación del profesor Legaz Lacambra. Tras varias incidencias y

humoradas (aquellos del "alumno para decano"), se encontró quién aceptaba la carga: don Mariano

Agnilar Navarro, setenta años, poca estatura, lenguaje decidido, personaje polémico desde hace lustros,

catedrático sancionado en el mismo lugar en que, hace muy pacas semanas, aceptó formalmente el

nombramiento, Ayer conversamos intensamente con él.

—Profesor, se le acusa, en ciertas esferas de ser un político, ¿ Lo cree usted así?

Sí, claro. Soy un catedrático politico, porque he sido un alumno político y un profesor adjunto

político, Pero mi dimensión política no ha supuesto ningún menoscabo en mi labor científica. Soy uno de

los profesores españoles que ha publicado más sobre sus dos disciplinas, Derecho Internacional Público y

derecho Internacional Privado, amén de mis dimensiones de periodista, editorialista, etc. Mi Derecho

Internacional Privado consta, en su última versión, de cuatro volumenes con casi dos mil páginas. Mis

trabajos monográficos de Derecho superan el número de doscientos. Pero soy político. Pertenezco al

PSOE (renovado).

—Ahí está otra acusación de algunos. Dicen, profesor, que esta Facultad está en manos del PSOE.

— Eso no es cierto. Y no lo es por varias razones. Una, que este Decanato, que intenta ser colegiado,

está constituido por cuatro personas, de las que solo dos son del PSOE, el señor Peces-Barba y yo. Dos,

porque los dos miembros del PSOE, objetiva y subjetivamente, entienden que la manera más honesta

de comportarse como socialistas, al asumir estos puestos, es actuar, ante todo, como universitarios, de

modo que nuestro socialismo se ponga al servicio de nuestra responsabilidad universitaria y no hagamos

de nuestras escasas competencias académicas plataforma de lanzamiento socialista ni instrumento de

penetración socialista. El socialismo en el que creemos es, entre otras cosas, científico, y sería

contradicción que, a1 ocupar responsabllidad en puestos de calidad científica, nos olvidásemos de

este dato sencial.

POLITICA Y UNIVERSIDAD

—Pero esta Facultad está literalmente tapizada de carteles y tenderetes políticos. ¿Qué pinta la política en

una Facultad?

—Es un elemento necesario o ineludible, Y si se trata de la Facultad de Derecho, en la que lo esencial es

el comportamiento humano, esa nota política es inexorable. Los profesores o alumnos que dicen estudiar

Derecho al margen de la política, engañan o se eliminan. Política y Derecho se interfieren. Todo Derecho

reclama una política legislativa. No hay Derecho que pueda prescindir, en naturaleza y objetivos, de la

politica.

—¿Debemos entender política militante?

—Digo política en general, de la que la "política en la Universidad" es uno de sus aspectos.

—¿Qué le parecen, entonces, las instancias de la Junta de Gobierrno y del rector para que los partidos

políticos dejen en paz a la Universidad

—El que en la Universidad se haga política no quiere decir que venga a sustituir, suplantar, y menos

subordinar, la acción política peculiar, en estricto sentido, que corresponde realizarse evidentemente,

fuera de la Universidad, por los partidos, sindicatos y asociaciones de muy distinta naturaleza y

composición. Por razones históricas conocidas España, igual que ciertos paises subdesarrollados

latinoamericanos y africanos, se ha visto forzada por una hipertrofia política que suponía el riesgo de una

desnaturalización de la política y de la Universidad, Pero es que no había otra posibilidad, ( ) el país se

quedaba mudo, cosa que afectaría a la naturaleza humana, o en iglesias y universidades había que hablar

de política. De ahora en adelante es de esperar, y sobre todo de desear, que entremos en un período

histórico en el que se pueda aplicar, también en la política, el principio de la "división del trabajo", y los

universitarios hagamos la política que como tales nos corresponde, y los políticos profesionales hagan la

política en la que son expertos, comprometidos y responsables.

LOS ESTATUTOS VAN PARA LARGO

—Pasemos a otro tema, El rector, a comienzos de curso, encargó a esta Facultad hacer un borrador de los

estatutos universitarios definitivos. ¿Cómo está ese asunto?

