Amigos de España     
 
 Diario 16.    08/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

Amigos de España

Los grandes del socialismo europeo viajaron a Madrid para estar presentes en el escenario del XXVII

Congreso del Partido Socialista Obrero Español. La visita se ha desarrollado en un clima de camaradería

y de solidaridad. Tanto que resulta grotesco pensar que apenas hace un año estos representantes de la

izquierda democrática de Europa eran presentados por los medios oficiales de propaganda como los

grandes enemigos de España, de los españoles y de su historia. Sin embargo, aquí han estado, como

amigos, para decir lo contrario.

La dictadura franquista, tergiversando descaradamente la verdadera orientación de estos sentimientos,

había tratado de identificar a los enemigos del régimen autoritario con los enemigos del país. Para

sostenerse durante cuarenta años hizo pagar a los españoles el precio de la repulsa que el sistema

despertaba en la opinión internacional. Y como contrapartida fomentó los sentimientos xenófobos,

elevándolos en ocasiones de triste memoria hasta el paroxismo, manipulando en provecho propio una

presunta dignidad nacional ofendida por quienes, como se demuestra ahora, nada tenían contra España y

menos contra sus habitantes.

Afortunadamente ya se pueden considerar superadas estas falsas emociones que la dictadura trató de

suscitar como instrumento de autodefensa. No hay razón para sostener que el país es objeto de una turbia

confabulación internacional, como reiteradamente trató de justificar el franquismo. Está claro que grandes

enemigos del régimen autoritario lo eran por sus excesos, por las condiciones difíciles e injustificables

que hacía padecer a numerosos ciudadanos por la sola razón de que trataban de defender ideas que en

cualquier parte del mundo civilizado eran legítimas. Está claro que personalidades como Olof Palme y

Prieto Nenni, presentes hoy en el congreso, nada tenían contra los españoles como no fuera la amistad,

ahora demostrada, con muchos de nuestros conciudadanos. Sólo el increíble engreimiento franquista ha

podido dejar grabado, incluso en letras para la historia, que los enemigos de Franco son los enemigos de

España. Esto, sencillamente, no es verdad. Y pensar que al laborismo británico, o a la socialdemocracia

alemana, o al socialismo francés, o al italiano, pudiera guiarles algún resentimiento antiespañol, resulta

ahora, cuando Mitterrand, Nenni, Willy Brandt y Foot han venido a Madrid a respaldar el congreso del

PSOE, una idea tan ridicula que parece imposible crer que alguna vez alguien llegara siquiera a pensarlo.

La dictadura, indudablemente, se creó sus enemigos. Muchos estaban fuera de España. Otros, fueron

españoles. Y a éstos, fue la dictadura, no Europa, quien no les dio respiro.

 

< Volver