Autor: ;Soriano, Manuel. 
   Los antifranquistas, aplaudidos     
 
 Diario 16.    06/12/1976.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 21. 

Los antifranquistas, aplaudidos

Fernando Jaúregui -- Manuel Soriano

MADRID, 6 (D16).—Viejos luchadores contra el franquismo, como Pietro Nenni, Olof Palme o Michael

Foot, recordaron ayer entre grandes aplausos, la guerra civil española y saludaron los nuevos tiempos,

cercanos a la libertad, que se avecinan en España.

Gran parte de primer día del Congeso del PSOE se consumió con las salutaciones de los delegaciones

extranjeras. Las delegaciones palestina y del frente Polisario abandonaron la sala cuando llegó el turno de

oradores a los representantes del Partido Laborista de Israel, mientras parte de la sala aplaudía a israelíes

y parte a los árabes.

Ramón Rubial, un viejo luchador socialista, encarcelado durante diecinueve años y posteriormente

desterrado, fue elegido para presidir la Mesa del Congreso, donde anteriormente se habían sentado los

miembros de la Comisión Ejecutiva, con Felipe González al centro.

A continuación se desencadenaría una pequeña guerra por la vicepresidencia, que finalmente, y tras

votación nominal de las Federaciones, es desempeñada por el abogado madrileño Gregorio Peces-Barba,

quien, con eco, parece claramente "catapultado" hacia la Comisión Ejecutiva. Peces-Barba es considerado

representante del ala izquierda del partido.

Willy Brandt y Olof Palme

El presidente de la Internacional Socialista, Willy Brandt, fue el primer orador (en castellano), tras 1a

presentación del Congreso, hecha por el secretario de Prensa del PSOE, Alfonso Guerra.

Brandt, a quien se considera ejerciendo una labor "moderadora" en el Congreso, reconoció que cada vía al

socialismo no es un producto que pueda exportarse. Se refirió indirectamente a los partidos comunistas

cuando dijo que no todos "practican en sus propias filas el principio de la democracia interna".

Señaló, por fin, que sin el Partido Socialista Obrero Español no se alcanzara una paz duradera en lo

político y en lo social.

Olof Palme, líder de la socialdemocracia sueca y ex primer ministro de Suecia, habló en parecidos

términos, también en castellano, más o menos subrayando como Brandt, que España es necesaria a

Europa, y Europa a España.

Palme —"lo que más molesta a los que les molesta el Congreso es Olof Palme", diría después, en

conferencia de Prensa, Alfonso Guerra— regresó a Estocolmo casi inmediatamente después de su

discurso de salutación, entre el entusiasmo de los casi dos mil militantes presentes en el Congreso, cuya

media de edad es, aparentemente, superior a la de la Ejecutiva del partido.

Al contrario que otros delegados extranjeros, ni Willy Brandt ni Palme levantaron en ningún momento el

puño, aunque sí cantaron "La Internacional".

Michael Foot y Pietro Nenni

Las intervenciones del ministro de Finanzas británico, el laborista Michael Foot, quien durante años ha

venido dedicando su sueldo oficial a los represaliados de la guerra civil española, y de Pietro Nenni,

presidente del PS italiano y ex combatiente en las Brigadas Internacionales, provocaron oleadas de

entusiasmo.

Menos clamores y algunas protestas sugirió, en cambio, la subida al podio del representante del laborismo

israelí, aplaudido por una parte de la Ejecutiva. La Organización de Liberación Palestina, la delegación

argelina —donde se encuentra el coronel Hoffman, quien, al parecer, concedió a Cubillo la emisora que

actualmente detenta en Argel y la del Frente Polisario, compuesta por tres hombres y una mujer,

abandonaron la sala, para regresar, tras activas gestiones de miembros del PSOE, una vez finalizada la

intervención israelí.

Pinochet, asesino

La presentación por el encargado de Relaciones Internacionales del PSOE, Luis Yáñez, de la delegación

del PRI chileno, provocó gritos de "abajo el tirano", "Pinochet, asesino", "Chile vencerá" y "se siente,

Allende está presente", a duras penas acallados por la presidencia de la mesa.

Los mismos gritos se reprodujeron al ser presentado el líder del PS chileno, Carlos Altamirano, el hombre

más perseguido por la Policía política chilena (DINA). Altamirano no intervino entre los oradores y su

paso por el Congreso, acompañado por un guardaespaldas, es siempresigiloso.

La ausencia de Soares

La ausencia de Mario Soares, primer ministro portugués, fue motivo de muchas interpretaciones, aunque

fue explicada por las "dificultades de Imagen" con que el Gobierno del secretario del PS portugués se

enfrenta en su país. Sí está presente, en cambio, la mujer de Soares, la actriz María Barroso.

Un periodista marroquí pondría más tarde el relieve, públicamente, el escaso número de representaciones

socialistas norteafricanas frente al gran número de norteuropeas.

Mitterrand: Hay Pirineos

Mitterrand, el líder del PS francés, fue otra de las "vedettes" extranjeras, muy aplaudido cuando dijo que

"aún hay Pirineos", pero "los hemos franqueado en lo posible, sobre todo por la identidad de

pensamiento".

No hizo uso de la palabra en todo el día de ayer el representante de Secretariado de Coordinación

Democrática, Caros Santamaría, miembro del Partido Comunista.

No han acudido como invitados otros partidos de la oposición, lo que fue señalado en una conferencia de

Prensa, al final del día, por un miembro del Partido Socialista Popular.

Aprobación crítica

Por la noche, a puerta cerrada, se celebró un plenario donde con doce críticas se aprobó unánimemente la

gestión de la anterior Comisión Ejecutiva —que estatutariamente dimitió hoy; la nueva Ejecutiva será

elegida el miércoles—, con la abstención de la Federación de Álava.

Felipe González defendió su gestión, destacando el incremento de militantes en el PSOE, que, desde el

último Congreso, celebrado en Suresnes en 1974, ha sido del 400 por 100. La mayor parte de los críticos

se dirigieron contra la gestión de la Secretaría de Prensa, ocupada por Alfonso Guerra.

 

< Volver