Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
   El congreso del PSOE     
 
 Informaciones.    04/12/1976.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

El congreso del P. S. O. E.

Por Abel HERNANDEZ

ESTÁN a punto de encenderse las candilejas y el gran espectáculo político va a empezar. Los herederos

de Pablo Iglesias van a celebrar, al fin, su congreso en Madrid a bombo y platillo. Hasta hace muy poco

tiempo, ir a llevar unas flores a la tumba del fundador del socialismo español era un delito. !Lo que han

cambiado las cosas en este país en unos cuantos meses!

El congreso del P.SO.E., primero que se celebra en España desde el año 1932, cuando imperaba la

República, es decididamente un acontecimiento de primera magnitud, no tanto por lo que ocurra dentro

del gran salón, sino por el hecho en sí de celebrarse. Es un síntoma claro de que la democracia plena es

imparable. Las bendiciones oficiales asperjan la internacional al año justo de ocupar el Trono el Rey Juan

Carlos. En una Monarquía constitucional cabe perfectamente el socialismo, aunque éste sea, en sus raíces,

republicano. La Corona ha de amparar y ampara a todos.

Las figuras europeas del socialismo, que van a ocupar mañana lugar preeminente en la asamblea,

representan, aparte del apoyo de la Internacional Socialista, al P.S.O.E. de don Felipe González, una

evidencia de que este país está en trance de cambio y de que el cambio abrirá las puertas de España a la

vieja Europa.

Hay, sin embargo, una pregunta o un puñado de preguntas que se hacen en la víspera del congreso los

observadores; ¿Hacia dónde va el P.S.O.E.? ¿Por qué el Partido Comunista de don Santiago Carrillo es el

único invitado? ¿Cuándo piensa romper el pacto que mantiene hoy con el P. C. E.? ¿Cómo es posible que

los socialdemócratas europeos, capitaneados por Willy Brandt, den todo su respaldo a un socialismo

español impregnado —y no lo ocultan sus dirigentes— de marxismo? ¿Es una pura táctica su alianza con

el P.C.E., tal como aseguran las familias políticas cercanas, que se romperá unilateralmente un mes

después del congreso? ¿Es verdad que los cerebros del P.S.O.E. tienen ya pactado con el exterior y con el

interior un espectacular giro a la derecha y una «purga» interna antes de las elecciones generales? ¿Va a

aceptar la base este desplazamiento táctico? Demasiadas interrogantes.

La estabilidad política de este país necesita un socialismo fuerte y unido, claramente deslindado del

eurocomunismo. Lo contrario contribuirá a aumentar la ceremonia de la confusión y quizá a hacer

inviable la convivencia.

 

< Volver