Felipe González, a Roy Jenkins. 
 España, sin riesgo de golpe de Estado     
 
 Diario 16.    16/02/1977.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Miércoles 16febrero 77/DIARIO 16

NACIONAL/9

Felipe González, a Roy Jenkins

España, sin riesgo de golpe de Estado

BRUSELAS, 16 (Corresponsal D16). — Felipe González, primer secretario del Partido Socialista Obrero

Español, se entrevistó ayer con el presidente de la Comisión Europea (laborista británico), a quien

informó sobre la situación política española y sobre la posición del PSOE ante el futuro de las relaciones

España-CEE.

"He dicho al presidente Jenkins —d i j o González— que la espiral de la violencia que se registra en

España y que puede continuar no incluye, a nuestro juicio, el riesgo de un golpe de Estado. Por el

contrario, pensamos que tiene como primer objetivo conseguir una desestabilización política en favor de

una psicología de miedo que ayude sensiblemente a las posiciones conservadores-neofranquistas de cara a

las próximas elecciones."

Sobre esta espiral de violencia, Felipe González señaló que nadie estaba seguro de sus orígenes, aunque

se confirme la presencia de elementos de extrema izquierda, pero que en la oposición democrática se tenia

la seguridad de ramificaciones internacionales de los primeros responsables de tales actos.

Negociaciones: Listas en quince días

Después de indicar que no comentó nada a Jenkins sobre el contenido de las negociaciones Gobierno-

oposición, Felipe González (a quien acompañaron Yáñez y López del Real en su visita a la Comisión

Europea) declaró que las negociaciones con la Moncloa sobre la ley Electoral, caminaban a buen ritmo y

que en los próximos quince días todo podía quedar ultimado.

"Para nosotros, el problema, no está en adoptar un tipo u otro de sistema electoral para España, sino más

bien el poder conseguir las garantías necesarias para que se desarrolle con limpieza el proceso electoral.

Por ejemplo, urge la desaparición del aparato del Movimiento, que tiene aún gran influencia en las zonas

rurales."

Añadió el primer secretario del PSOE que acciones como la supresión de las artículos 15 y 18 del Fuero

de los Españoles sólo dañan a la izquierda y crean un clima de inseguridad e inquietud, demostrando que

en este tipo de acciones la derecha o los grupos políticos como el de Fraga quedan libres de toda

influencia, lo que demuestra la fuerza aún existente de la infraestructura franquista.

CEE-OTAN

Sobre la posición del PSOE con respecto a la CEE, Felipe González recordó que su partido no aceptaría

compromisos importantes antes de la llegada de la democracia total a España (elecciones), aunque pedirla

siempre que se salvaguardan los intereses del Estado a la llegada de la democracia (por ejemplo, los

intereses de los emigrantes). Para después de las elecciones, Felipe vaticinó la posible presentación

inmediata de la candidatura de España ante la CEE diciendo:

"No creo que con urgencia el primer Gobierno electo presentara la candidatura. Veo más factible esta

posibilidad para el otoño, quizá después de un periodo constituyente que no deberá durar más de unos tres

meses, porque problemas urgentes como la situación económica española nos impiden permitirnos el lujo

de un debate ideológico sobre la fórmula ideal de una nueva Constitución. He pedido al presidente

Jenkins que, una vez que desaparezcan los obstáculos políticos ahora existentes, la CEE no ponga ningún

obstáculo al ingreso de España en las Comunidades Europeas".

Sobre la OTAN, González reiteró la posición de su partido de "no al ingreso en la OTAN" y "sí a una

situación de neutralidad".

Unidad socialista

Sobre la unidad socialista, Felipe González declaró que las elecciones habían servido de espoleta para

negociar la unidad socialista e insistió en que el Congreso del PSOE no dejaba otra posibilidad que el que

la unidad se hiciese bajo las siglas del PSOE, que a su juicio, son las más conocidas. Declaró que en

Cataluña progresan las negociaciones en favor de una unidad PSCPSOE en la que el Partido Socialista

Catalán (Raventós) se convirtiera en la Federación Catalana del PSOE.

Sobre la posibilidad de una lista socialista única como la propuesta por el PSOE, González declaró que no

lo veía posible por dos razones: porque después de las elecciones nadie sabría cuál seria la influencia

exacta de cada partido y la unidad sería imposible, y porque el Congreso del PSOE no autorizó a la

directiva a poder tomar este tipo de iniciativas. A su juicio, el caso catalán es distinto porque el PSC

pasaría a ser la Federación del PSOE.

Finalmente, sobre el coloquio oposición-Parlamento Europeo, que organizó el grupo socialista del

Parlamento y que fue suspendido ayer ante la ausencia de liberales, demócratacristianos y comunistas,

Felipe González declaró que la culpa fue del grupo demócrata cristiano del Parlamento Europeo, que

boicoteó la reunión.

En el grupo demócrata cristiano del Parlamento Europeo se dijo a D16 que la culpa fue del grupo

socialista y de sus ambiciones de protagonismo en ese acto.

 

< Volver