Expectación en el Club Siglo XXI. El líder del PCE reafirmó su voluntad democrática. 
 Eurocomunismo: Política de futuro     
 
 Diario 16.    28/10/1977.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

El líder del PCE reafirmó su voluntad democrática

Eurocomunismo: Política de futuro

MADRID, 28 (D16). Santiago Carrillo, traje gris y corbata granate, en su intervención, de unos tres

cuartos de hora de duración, justificó su pasado en breves palabras reafirmó su voluntad democrática

pluripartidista y presentó las tesis del eurocomunismo como una política de futuro, tranquilizando asi al

auditorio del Club Siglo XXI.

Agradeció las palabras de presentados de Fraga, diciendo "que son de su parte un acto de civilizada

actitud ciudadana". Y seguidamente Carrillo añadió: "Reconozco lo que tiene de elogio en boca de mi

ilustre presentador el añadido de que "soy de mucho cuidado", pero, con su permiso, creo sinceramente

que exagera. Detrás de mí no hay más que un partido político, bien organizado pero con una

representación parlamentaria aún reducida, que ha tomado una opción resuelta y decidida por la

democracia y por la libertad, y que no se propone utilizar otras armas que las del sufragio universal."

"No soy tan malo"

Tras afirmar que "no soy tan malo como dicen mis detractores ni tan bueno como piensan algunos de mis

amigos", el secretario general del PCE dijo: "Soy, como todos los de mi generación, producto de una

España atormentada que las injusticias y las circunstancias históricas rompieron en dos." Aludió después

a los años de exilio en Europa y en América, que le han dado "un poso de serenidad y responsabilidad por

la suerte de su país".

"Para mí es evidente y lo que creo que es el sentido de la invitación de vuestro Club a participar en este

ciclo— que el diálogo debe reemplazar a los fusiles los centros de debate a las trincheras y que la tragedia

que vivimos en los años 1936-39 tenemos la obligación sagrada de evitarla a nuestros hijos y nietos, a

todos nuestros descendientes."

Carrillo afirmó que "el eurocomunismo se propone transformar la actual sociedad por una vía

democrática, conservando y manteniendo la democracia, las libertades y los derechos humanos como

valores inalienables y permanentes."

Apoyándose en que la empresa capitalista privada acude cada vez con más frecuencia a los créditos

públicos, recabados entre todos los contribuyentes, el líder del PCE dijo que "en el fondo de la vía

eurocomunista representa una extensión de la democracia política, al terreno económico y social; de la

misma manera que la sociedad participa en la dirección de la política del Estado, se trata de que participe

en la dirección, en la propiedad y en el beneficio de la economía."

Hizo hincapié en que estas transformaciones los comunistas no pretenden hacerlas de la noche a la

mañana, por un decreto y en todos los sectores simultáneamente, resaltando también que "me estoy

refiriendo a nuestra política de futuro, a la política que haremos una vez superada la crisis o en el caso de

que los medios previstos hoy para superarla no dieran fruto, a la política de recambio que habría que

intentar para resolverla sobre otras bases".

"¡A quemarse!"

"Existen todas las condiciones —dijo también— para que los trabajadores manuales e intelectuales

adquieran conciencia de la necesidad del socialismo, se unan en lo que hemos llamado la alianza de las

fuerzas del trabajo y de la cultura, y conformen una alternativa de poder político que en el futuro puede

alcanzarlo y mantenerse en él, conservando la democracia, el pluralismo, el derecho a la alternancia y

respetando plenamente los derechos humanos."

Tras criticar suavemente el hecho de que el PSOE no aceptara entrar en el Gobierno tras las elecciones,

dijo que "de lo que se trata es de que nos hallamos en una situación de emergencia política y económica.

Se trata de consolidar 1a democracia y salvar al país de la ruina. Y si para ello es preciso que nos

quememos todos, ¡pues a quemarse!". Defendió el pacto de la Moncloa, afirmando que de él ha salido

"una política de concentración democrática".

 

< Volver