—Inicialmente, al tomar posesión el nuevo rector, y porque existía una obscalón, sobre todo en alumnos y

PNN, de lograr unos estatutos democráticos lo más rápido posible, se confió por el rectorado a esta

Facultad, sin previa consulta a la misma, la tarea de elaborar un anteproyecto de estatutos, en su estricta

dimensión jurídico-formal. A1 hacerme cargo del decanato he expuesto a la Junta de gobierno y al rector

que el problema no es fundamental y prioritariamente jurídico, sino que, previamente al mismo, hay que

resolver una serie de supuestos políticos y, en eso, la decisión política del Gobierno es determinante.

Mientras esos presupuestos políticos no se resuelvan, el turista como tal no podrá hacer nada.

—¿. Cuáles son esas cuestiones previa s?

—Entre otras, las siguientes: concepto y misión de la Universidad, alcance de la autonomía universitaria,

estatuto del profesorado. fines y funciones sociales de la Universidad y estatuto y representatividad del

estudiantado. Sin eso, ni siquiera podemos empezar a caminar Y ya lo estamos verificando en el claustro

de la Universidad de Barceolna, que está en punto muerto.

—¿Considera que el claustro general es el Instrumento Idóneo para hacer los estatutos?

—El claustro, como las asambleas generales, como los congresos y conferencias internacionales, no son

una panacea en si mismos ni tienen virtudes taumatúrgicas. Una conferencia internacional mal preparada

resulta un fracaso espantoso y un retroceso incalculable. Un claustro general no adecuadamente preparado

"puede producir consecuencias negativos incalculables.

—¿ Qué hacer entonces?

—•Tenemos que partir, más que de cero, de números negativos o "rojos" Ante todo, hay que superar el

clima humano y psicológico que ha ido dominando la vida universitaria española y que se caracteriza

sobre todo, por un enfrentamiento. una absoluta desconfianza y. aún más grave una incomunicación

humana. No se puede representar ninguna obra teatral si sus protagonistas se desconocen o conociéndose,

se desprecian. Luego superado ese estado de guerra fría, hay que ir modestamente ganando espacios para

una convivencia que, siendo universitaria, es más difícil y exigente, porque ha de obtenerse por la vía de

la razón, el diálogo y la argumentación. En ese clima de racionalización surgirá ya la autoridad propia de

la Universidad, que es una autoridad moral y que se califica por su rendimiento y sus buenos servicios a

la tarea común.

—Pero eso no se consigue en un año ni en pocos años..

—Por supuesto que no. En un país arquetipo de la aptitud burocrática, de la disciplina y la eficiencia

como Alemania, han tardado muchos años y superado muchas crisis para llegar a la reforma de mil

novecientos setenta y seis. Lo que no podemos hacer es una reforma y un estatuto cada tres o cuatro años,

sin que lleguen a cuajar en ningún sentido; uno de los campos que menos improvisación admiten es el de

la ciencia y la Universidad, Un revolucionario tan intrépido eomo Trostky lo puso muchas veces de

relieve, y ahora lo estamos experimentando en la misma China.

—¿Qué opinión le merece esa reivindicación de PNV y alumnos de una participación tripartita y

paritaria?

—Las fórmulas matemáticas, y ésa tiene un cierto parentesco con tal género, son instrumentos, pero no

soluciones definitivas. En el proceso universitario alemán este problema no recibe una solución única

global, y muy posiblemente és será el camino a seguir Los órganos se componen y se les da competencia

según las funciones que deban realizar. No es lo mismo un problema de control de la administración y

gestión económica de la Facultad que el de la selectividad estudiantil, la aprobación de planes de estudio,

la programación de la política investigadora, la selección y control de las tesis, la tarca de la sección de

publicaciones, e1 nombramiento de profesores, etcétera. La función hace el órgano. Y así sucede en todas

las organizaciones, sean políticas o científicas. Con mayor razón en la Universidad, O sea que, como

fórmula absoluta, no cs admisible; es pura demagogia,

—Nuestro tiempo y nuestro espacio terminaron por hoy. Pero los temas no se agotaron.

Carlos VEIRA

 

< Volver