González se pronuncia por un compromiso constitucional     
 
 Diario 16.    06/12/1976.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

6/NACIONAL

Lunes 6-diciembre 76/DIARIO 16

PRIMER CONGRESO DEL PSO

González se pronuncia por un "compromiso constitucional"

MADRID, 6 (D16) .—Felipe González, primer secretario del Partido Socialista Obrero Español (PSOE),

inauguró ayer el XXVII Congreso de su partido proponiendo una nueva y revolucionaria alternativa en las

relaciones Gobierno-oposición: el compromiso constitucional, que prácticamente asegura la presencia del

PSOE en las elecciones convocadas por el Gobierno, El discurso inaugural de Felipe González y las

ausencias y presencias de los invitados fueron las notas más destacadas de la jornada de ayer.

A las once do la mañana, una hora después de la anunciada para el comienzo del Congreso —ya habían

pronunciado discursos de salutación Willy Brandt y Olof Palme—, Felipe González empezaba a leer el

discurso inaugural.

Cincuenta folios, hora y media de lectura pausada, interrumpida ton sólo en dos o tres ocasiones por los

aplausos, para un discurso que era casi un programa de Gobierno de los socialistas y casi un programa de

actuación de toda la oposición.

Compromiso para después

El compromiso constitucional propuesto por Felipe González "consistiría en sumar todos los esfuerzos de

los partidos participantes en el proceso electoral, para que, aun no dándose las condiciones totales

exigidas, y precisamente por no darse estas condiciones, estas fuerzas, tal vez mayoritarias, garantizasen

la liquidación de todos los residuos autocráticos del franquismo".

Los compromisos adquiridos en Coordinación Democrática serian ampliados, prolongándose no hasta el

día de las elecciones, sino hasta alcanzar una Constitución democrática.

Fuentes informadas indi caron que este "compromiso" habría sido ya bastante discutido en el seno de la

oposición, habiendo sido aceptado, en principio, aunque con reservas. Incluso por el Partido Comunista,

cuya exclusión del Juego electoral se prevé en una primera fase.

Las mismas fuentes señalaron que los partidos de la oposición "legalizables" firmarían un escrito de

repudio a la ley de Reforma, comprometiéndose a liquidar las estructuras franquistas y a disolver las

Cortes en el momento en que hubiese sido redactada una nueva Constitución democrática,

Refiriéndose, aunque sin nombrarla, a la, comisión negociadora de la oposición con el Gobierno,

González admitió la posibilidad de formar una "comisión de la comisión": "en el proceso de negociación

con el poder político hay que distinguir entre los interlocutores y los negociadores", dijo, añadiendo que

los primeros serian portavoces de los segundos.

Esto abonaría la teoría según la cual Adolfo Suárez se avendría a negociar con un grupo de "tres o cuatro

personas", en lugar de las diez nombradas por la oposición para integrar 1a comisión negociadora.

Reforma Suárez: algunos méritos

Felipe González se erigió en defensor de Coordinación Democrática, señalando la necesidad de su

existencia en los actuales momentos, aunque reconoció que existe una grave crisis en el seno de la

oposición democrática. Esta crisis vendría abonada, por las diferentes posturas adoptadas ante la reforma

Suarez.

El primer secretario del PSOE reconoció algunos méritos a la reforma, "más nítidamente reformista,

con eliminación de los sectores inmovilistas que componían el equipo Arias".

"El Gobierno Suárez ha sabido entrar en el terreno de la oposición, conservando controles autocráticos de

poder suficientes para mantenerse con una cierta estabilidad."

El segundo punto del discurso de Felipe González —alabado y parcialmente contestado por algunos

sectores de su propio partido, según se traslucía en algunos comentarios— consistió en una exhaustiva

radiografía de la situación económica del país: "Si se mantiene la estructura económica de la etapa

franquista, las consecuencias pueden sor graves." Criticó la política económica seguida por el Gobierno,

facilitando el despido de trabajadores y promoviendo medidas "faltas de imaginación y de empuje".

Puntos prioritarios para una nueva alternativa económica serían, según el PSOE, la defensa del empleo y

la reforma fiscal.

El secretario del PSOE terminó su discurso hablando de la necesidad de llegar a un partido de masas, cara

a las elecciones, donde serán necesarios al menos 60.000 militantes.

 

< Volver