Autor: Iglesias, María Antonia. 
 Don Felipe González, tras la reunión del Comité Federal. 
 No admitimos una alianza electoral, sino la unidad socialista bajo las siglas del PSOE     
 
 Informaciones.    14/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

DON FELIPE GONZÁLEZ, TRAS LA REUNIÓN DEL COMITÉ FEDERAL

«No admitimos una alianza electoral, sino la unidad socialista bajo las siglas del P.S.O.E.»

MADRID, 14 (INFORMACIONES), por María Antonia Iglesias).

LAS tesis de la unidad socialista que en días pasados propugno en las páginas de «El Socialista» el

secretario general del P.S.O.E. —unidad bajo las siglas de este partido— han sido ratificadas y definidas

oficialmente por el Comité Federal del P.S.O.E., que ha realizado intensas jornadas de trabajo durante el

pasado fin de semana en Madrid

En este sentido los temas de la política electoral del P.S.O.E. y el de la unidad socialista han confluido en

la configuración de una alternativa socialista definida por el Comité Federal. Simplificando la cuestión

podría afirmarse que "el P.S.O.E. está dispuesto a negociar todo con los demás grupos y partidos

socialistas, todo menos la hegemonía y la identidad de las siglas P.S.O.E., como aglutinante del

socialismo español". Don Rafael Fernández, de la Federación de Asturias, resultó elegido para ocupar el

puesto de don Miguel Boyer.

En la resolución adoptada por el Comité Federal se afirma que la cuestión no se centra en la problemática

electoral, sino que el Partido Socialista Obrero Español desea la unidad orgánica de todos los socialistas

del Estado como reflejo de la unidad de los intereses de la clase trabajadora que el socialismo representa...

"El P.S.O.E. no desea pactos electorales de coyuntura, no contribuiremos a consolidar situaciones

carentes de justificación válida. Estaríamos a favor de candidaturas socialistas únicas siempre que esto se

enmarque dentro de un proceso unitario que claramente desemboque en una sola organización socialista.

Por su parte, el secretario general del P.S.O.E., en una rueda de Prensa celebrada al término de las

sesiones de trabajo del Comité, precisaría:

"Nosotros no admitimos una simple alianza electoral, sino la voluntad de iniciar, decididamente, el

proceso de la unidad socialista y, dentro de ese proceso, afrontar la campaña electoral Pero ha de quedar

bien claro que el estimar como uno de los objetivos fundamentales de las elecciones el conocimiento de

nuestra capacidad de convocatoria, de la alternativa socialista, en nuestra campaña electoral lucharemos

por las siglas del P.S.O.E., tanto si se ha producido la unidad como si no."

Al ser interrogado sobre la contrapropuesta ofrecida recientemente por el presidente del P.S.P., señor

Tierno Galván (que propugnaba la unidad electoral con la conservación de las siglas), don Felipe

González, respondería: "La proposición de Tierno no es sino una alianza electoral que no estamos

dispuestos a admitir, porque nuestra meta es la unidad de los socialistas antes o después de las elecciones,

no la configuración de un pacto más o menos fundamentado "

Se referiría detenidamente don Felipe González al "pacto" recientemente establecido entre el Partido

Socialista Catalán y el P.S.O.E.; argumentó respecto a su especifica naturaleza: "No se trata de una

alianza electoral, sino del primer e importante paso dentro de un proceso unitario del socialismo. Así

hemos establecido la definición de la alternativa socialista en Cataluña bajo las siglas P.S.C.P.S.O E., por

razones fundamentalmente estructurales.

Se pretende con ello hacer una valoración política de la realidad del socialismo catalán en función de

criterios federales que no tienen la naturaleza de un mero pacto. Esta determinación, que podría darse en

algunos otros casos del área geográfica del socialismo, no puede extenderse a los casos de partidos

diferenciados, como el P.S.P.. ni tampoco en casos en los que siglas del P.S.O.E., su afianzamiento en la

realidad popular de que se trate no lo justifiquen. En cualquier caso, la unidad con el socialismo catalán

no es sólo para las elecciones. "

El secretario general del P.S.O.E. afirmaría que su partido estaba dispuesto a negociar con los demás

grupos socialista del programa.

La resolución del Comité Federal del P.S.O.E,. al referirse al proceso unitario del socialismo, señala en su

informe que "la primera fase de ese proyecto puede consistir en la discusión de candidaturas comunes y

programa común cara a las elecciones que se presentarían al país bajo la sigla que siempre tuvo el

socialismo en nuestro país y que más arraigo tiene en nuestro pueblo. Concluidas las elecciones se

convocaría una convención para discutir la estrategia parlamentaria de los socialistas".

