Miguel Boyer denuncia al presidente. 
 El centro no quiere ser comparsa de Suárez     
 
 Diario 16.    30/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

Miércoles 30marzo 77/DIARIO16

Miguel Boyer denuncia al presidente

El centro no quiere ser comparsa de Suárez

MADRID, 30 (DI6).—Amplios sectores del Centro Democrático no están dispuestos a concurrir a las

próximas elecciones como "comparsas" del presidente del Gobierno, y por el contrario denuncian los

intentos de Suárez de utilizar todo el aparato del Poder en favor de su opción política.

Asó lo declaró a D16 Miguel Boyer, miembro destacado de la ejecutiva del Partido Social Demócrata

(PSD), quien aseguró que la dimisión de José María de Areilza como vicepresidente del Partido Popular

(PP) estuvo motivada por las exigencias del presidente del Gobierno para "conseguir mejor sus

propósitos, ya que el conde de Motrico defendía una posición independiente para el Centro Democrático.

"En el Centro Democrático dijo Boyer— hay una situación difícil en la medida en que no se ha

descartado la posibilidad de que Suárez sea un buen candidato para presidente del Gobierno después de

las elecciones, completando todo el proceso de reformas. Pero existe una creciente repulsa hacia lo que

supone el aprovechamiento del aparato del Estado en favor de una opinión partidista concreta."

Elecciones limpias

En opinión del dirigente socialdemócrata la mayoría de las fuerzas políticas que componen el Centro

Democrático están a favor de que la costienda electoral sea limpia. "Hay un recelo creciente, vistas las

presiones en el caso de Areilza, de que el centro dejara de desempeñar su papel si el presidente optara por

aparecer con sus propias fuerzas, sus propios programas y sus propios hombres."

"Parece evidente—añadió Boyer que Suárez, jugará su apuesta en la plataforma más importante, que es

la del Centro Democrático, y querría que éste se viera representado por él. Esta utilización es un riesgo

que los partidos del centro no deben aceptar." A su juicio, Suárez pasaría mejor a la historia como el

hombre que desmontó el aparato de la dictadura, permitiendo, año y medio después de la muerte del

dictador, que el pueblo se manifestase.

Falso miedo de involución

Boyer asegura que se está jugando al "miedo a la involución", para que los partidos de centro y centro-

izquierda aceptasen a Suárez poniendo el aparato del poder a favor de esa opinión "No creemos que el

riesgo sea tan grande, pero sí pedimos que el aparato del poder no apoye a Alianza Popular por inercia,

sino que se desmonte y no se vuelque en favor ni de nosotros ni de nadie."

"Ese riesgo está siendo exagerado interesadamente por el poder, las encuestas no dan más de un 20 por

100 a Alianza Popular. El riesgo es mucho más remoto y podría evitarse exigiendo neutralidad al Estado

y no favoreciendo una opción concreta. El centro no debería convertirse en "los muchachos de Suárez".

Las cartas de Suárez

En opinión del líder del PSD el presidente del Gobierno no esta jugando a una sola carta, sino a varías: la

de la Federación Social Independiente (FSI), la de la Unión Electoral de Centro izquierda y la del Centro

Democrático. Precisó también que Suárez aún no ha roto sus lazos con la Unión del Pueblo Español,

integrada en Alianza Popular, donde hay personas con planteamientos reformistas, "Estamos a las doce

menos cinco del pucherazo del Gobierno", afirmó Boyer.

"Si Suárez manipula las elecciones yo me iría, y conmigo muchos más que no permitimos las injerencias

directas del Poder. Seria inadmisible que éste pretendiese imponer las candidaturas, orientara la campaña

electoral y prejuzgase cuál va a ser el resultado de las elecciones (designando presidente de Gobierno y

ministros), al tiempo que pusiera en juego sus potentes medios económicos y de comunicación social."

Posibles abandonos

Miguel Boyer cree que el pensamiento de sus compañeros de partido coincide con las anteriores

apreciaciones y tiene el apoyo de los liberales. Aludió a la crisis por la que atraviesa el Partido Popular

(PP), tras la dimisión de Areilza, y a los esfuerzos que realizan los democristianos para conseguir su

unidad.

De esta manera hizo una rápida radiografia de la actual situación del Centro Democrático. Aseguró que

en breve podrían anunciarse algunos abandonos si se confirman las intenciones intervencionistas del

presidente del Gobierno. La dimisión de Areilza ha desencadenado reflexiones profundas, dentro y fuera

del CD, cuyas expresiones se reflejarán en los próximos días.

Amplia coalición democrática

"SI PSD —manifestó Boyer— no está dispuesto a servir al falseamiento de la voluntad popular. El PSD

es el puente entre el centro y la izquierda. No quiere favorecer la exclusión de la izquierda obrera, porque

sin ella sería imposible gobernar y sustentar un régimen democrático firme."

En este sentido Boyer añadió que cada vez se echa más en falta la opción de centro izquierda que pudo

haber formado el Partido Socialista Obrero Español y el Equipo Demócrata Cristiano del Estado Español,

por lo que se ha producido una iniciativa menos amplia en favor de un auténtico proceso constituyente.

También reconoció la debilidad de los partidos de centro por su reciente creación.

"Amplios sectores democráticos estamos dispuestos a dar la batalla hasta el final para conseguir un

Parlamento democrático. Si se llevan a cabo las amenazas de intervención del Poder, yo creo que los

partidos democráticos en vez de concurrir a las elecciones en familias políticas deberían modificar sus

posiciones y constituir una coalición de partidos democráticos, desde los liberales a los comunistas, ya,

que existe un fuerte riesgo de desviación del proceso democratizador del país. Creo que no es el momento

de demostrar la fuerza propia de cada partido. El problema es determinar si el futuro va ser democrático o

fascista. De ahí la importancia de las coaliciones amplias."

Solo los votos no sirven

Preguntado cómo se explica que el Partido Comunista haya dado su conformidad a la "candidatura

Suárez", como se desprende de las declaraciones de sus líderes más significados. Boyer manifestó que la

perspectiva del PCE es más a largo plazo y está dispuesto al "compromiso histórico". No tiene riesgo de

que se le confunda con el Gobierno, pues aunque pacte con él mantiene su propia identidad e imagen.

En este sentido —dijo Boyer—. se explica la mayor beligerancia del PSOE, ya que puede aspirar a jugar

un papel en el Gobierno español en los próximos meses.

"Es una estupidez pensar que puede gobernarse sacando simplemente votos y sin tener el apoyo de la

izquierda. Esta es quien garantiza la estabilidad de la clase obrera las relaciones internacionales y el

problema regional."

 

< Volver