Y justifica así tesis de la integración de los otros grupos socialistas al P.S.O.E. "El partido desea la

unidad del socialismo, pero no puede resolver los problemas inherentes al proceso unitario, vulnerando el

principio básico de la democracia interna de la organización socialista para la elección de programas y

estructuras orgánicas del Partido Socialista, así como para la elección de sus dirigentes a todos los

niveles.

Nuestra propia ideología socialista excluye el cuestionar la existencia de un solo Partido Socialista de

todos los trabajadores del país, así como nuestra concepción de la democracia nos lleva a entender de

forma federal ese partido.» Y afirma: «No subordinamos el problema profundo de la unidad orgánica

del socialismo a intereses de tipo, electoral momentáneo". El Comité Federal llama a los grupos que se

consideren socialistas para que considerando las condiciones reales existentes, se apresten a ir por la

unidad del socialismo, posponiendo toda actitud personal y todo elemento accesorio pasajero.»

Añadiría el señor González que todo el Comité Federal —que, por otra parte, ha asumido el proceso de

legalización del partido, tal y como se ha llevado a cabo—, ha aprobado también la campaña electoral

«tanto si se dan las condiciones mínimas como si no» "En cualquier caso, la puesta en marcha de una

campaña (aunque eventualmente el P.SO.E, no se presentara a las elecciones), sólo produciría

consecuencias beneficiosas en orden a la difusión de la realidad y de la política del partido.»

Sobre las posibilidades del PSOE en cuanto a resultados electorales, don Felipe Gónzález, manifestó:

«Creemos que en España hay un gran espacio para el socialismo, pese a la predeterminación ideológica

del país, después de cuarenta años de dictadura. Es preciso neutralizar los efectos negativos que para la

izquierda, en general ha tenido la última ola, de violencia, y respecto a la cual la derecha no ha sentido la

necesidad de defenderse. Pero, en definitiva, yo estoy convencido de que el franquismo sólo recogerá los

votos del franquismo.» Don Felipe González afirmó que se habían hecho unos cálculos estimativos

respecto a los gastos de las elecciones y que arrojaban un total de 1.300 millones de pesetas para la

totalidad de los candidatos.

Respecto a las declaraciones del señor Boyer, en las que ha afirmado que su salida del P.S.O.E. se debía

al hecho de que no encontraba sitio para su opción socialdemócrata, don Felipe González afirmaría: «Eso

no responde a realidad, y si estuviera aquí el compañero Múgica se sentiría muy ofendido por eso. Lo que

yo creo, sinceramente, es que hay que definir qué es la socialdemocracia. Yo, personalmente, creo que

nunca llegaría a Monreal Luque.»

Al responder a las diversas preguntas que le fueron formuladas sobre la marcha de la negociación con el

presidente del Gobierno, Felipe González, tras señalar que hablaba a título personal, se refirió a los puntos

más duros de la negociación: "Las condiciones de inelegibilidad de los candidatos es una de las

cuestiones mas problemáticas por su profundo significado político y por que los criterios del Gobierno

son sensiblemente diferentes a los de la oposición. Yo pienso que no se pueden reducir a simples

cuestiones jurídicas cosas que tienen una fundamental repercusión política.

Creo que se formará finalmente una comisión técnica mixta que solvente estas cuestiones.» Y afirmó

también: «El presidente Suárez quiere mantener el Movimiento hasta después de las elecciones, pero

nosotros estimamos que seria muy grave su presencia en el proceso electoral. Nosotros exigimos su

liquidación, pero si no lo conseguimos estableceremos una lucha dialéctica para lograr su neutralización,

porque si bien en unas zonas del país la presencia del aparato político del Movimiento ha sido totalmente

desbordada y anulada, hay zonas del país en las que su actuación es todavía muy fuerte.»

Felipe González afirmó que la oposición no podrá caer en la trampa de solicitar un aplazamiento de la

fecha de las elecciones, porque eso sería utilizado por te derecha para decir que no quieren someterse a la

confrontación electoral los que han venido exigiéndola hasta ahora. «Lo importante es que se cumplan las

garantías democráticas y podamos tener el censo electoral en las manos antes de las elecciones.»

Al ser interrogado sobre si el «impasse» de la comisión de las nacionalidades se debía a la decisión del

Gobierno de no negociar el tena o a la presencia en la misma de don Santiago Carrillo, don Felipe

González afirmó: «Vaya usted a saber. Puede que, en este caso, la oposición no haya sido hábil en su

actuación. Pero, en cualquier caso, las nacional i d a d e s siguen siendo uno de los siete puntos

reivindicativos de la oposición democrática.»

14 de febrero de 1977

 

< Volver